Sergio Drummer, el baterista de 9 años de Marbella que sigue sumando éxitos

Sergio recibe la batería tras ganar el concurso/SUR
Sergio recibe la batería tras ganar el concurso / SUR

El menor se ha impuesto entre los 200 participantes de un concurso dentro del certamen internacional de percusión Tam Tam DrumFest

MÓNICA PÉREZMarbella

En redes sociales se presenta poniendo por delante su edad y dejando claro que lleva tocando la batería la mitad de su vida, es decir, poco más de cuatro años. Es el tiempo que le ha bastado para demostrar que la música, en general, y la batería en particular son lo suyo tras probar con otros instrumentos como la guitarra, el bajo o el piano. A sus 9 años, Sergio 'Drummer' Rodríguez sigue sumando éxitos. La mayoría de ellos en compañía de los miembros del grupo al que pertenece, la banda de rock formada en San Pedro Alcántara 'Devils in the Sky', pero también en solitario. El pasado fin de semana acudía con sus padres al certamen de percusión Tam Tam DrumFest, en Sevilla, que se viene celebrando desde hace 12 años, para disfrutar de los grandes maestros de la percusión mundial que pasaron por su escenario, y se volvió a Marbella con una batería electrónica tras ganar un concurso organizado en el seno del festival por la marca Roland. Se impuso a los 200 participantes que probaron suerte, la mayoría de ellos adultos, llegados de todos los puntos del país. «Lo vi y me apunté. Elegían al que mejor técnica e imaginación demostrara», explica con desparpajo recordando el momento. La prueba consistía en sentarse a la batería y sobre una base musical por sorpresa, tocar. Zebensui Rodríguez profesor y dueño del canal de Youtube de formación 'on line' Zebendrums, evaluaba la técnica, improvisación y creatividad de los participantes.

Cuando, acabado el rosario de aspirantes, los organizadores daban a conocer el nombre del ganador, Sergio ni siquiera estaba en la sala. De hecho, la familia estaba a punto de poner rumbo casa. «Estaba fuera con mi padre y con mi madre, probando unas baterías que estaban en exposición, y de repente escuché que había gente que decía mi nombre. Corrí a avisarles a mis padres. No me lo podía creer», cuenta emocionado. Consciente de sus dotes y los progresos que a pasos agigantados ha dado en su formación en tan pocos años, asegura que «nunca» llegó a pensar en que sería seleccionado. «No lo esperaba. Participaron más de 200 personas, casi todos adultos y muchos de ellos eran músicos profesionales».

Cuando se le pregunta por sus primeros contactos con la música, Sergio cuenta que todo se lo debe a su padre. «Él estuvo en un grupo musical y tocaba la guitarra, pero el grupo se disolvió. Cuando tuvo un hijo, yo, me empezó a enseñar a tocar para que le acompañara en casa. Me probó con la guitarra y con el bajo, pero no me gustó. Luego, con el piano, que me fue un poco bien. Pero cuando probé con la batería ya supe que eso era lo mío».

El padre, Habacuc Rodríguez, empresario y productor de cortometrajes y largometrajes, habla orgulloso del músico que ha 'parido' pero dejando claro que todo el apoyo familiar que recibe para seguir creciendo en la música va acompañado de una educación destinada a que el niño mantenga los pies en el suelo. «Intento que, de momento, lo vea todo como un juego. Le hago ver lo importante de lo que va consiguiendo pero de modo que no se venga arriba», subraya.

Sergio lleva varios años recibiendo clases en la Academia Rock Factory de San Pedro Alcántara, donde su responsable vio pronto las aptitudes del pequeño y le dio una beca. Fue ese centro el germen de 'Devils in The Sky', el grupo de rock integrado por niños de 9 a 15 años, en plena gira por distintos escenarios y festivales de todo el país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos