El refugio de la música de cámara española toma forma en Málaga

La sede de la Fundación Hispania-Concerto Málaga. /SUR
La sede de la Fundación Hispania-Concerto Málaga. / SUR

Concerto Málaga comienza en 2019 la obra del único centro especializado en este área

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Dos siglos pasaron hasta que las partituras de Antonio Ximénez volvieron a sonar. En la España del XVIII rompió con la norma y compuso música de cámara en lugar de piezas para la Iglesia como era habitual entre sus coetáneos. Quizás por eso cayó en el olvido, pero precisamente por eso Concerto Málaga se fijó en él y descubrió una interesante, e inédita, obra para trío con guitarra. Ahora, esas composiciones silenciadas suenan en directo y están registradas en un CD. Es una de las razones de ser de Concerto Málaga, a través de la Fundación Hispania Música: demostrar que quedan muchas partituras hechas en España para conjuntos de cuerda por conocer, analizar y difundir. Pronto continuarán con su labor desde su propia sede en Teatinos.

La orquesta, que celebra su 22 cumpleaños, ultima los trámites para comenzar en 2019 las obras de la primera fase, con una inversión prevista –y ya asegurada con fondos propios– de 600.000 euros. El total de la construcción asciende a los tres millones de euros.

La primera fase del proyecto, con una inversión de 600.000 euros, incluye una sala de ensayos y de grabación, un aulario y una biblioteca

Concerto Málaga da forma así al único centro especializado en la música de cámara española, un edificio que –a lo largo de distintas fases– albergará una sala de ensayos y estudio de grabación, una biblioteca, un aulario, una residencia y hasta un auditorio para 400 personas con butacas rodeando el escenario. La maquinaria está ya en marcha para el inicio de la construcción del edificio, que ha diseñado el arquitecto Pablo Atienza. Ubicado junto a la Universidad (en el cruce de la calle Arturo Toscanini con la avenida Gregorio Prieto), se levantará sobre una parcela de 2.100 metros cuadrados cedida por el Ayuntamiento.

Concerto Málaga cumple 22 años de trayectoria con la música de cámara española como bandera.
Concerto Málaga cumple 22 años de trayectoria con la música de cámara española como bandera. / SUR

A la espera de lograr este mes el visto bueno de Urbanismo al estudio de detalle, el papeleo seguirá su curso con el reto de poner la primera piedra en marzo o abril de 2019. Doce meses después, estará en pie la primera parte del proyecto, el módulo adosado a la avenida Gregorio Prieto, un ala del edificio consagrado a la investigación y a los estudios de posgrado. Contará con una zona de aularios y una biblioteca, donde conservarán los tres legados que ya custodian: el del compositor chileno Carlos Miranda, que realizó la música para los Juegos Olímpicos de Barcelona 92; el de María Novillo, la primera investigadora que hizo una tesis sobre el violín dentro de la universidad española; y el de Manuel Carrillo, compositor granadino afincado en Sevilla. «Y contar con un espacio así nos permitirá recepcionar más. Ahora no teníamos sitio», se felicita José Manuel Gil de Gálvez, presidente de Fundación Hispania Música-Concerto Málaga.

Con un sello audiovisual ya en marcha, el año que viene estrenarán editorial para publicar sus investigaciones

Además, el cubo del extremo albergará una gran sala para ensayar y grabar, con capacidad para acoger a una orquesta sinfónica y un coro. Hasta que el auditorio, que ocupa un anexo central de la construcción, no sea realidad (será la última pieza del puzle), este espacio se usará también para dar recitales de música de cámara de pequeño aforo, para unas 100 personas.

Rescatar y generar

Será «un centro para rescatar conocimiento y generar conocimiento». Para invitar a investigadores a profundizar en la música de cámara española ya existente –y, en muchos casos, olvidada– y, al mismo tiempo, fomentar la composición. «Hasta ahora lo que se hace es por mecenazgo, por encargo. Y necesitamos apoyar a los compositores contemporáneos. Hay que seguir haciendo repertorio», insisite Gil de Gálvez.

Desde esta sede, se dará cobertura a la música de cámara en todas sus vertientes. Se grabará con el sello audiovisual que ya tiene la Fundación, Belsuono String Records, que se estrenó con el álbum dedicado a Antonio Ximénez y el documental 'Antonio Ximenez Brufal (1751-1826). Rediscovering the spanish musical heritage'. Concerto Málaga interpretará las partituras en directo. Y las publicarán, junto a información relativa al autor, a través de la firma editorial que en estos momentos están constituyendo. Será la encargada de editar los trabajos de investigación de la Fundación y el paragüas de una futura revista científica. Para el próximo año pondrán en práctica todas estas facetas con dúos de violín de autores inéditos del XVIII español.

Por delante, quedan varios años de obras y búsqueda de financiación para que el centro de la Fundación Hispania –que tendrá tres plantas– abra sus puertas al completo. Pero lo más difícil, aseguran, es esta primera fase. Una vez hecha, la ciudad ya podrá «visualizar» el proyecto y dará solidez a la apuesta.

Detrás, hay un equipo humano de trece músicos e intelectuales, con tres doctores en el grupo, que llevan su compromiso con este arte un paso más allá de la interpretación. «Esto nos alimenta como personas», concluye Gil de Gálvez.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos