Norberto Rizzo y Fran Romguer: pasión que te mantiene vivo

El cantante realiza junto al pianista un concierto benéfico el viernes 13 para la fundación sobre el cáncer infantil Andrés Olivares

El artista Norberto Rizzo durante la entrevista/Félix Palacios Rodríguez
El artista Norberto Rizzo durante la entrevista / Félix Palacios Rodríguez
MARINA G. PEDRAZA

Más que artista se define como «trabajador». A pesar de su dilatada experiencia como actor siempre tiene tiempo para aprender algo más. Inquieto por naturaleza se mueve por diversas especialidades artísticas como es ser cantante, actor de doblaje, director o incluso gestor cultural. Norberto Rizzo se alzará en el escenario de la Sala María Cristina este viernes 13 de septiembre junto al pianista Fran Romguer por una buena causa: recaudar fondos para la Fundación Andrés Olivares, una organización benéfica que lucha contra el cáncer infantil. «Este concierto no es para lucirme yo, ni para lucirse Fran; es fundamentalmente para usar todo el arte que podamos tener para colaborar con esta causa», defiende Rizzo. Los beneficios del concierto 'Piazzolla con Voz' irán recaudados de manera íntegra a la Fundación Andrés Olivares, «por eso es tan importante que la gente vaya», recalca el actor.

Norberto Rizzo se embarca en el proyecto 'Piazzola con Voz' tras una serie de dulces casualidades. Como dice él, «a veces, en la vida, uno encuentra las cosas en un momento indicado». Hace años, el cantante interpretó en el Palacio Real de Nápoles ante la atónita mirada de 2.500 personas el tema 'Balada para un loco', de Astor Piazzolla. La ovación que recibió le dejó claro que este compositor volvería de nuevo a su vida. «Me habían propuesto anteriormente hacer un tributo a Sinatra pero no me llamaba mucho la atención. Y de repente, con esto, me identifico con la música y con las letras. Creo que llegó en el momento ideal», relata el cantante.

Astor Piazzolla es reconocido por ser uno de los músicos más relevantes del pasado siglo, así como ser el compositor de tango más importante a nivel global. «La gente dice muchas veces que sus obras son de tango, pero no lo es, es música contemporánea. Los puristas del tango le decían a Piazzolla que era 'el asesino del tango'. Es más, lo que le pasó a Piazzolla me pasó a mi con mi padre, que era un purista de este género. Cuando se enteró que iba a cantarlo por poco se muere», confiesa entre risas. «Una de las cosas que me da tranquilidad es que Amerita Baltar ha amadrinado el espectáculo», afirma Rizzo. Baltar fue en aquel tiempo la esposa de Astor Piazzola, quien estrenó, junto a Astor Piazzolla en la música y Oracio Ferrer en las letras, todos los tangos de este reconocido compositor. «He hablado con ella en Buenos Aires. Ha visto lo que vamos a hacer y nos ha dado su bendición para este espectáculo. Voy con un 'poquitito' de tranquilidad de saber que si ella los estrenó y le ha gustado lo que estamos haciendo... ¡Tan mal no ha ido!», reconoce el actor.

Las obras de este artista destacan por su poética, como lo define Norberto Rizzo. «Sus letras hablan de nosotros, de lo que sentimos, de lo que nos pasa habitualmente... Yo creo que el corazón y los sentimientos es punto de encuentro entre el público y lo que pasa en el escenario», suspira. Para Rizzo, el tema 'Balada para mi muerte' tiene una sensibilidad especial. «Me parece que tiene una poética tan impresionante que no he conocido todavía a nadie que no le haya crujido el corazón», relata. Para este concierto el cantante rescató las canciones más icónicas, «como se hacen en los musicales, que tanto Horacio Ferrer, Eladia Blázquez, como Pino Solanas, le han puesto letra», justifica.

Fran Romguer
Fran Romguer

Conoció al joven Fran Romguer en un programa de televisión, donde Norberto Rizzo participaba de jurado. «Esto no es un cantante que acompaña a un pianista, sino que es un pianista que acompaña a un cantante en un espectáculo», defiende Rizzo. A pesar de su juventud, Romguer es compositor de bandas sonoras para películas y videojuegos, participando este año en el concurso regional MálagaCrea del Área de la Juventud junto a Toba Guitiérrez, siendo, además, ganadores del tercer premio de la competición. «Estamos trabajando cada tema como pequeñas películas, dándole un clima y un sentido. Es un placer trabajar con él. Creo que la gente joven debería trabajar con gente más mayor y viceversa. Se crea una fusión de nuevas ideas. Si uno es permeable y deja que todo fluya es un crecimiento para ambos. Yo siempre digo que soy 'gánico'; siempre hay que tener ganas. No me quiero morir y quedarme con ganas de algo. Y Fran me aporta eso. La pasión, otra visión, otros gustos... Me hace ver otras perspectivas», ilustra el director.

Con un bagaje cultural tan amplio a sus espaldas, Norberto Rizzo observa «el misterio» de la actividad cultural de Málaga: Un fenómeno que le resulta, como poco, «curioso». «Llevo aquí 23 años y creo que es una ciudad que lo tiene todo para convertirse en una de las más importantes de España. Es una ciudad que tiene muchos espectáculos y artistas. Es una ciudad rara; la gente se queja de que no hay nada y cuando hay no van. Hay oferta cultural, gente y precios asequibles. Creo que hay que incentivar más la creación de público y audiencias. Falta un eslabón que habría que trabajar bastante», analiza el cantante.

Además, el artista posee un canal de Youtube donde recientemente ha subido uno de los ensayos con el pianista. Una pieza que ha compartido por sus diversas redes sociales como aperitivo al gran concierto. «Hoy sin las redes no haces nada. En todos estos años he hecho de todo, las redes me parece que son un sector muy importante. También ha ayudado a democratizar y llegar a un un público sin tanto intermediario», explica Rizzo.

El artista multidisciplinar está sin descanso involucrado en alguna actividad cultural, con la «vieja costumbre» que no se le escapa «de comer todos los días. Quien sea autónomo me podrá entender», bromea. Con algunos proyectos sobre el brazo, de los cuales todavía no puede decir nada, y otros a la vuelta de la esquina, los próximos trabajos de Rizzo abarcan desde talleres de teatro en la Térmica, talleres en colaboración con la Universidad de Málaga sobre hablar en público y su participación en octubre en el Festival Andaluz del Teatro junto a Fran Romguer con la pieza 'El tiempo no tiene nada que ver'. «Si bien son temas escritos en los años 60 no hubo que modificarle ni una letra. No hemos cambiado tanto», reconoce.

Ya sea al compás de la música, de un guión para una obra de teatro o tener la vista bien agudizada como director, las ganas por continuar no abandonan a este artista. Y es que, como reza una de las obras del director japonés Mamoru Hosoda, «el tiempo no espera a nadie».