Las noches en blanco de Dorian

La banda Dorian, durante una actuación. /SUR
La banda Dorian, durante una actuación. / SUR

El grupo actúa este sábado a las 21 horas en la sala París 15, y aprovechamos su presencia en Málaga para desgranar detalles e influencias literarias de sus canciones más icónicas

Txema Martín
TXEMA MARTÍN

Dorian, el quinteto barcelonés que mezcla influencias de synth pop y una forma nueva de new romantic con las hechuras de una banda de rock, tiene uno de los mejores directos que se pueden encontrar en el panorama nacional y esta noche hacen parada en Málaga. Se trata de una ocasión especial para verles en directo y la mejor alternativa posible a La Noche en Blanco, incluso combinable. Este concierto es el fruto de la gira generada por el lanzamiento de su último disco, 'Justicia Universal' (2018), que ha venido después de la celebración hispanoamericana de 'Diez años y un día', el tour que homenajea la década de historia de un grupo imprescindible para nuestros oídos. Marc Gili, voz, guitarra y letrista de la banda, nos explica las influencias literarias de sus cinco canciones más míticas, y nos brinda la oportunidad de conocer detalles de las composiciones capitales de uno de los compositores más leídos de este bendito país.

1. Cualquier otra parte (2006)

El primer gran 'hit' de Dorian fue una absoluta revelación y nos descubrió al grupo. Trata de pisos oscuros, de la fragilidad del ser, de la administración de pastillas que son siempre de colores y de la huida hacia delante. Marc nos cuenta que «en un famoso verso, Lady Macbeth dice «Mis manos son de tu color, pero me avergüenzo de llevar un corazón tan blanco». De ahí extraje una bonita estrofa para esta canción: «Entraría en tu luz / Con una canción sencilla / Tres notas y una bandera / Tan blanca como el corazón / Que late en tu cuerpo de niña». Todos somos vulnerables, pero algunos más que otros. El narrador de 'Cualquier otra parte' está tratando de sacar a la persona que ama de un profundo bache emocional, pero no lo consigue, y eso le causa una dolorosa sensación de impotencia. 'Cualquier otra parte' es la historia de un desgarro: el de no poder llegar a lo más profundo del corazón del otro».

2. La tormenta de arena (2009)

La canción que abrió las puertas de Latinoamérica a Dorian y que les ha convertido en un grupo con amplia reverberación internacional es un poema labrado sobre la experiencia, con un guiño a Los Planetas y una melodía eminentemente pop: «¿Quién no ha tenido alguna relación imposible? Esta canción toca un tema del que la literatura se ha hecho eco durante siglos, en especial desde 'Madame Bovary': el «ni contigo ni sin ti», la profunda duda entre seguir lo que dicta el corazón o el camino que marca la cabeza».

3. Los amigos que perdí (2013)

En esta canción hay trazos de Milan Kundera, de Marcel Proust y de 'Los cantos de Maldoror', del Conde de Lautréamont. Marc nos señala que, además, el tema «rinde homenaje a todos los quijotes que existen en el mundo, y también hace referencia directa al famoso pasaje de los molinos (aunque mi favorito de la novela de Cervantes es el capítulo de los leones): «y confundí molinos con gigantes / después de una semana sin dormir...». También se nombra, de pasada, 'En busca del tiempo perdido' de Proust, un texto que me ha marcado desde que era adolescente».

4. Duele (2018)

Para esta canción, influidos por el enorme éxito que han tenido en Latinoamérica, el grupo contó con la colaboración del compositor mexicano León Larregui para trazar otra gran píldora pop. «El protagonista de 'Duele' bien podría aparecer en una novela de Malcolm Lowry, de Bukowski o de Houellebecq: narra la huida solitaria de una persona abandonada al mundo de la noche, en la versión menos amable del asunto».

5. Noches blancas (2018)

La definitiva banda sonora de otra noche que es seguro que vamos a pasar en blanco forma parte, al igual que la anterior, de 'Justicia Universal', probablemente el mejor disco de la banda: «El título hace referencia a una novela corta que escribió Fiódor Dostoyevski y señala esos días del año en que, cerca del círculo polar, apenas se pone el sol. Una sensación extraña, ¿verdad?, pues de sensaciones extrañas habla también esta canción».