Manuel Lombo: «Mi vida ha estado siempre vinculada a la música»

Manuel Lombo: «Mi vida ha estado siempre vinculada a la música»

El artista se estrena este sábado 13 de julio en la VI Bienal de Arte Flamenco de Málaga

SANDRA MIRAS

Cuando un niño empieza a crecer, se tiene la costumbre de preguntarle qué quiere ser de mayor. Futbolista es la respuesta mayoritaria. Sin embargo, cuando se crece rodeado de música, la profesión cambia. Eso le pasó a Manuel Lombo. Su infancia estuvo marcada por la música, el baile y el flamenco. Pasó por academias y fundaciones, hasta que logró hacerse un hueco en el mundo profesional. Los viajes y concursos han hecho que sea el cantaor que es ahora. Este sábado 13 de julio, a las 22.00 horas, se estrena en la VI Bienal de Arte Flamenco de Málaga, organizada por la Diputación de Málaga.

- Ha sacado hace poco un nuevo disco, 'Cien por cien, Rocío'. ¿Su nuevo espectáculo está relacionado con ese disco o son dos proyectos paralelos?

- Son dos proyectos diferentes. 'Cien por cien, Rocío' ha sido un disco que hemos hecho con motivo del centenario de la coronación de la Virgen. Ha sido un proyecto de investigación sobre sevillanas. Hemos rescatado sevillanas antiguas.

- Se estrena en el bienal con 'P'alante y p'atras'. ¿Cómo es el espectáculo?

- El título es bastante orientativo, porque yo en la música empecé cantando para el baile. Luego empecé a ir a festivales y a hacer mis actuaciones de flamenco en solitario. Más tarde mi música ha ido por otros derroteros. He estado haciendo unos discos de música más bien aflamencada, más que flamenco. A mí me gusta considerar el flamenco a lo ortodoxo. Este proyecto es volver a mis orígenes de cantaor «pa'trás» que se llama y «pa'lante». El título es muy explícito. Durante todo el espectáculo simultáneamente voy haciendo cante en solitario y cante para el baile de Macarena López y Sara Jiménez.

- ¿Qué significa para usted 'P'alante y p'atrás'?

- Pues es recordar, rememorar, un poco mis comienzos en el mundo del flamenco. Una de mis primeras actuaciones fue la final en el Cante de las Minas, en el apartado de baile, cantando para Ángeles Gabaldón, que aquel año resultó ganadora. Ese fue uno de los puntos de inflexión que tuve. Cantaba para el baile. A raíz de aquello me llamaron para otras compañías.

- ¿Cuándo empezó a cantar?

- Recuerdo que la música estaba en mí desde niño. Y, además, siempre he crecido como tal (como cantaor). Estuve como 14 años en el grupo de danza Ciudad de Dos Hermanas haciendo festivales a nivel mundial. Empecé a viajar desde pequeño en unos festivales folclóricos que existen en todo el mundo a través de una federación que se llama IOS. Para el tiempo que llevaba cantando desde pequeño, llegué al mundo profesional bastante tarde. Comencé en el año 2006 de la mano de María Jiménez en televisión; pero mi vida siempre ha estado vinculada a la música.

- ¿Qué le supone a nivel profesional participar por primera vez en la Bienal de Málaga?

- Es un proyecto bastante ilusionante. Creo que Málaga se merecía un esfuerzo y que crease un proyecto especial para la Bienal. Tengo una vinculación emocional y profesional con Málaga muy fuerte; por eso siempre supone un reto hermoso el venir a Málaga. Voy con más ilusión que con miedo o inquietud. Con el montaje de este espectáculo devuelvo, en cierto modo, el cariño que siempre me brinda el pueblo malagueño.

- ¿Y a nivel personal?

- Tengo muchos amigos. Mis primeros managers y mi primera oficina de contratación fue Grupo Mundo, por eso yo trabajé muchísimo en mis comienzos profesionales por todas las ferias de Málaga. Planté ahí una semilla que con el tiempo ha ido germinando. He encontrado muy buenas respuestas cada vez que he estado en Málaga.

- Ya ha actuado en Málaga en otras ocasiones, pero en esta ocasión es en un escenario único como el Castillo de Gibralfaro. ¿Qué sensaciones le produce?

- Tengo muchas ganas de conocerlo, porque no he cantado allí. Sé que no es un sitio muy común para actuaciones y eso me alegra mucho porque en mi trayectoria, si hay algo que me caracteriza, es que he ido siempre buscando escenarios poco comunes.

- Ha definido su flamenco como ortodoxo, pero también tiene toques aflamencados. ¿Cuál es la diferencia?

- Actualmente existe una confusión dentro del género del flamenco. La gente oye una guitarra y una palma y ya se cree que es flamenco. Y no es así. El flamenco es algo muy serio, que tiene mucha hondura, que tiene mucha historia. Independientemente de que yo sepa hacerlo mejor o peor, cuando me anuncio bajo la palabra 'flamenco' me gusta mostrar eso: flamenco de verdad. Me gusta cantar por seguidillas, por malagueñas, por soleá... En este caso es lo que voy a hacer. Cuando hablo de música aflamencada pues es mi discografía, que tiene un aire muy andaluz. Que hay gente que puede considerarlo flamenco, pero que yo, por respeto al género, me gusta diferenciarlo.

- Se ha producido un boom con Rosalía y si lo que canta es canta flamenco o no. ¿Qué piensa al respecto?

- A mí me parece una artista maravillosa y me gusta mucho lo que hace; la sigo desde antes de que tuviera este boom. El problema viene cuando la gente confunde. Ella hace una música muy buena, de mucha calidad. Y está claro que tiene calidad, porque está gustando a nivel internacional. El público no es tonto, sabe lo que quiere. El problema viene cuando se cataloga a alguien dentro de un estilo que no está haciendo. Esto ha pasado mucho a lo largo de la historia. Ahora con Rosalía esto tiene mayor magnitud porque ella está teniendo mayor repercusión; pero ha pasado siempre. El flamenco está inventado, está creado ya. Es una tradición de siglos. Tú puedes hacer fusiones de todo con esa música, pero ya creo que hay llamarle de otra manera, no flamenco como tal.

- ¿Se ha atrevido a hacer algún tipo de fusión?

- No, nunca. A mí me gusta el flamenco cuando se anuncia como tal. Es más, yo no llevo ni percusión siquiera en este concierto; lo hago de manera ortodoxa: guitarra, palma y cante. Y en este caso también baile.

- ¿Quién fue su inspiración para dedicarse al flamenco?

- Tuve la suerte de entrar en la Fundación de Cristina Heerem de Sevilla; ella es mi madrina y mecenas en el mundo del flamenco. Entré allí en el año 99 y tuve la suerte de recibir clases directamente con Naranjito de Triana y José de la Tomasa. La música siempre ha formado parte de mi vida. Recuerdo que en mi casa siempre se escuchaba mucha música pese a que mis padres no son artistas ni tienen nada que ver con este mundo.

- ¿Se ha sentido arropado por su familia? ¿Le han apoyado siempre?

- Siempre de una forma discreta, en un segundo plano. Mis padres no me han obligado ni me han llevado a sitios para ponerme a cantar. Siempre he sido muy libre en la elección de lo que he querido hacer. Cuando decidí cantar por supuesto me apoyaron.

- ¿Por qué cantar y no bailar?

- No sé. Supongo que eso se lleva dentro. Cada uno viene con un sino. ¿Por qué cantar y no ser arquitecto? No sé. Era el camino que Dios tenía programado para mí.

Temas

Málaga