Malú: «Soy como tú, también tengo mis nubes y mis fantasmas»

Malú: «Soy como tú, también tengo mis nubes y mis fantasmas»

Superado el «shock» de la lesión que sufrió a una semana de iniciar la gira, la cantante toma 'Oxígeno' para volver al escenario en Málaga, el 9 de noviembre

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Dice que este disco ha sido como un exorcismo, una manera de enfrentarse a los fantasmas, de ponerles cara. Ni 20 años de éxitos acumulados le han librado de sus inseguridades, del miedo a no estar a la altura, de no dar lo suficiente. «Lo más bonito de este disco ha sido el poder decir 'tú eres este fantasma, tú eres este otro, ya os conozco y ahora estoy preparada para poneros ahí y contárselo a los demás'», declara Malú. La artista canta a sus fortalezas y a sus debilidades en 'Oxígeno', un disco que presentará por primera vez en directo en Málaga. Malú inaugura la gira el próximo 9 de noviembre en el Martín Carpena, 21 días más tarde de lo previsto tras la rotura de ligamentos que le obligó a aplazar todos sus compromisos. Recuperada del «shock», la cantante responde al teléfono «feliz», con amabilidad y dispuesta a hablar de todo. O casi. Desde su agencia avisan:no responderá a ninguna pregunta sobre la polémica con Amaya Montero ni sobre su tensa relación con Mediaset. Ahora es el momento de tomar 'Oxígeno'.

El concierto

Malú presenta por primera vez en directo su nuevo disco 'Oxígeno'
Fecha
9 de noviembre, a las 21.30 horas
Lugar
Palacio de Deportes Martín Carpena
Entradas
30 euros en pista, 32 euros en gradas (más gastos de gestión). A la venta en www.maluweb.com, Livenation.es, Ticketmaster.es, Red Ticketmaster (Halcón Viajes, Viajes Carrefour y FNAC), Taquilla Mediaset y elcorteingles.com

¿Cómo está?

–Muy bien y muy contenta. Súper recuperada del pie. Fue un shock para mí. A una semana vista de la gira, en ensayos… Era, ¿cómo le digo a mi gente que me acabo de romper los ligamentos? Pero estoy trabajando muchísimo y a día de hoy la mejora del pie ha sido espectacular. Tengo a todos los médicos alucinados. Estoy feliz de volver rápido.

Además del golpe físico, también fue un golpe emocional. Es un aviso de lo frágiles que somos.

–Exacto. Sobre todo es que fue la caída más tonta del mundo y además en mi lugar de confort, en mi hábitat, en un escenario que conocía. Fue muy absurda. Y sobre todo era la impotencia. No es la lesión, es que me sucedió a una semana de empezar con la ilusión que tengo, el show que hemos creado… Emocionalmente me partió en dos.

'Oxígeno' se presenta como una liberación. ¿Por qué necesitaba tomar aire?

–Creo que hay veces que nos vamos ahogando poquito a poquito, poquito a poquito, y no nos damos cuenta. Ni siquiera cuando ya tienes esa falta de oxígeno. Ha sido para mí un disco liberador porque he podido dar, entregar y soltar cachitos de mi estómago y de mi alma en cada una de las canciones. He podido exorcizarme y contarte quién soy desde lo más profundo, contarte que yo también tengo mis nubes, mis fantasmas, que tengo mis miedos, mis inseguridades. Contarte que también soy como tú. Que todos tenemos la capacidad de la fortaleza, de salir adelante de cualquier circunstancia, pero que también nos hacemos pequeños, también somos débiles y vulnerables. En un mundo en el que vivimos ahora tan globalizado y en el que sólo se ven cosas tan de mentira, necesitaba contar realmente quién era.

Se rebela contra la imagen de superwoman, de esa mujer que tiene que poder con todo y, además, estar ideal, feliz y perfecta.

–Pero es que somos súper mujeres todas, no me rebelo contra esa figura. Las mujeres tenemos una capacidad impresionante de hacer lo que queramos por fortaleza, por entrega, por sensatez, por pasión… Lo que quiero es que no solamente se vea esa parte de fortaleza que tenemos que demostrar constantemente, quiero contar mi historia. Que sí, que claro que soy una luchadora igual que tú, pero también soy esto, igual que tú. También necesito cerrar las cortinas de vez en cuando para que se me revuelva el alma por dentro y volver a salir con fuerza.

¿Cuáles son sus demonios?

–Mis mayores fantasmas son los miedos, las inseguridades, el no estar a la altura de lo que tú quieres gustar, de lo que quieres dar de ti, de no ser suficiente. ¿Estaré bien, estaré mal? ¿Llegaré, no lo haré? ¿Qué pasará? Lo más bonito de este disco ha sido el poder decir 'tú eres este fantasma, tú eres este otro, ya os conozco y ahora estoy preparada para poneros ahí y contárselo a los demás'. Ahora me toca seguir lidiando con ellos, pero al menos ya les pones cara. Así es bastante más fácil enfrentarte a ellos.

¿De dónde nace ese miedo? Lleva 20 años en lo más alto de la música...

–Son excesos de exigencia. Me exijo muchísimo. Al final, pese a todo el éxito o lo bien que te vaya, eres un ser humano que quieres hacer cosas buenas y entregar cosas mejores de las que has dado hasta entonces. Ser tan exigente te hace comerte a ti mismo de inseguridades. Si me sintiera segura de todo, sería todo más previsible y aburrido.

¿Ha entregado demasiado a la música a costa de su vida personal?

–Yo le he entregado mi vida. Empecé con 15 años. Mi vida es esto. Cuando desde tan pequeña te diriges hacia algo de una forma tan seria, obviamente hay cosas que te toca dejar de lado y te das cuenta de que has creado una vida en torno a que eso siempre esté bien.

Han pasado 20 años desde 'Aprendiz'. ¿Ha tenido muchos tropezones en este tiempo?

–El mayor tropezón lo he tenido ahora (risas). Yo creo que tienes de todo. Pasas por un montón de etapas. Yo entré en este mundo sin tener ni idea, fui aprendiendo de él y evolucioné dentro de él.

Es la única artista mujer en llenar cuatro veces el Palacio de Deportes de Madrid. A la mujer siempre le cuesta más llegar lejos. ¿Qué pasa?

–Las mujeres arrancamos con un menos diez de credibilidad en todos los sectores. Nos cuesta mucho trabajar y pelear por estar ahí. Cuando me sucedió, pensé qué bonito y qué triste a la vez, por qué no se mueve más la música femenina. Es vital la unión entre las mujeres. Eso es lo único que nos puede hacer fuertes en todos los ámbitos. Y las mujeres empezamos a tener otro lugar, ya ven más allá.

Dicen que ha sido el año de la revolución de la mujer...

–De una de las revoluciones, la del siglo XXI. Siempre ha habido mujeres muy valientes y revolucionarias.

¿Se ha sentido violentada por su condición de mujer?

–En muchas circunstancias te puedes llegar a sentir violenta. Sobre todo, porque vives en un mundo muy de hombre. Gracias a dios estamos en un lugar en el que ya empezamos todos a abrir ese camino y a tener más respeto, en general. Pero en 20 años y empezando con 15, imagínate…

El suyo será de los pocos discos de la temporada en los que no se ha colado un reguetón…

–Hay para todos. El reguetón me parece uno de los ritmos más divertidos y bailables, que te invitan y te incitan a pasártelo bien. La controversia está en determinadas letras. Creo que vivimos en un siglo en el que ya no podemos irnos hacia atrás de una forma tan increíble.

 

Fotos

Vídeos