Gibralfaro y la Alcazaba, el punto de partida de diez viajes musicales

Imagen de un concierto junto a las murallas del castillo de Gibrafaro./
Imagen de un concierto junto a las murallas del castillo de Gibrafaro.

Obras del repertorio clásico, cantos andalusí, música sefardí y zarzuela, entre las propuestas de Julio Musical en los dos enclaves monumentales

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Julio Musical aprovecha el poder evocador de la música para proponer un viaje por el mundo desde dos enclaves únicos: el castillo de Gibralfaro y la fortaleza de la Alcazaba. El ciclo de verano que programa la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM), con la colaboración del Aula de Cultura y el patrocinio de la Fundación Bancaria la Caixa, une por sexto año consecutivo melodías y patrimonio en diez conciertos al aire libre. Entre muros milenarios, se escucharán obras del repertorio clásico (Mendelssohn, Albéniz, Turina…), cantos andalusíes, música sefardí, zarzuelas y hasta canciones populares como 'Bésame mucho'. Todos comenzarán a las 22.00 horas, con un precio de entrada de 10 euros.

La Filarmónica inaugura y cierra el ciclo desde el Patio de Armas de Gibralfaro. Por primera vez, se prohíbe el acceso de vehículos privados al castillo, por lo que se habilita un autobús lanzadera gratuito desde el Paseo de Reding (esquina con calle Cervantes) desde las 20.00 a las 21.45 horas; con regreso al punto de origen tras el fin del concierto. 'Europa, de Este a Oeste' abre el programa el 11 de julio: Javier Corcuera dirige a la OFM en un recorrido desde el 'Concierto de Gibralfaro' de Antón García Abril inspirado en Málaga hasta piezas del finlandés Sibelius. El 31 de julio, Arturo Díez Boscovich toma la batuta en la clausura con un salto a América a través de la 'Sinfonía del Nuevo Mundo' de Dvorak.

El acceso al castillo de Gibralfaro será a través de un autobús lanzadera desde el Paseo de Reding

Entre uno y otro, el castillo de Gibralfaro rememora sus orígenes árabes con 'Romances entre Oriente y Occidente' el 21 de julio. La Accademia del Piaccere se une aquí al cante de Carmen Linares, la guitarra de Dani de Morón y la voz de la tunecina Ghalia Benali. El 26 de julio vuelve un clásico del ciclo, la Insostenible Big Band con la cantante Roko entonando ritmos latinos en EE UU en recuerdo a Xavier Cugat.

Hasta 500 personas pueden sentarse dentro de la muralla de Gibralfaro. Para los recitales más íntimos, para unos cien espectadores, el ciclo se traslada a la Alcazaba. En el patio de los Surtidores, el 13 de julio, la pianista malagueña Ana Benavides cruza 'España, de Norte a Sur' con Albéniz, Granados, Rodrigo y Ocón. Concerto Málaga regresa a este escenario el 17 de julio para rendir homenaje a 'España' con las composiciones de Turina, Albéniz, Tárrega, Maltas y Falla, entre otros. La Capilla de Música Maestro Iribarren se estrena el 18 de julio en este ciclo sacando la música de los maestros de capilla de su 'hábitat natural' para llevarlas a este enclave único, con un singular recorrido por las catedrales andaluzas del XVII y XVIII a partir de Juan Francés de Iribarren.

La soprano Cecilia Lavilla Berganza, con Miguel Ituarte al piano, ofrece el 19 de julio 'Cantos de España' en forma de tonadilla, zarzuela y canción española de autores como Granados, Sorozábal, Giménez y Falla. El guitarrista malagueño Rafael Aguirre traslada al público a 'Latinoamérica' en 25 de julio con obras de Barrios, Lauro, Villa-Lobos, Méndez y Brouwer, entre otros. La música en la Alcazaba llega a su fin con el trío Evoéh y su 'Cantadme galanica. Cantos viajeros sefardíes' el 27 de julio.

El ciclo fue presentado esta mañana por la concejala de Cultura, Noelia Losada; junto al gerente de la OFM Juan Carlos Ramírez y la directora del Área de Negocios de CaixaBank Málaga, Ana Belén Morales. Las entradas están ya a la venta en mientrada.net, en el teléfono 902646289, en las oficinas de Correo, en el Hospital Noble y en la taquilla de la Alcazaba.