Fangoria se encuentra con sus fans en Málaga

Alaska firma uno de sus disco./Ñito Salas
Alaska firma uno de sus disco. / Ñito Salas

El dúo protagoniza una firma de discos en FNAC

ELENA CABEZA

Parece que el tiempo no pasa para Fangoria. Tras treinta años al pie del cañón, posicionándose como uno de los grupos más rompedores de España, el dúo sigue conquistando fans allá por donde va. Y testigo de ello ha sido este sábado la capital malagueña, en la que los populares Alaska y Nacho Canut han firmado su nuevo disco, 'Extrapolaciones y dos preguntas', rodeados de todos sus fieles seguidores.

Cuando las manecillas del reloj marcaban las 8.30 horas de la mañana, los más madrugadores ya hacían cola a las puertas de Fnac Málaga para reunirse más tarde con sus grandes ídolos. Niños, adolescentes, jóvenes, adultos y mayores se iban uniendo a lo largo de la mañana a una larga fila que recorría todo el centro comercial Málaga Plaza y llegaba incluso a su salida por calle Don Cristán.

Con el nuevo disco en la mano, los fans han ido pasando por la mesa de firmas y han aprovechado para charlar unos minutos con los artistas y fotografiarse con ellos. Allí, Mario Vaquerizo, que no ha querido perder la ocasión de visitar la capital malagueña, también ha estado conversando con los seguidores del dúo.

El dúo atendiendo a sus fans.
El dúo atendiendo a sus fans. / Ñito Salas

Aunque la hora oficial del encuentro no era hasta las 12.00 horas, Virginia Toscano y su amigo llevaban haciendo cola desde las 8.30. Pero el madrugón ha tenido recompensa: han sido los primeros en ver a Fangoria en Málaga. «Alaska y Nacho no son sólo un icono musical, sino también cultural. Han sido grandes protagonistas en la década de los 80, los 90, en la movida madrileña. Es un placer poder escucharlos, son dos personas muy cultas. Espero que vengan a Málaga en su gira de verano», ha asegurado Toscano.

Si el grupo ha significado tanto para las generaciones ochenteras y noventeras, no ha sido menos para las que vinieron después. «Fangoria me ha supuesto un cambio de vida. No sabía nada de cómo quería ser en el futuro y me han ayudado a encontrarme a mí misma. Quiero contarle a Alaska que me he tatuado una firma que ella me hizo en un teatro el año pasado», ha confesado Blanca Jiménez, una joven de 21 años.