El encanto palaciego de José Mercé

Mercé salió al escenario con más de media hora de retraso. :/Iván Gelibter
Mercé salió al escenario con más de media hora de retraso. : / Iván Gelibter

El intéprete jerezano recurre a una orquesta sinfónica para brillar con sus temas de siempre en el mejor entorno que podía haber elegido

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

La enorme competencia en la industria de conciertos de la provincia de Málaga en verano tiene un claro. Tanto el espectador local como los centenares de miles de turistas que visitan la Costa del Sol en verano no tienen más que asomarse a la programación de los meses estivales para encontrar –seguro– más de una alternativa a su gusto. Dentro de este ecosistema musical, las promotoras han conseguido además incluso que los propios espacios de recitales tengan su propia personalidad.

La enorme sala del Palacio de Congresos (sobre todo en invierno), la cantera de Nagüeles para Starlite y el Castillo Sohail con el Mare Nostrum Music Festival se han ganado la categoría de referentes. Cada artista en su espacio, y cada público en el suyo.

A este tercer lugar –el Castillo Sohail– llegó anoche el jerezano más internacional. José Mercé y su espectáculo 'Mercé Sinfónico' no podían tener mejor enclave. El muro norte de la fortaleza convertido en una enorme pantalla en la que reproducir el acompañamiento de la orquesta y de los 'quejíos' del protagonista; y una brisa –habitual en este lugar–, que por momentos se colaba en los altavoces a través de los silencios de los micrófonos de ambiente de los instrumentos. Elementos, todos ellos, que confirmaban el acierto que habñia supuesto el traer a Mercé al castillo de Fuengirola. Igual que ocurriera hace unas semanas con el conocido pianista James Rhodes, sus muros parecen haber sido construidos para este fin; el de disfrutar de los matices de la música clásica, que quedan atrapados en un entorno por el que no se pueden escapar los sonidos.

I.G.

Aún así, habría mucho para decir sobre la moda de los artistas consagrados de insistir en un espectáculo sinfónico. Hoy día, como ocurriera a finales de los años 90 con los 'umplugged', no eres nadie si no entras en esta dinámica. Quizá, si revisamos algo de hemeroteca musical de los últimos años, tan solo Raphael (y esto, obviamente, son palabras mayores) haya salido no solo airoso, sino triunfal, de estos arreglos musicales.

No es que no fuera un show brillante, pero daba la sensación de que hubiera sido mejor aún escuchar a Mercé en todo su esplendor:con los instrumentos y el acompañamiento de un flamenco de toda la vida. No en vano, los temas en los que los que los insrumentos de cuerda clásicos sonaban algo menos, eran con los que el público gozaba más. Ese fue el caso de la interpretación de 'Lio',a la que se enfrentó –al menos en parte– con las palmeras y su carismática voz.

Media hora de atraso

Al cierre de esta edición el concierto seguía en marcha, y no precismente porque durara más de las dos horas habituales. José Mercé salió al escenario del Castillo Sohail con más de media hora de atraso. Eso sí, el público estuvo de diez, ya que esperó paciente a que comenzara el espectáculo sin un solo silbido.

Al final, todo tenía una explicación. El propio artista explicó que había llegado con dolor de estómago, y agradeció tanto a los espectadores (casi 2.000 que llenaron el Castillo), como a la unidad movil sanitaria. «Me han dado una pastilla y ahora ya estoy estupendamente», aseguró.

Ya de pie, y levantado de la silla en la que había empezado el concierto, José Mercé se lanzó a cantar un tango clásico; algo de lo que gustan mucho los flamencos. 'Garganta con arena' resonó con una potencia descomunal, y ahí sí que se agradeció la orquesta, que a falta de contar con un bandoneón como tal, ejecutó un más que correcto acompañamiento.

Bajo la dirección de Juan Pualo Gómez, arreglista de los temas y director titular de Partiture Philarmonic Orchestra, Mercé interpretó temas tan conocidos como 'Al alba', 'Del amanecer', 'Primavera', o 'Entre naranjos y olivos'. Una conquista del Castillo –y ya son muchas estos años– con pura poesía y música andaluza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos