Daniel Torres, el hijo pródigo del jazz malagueño

Daniel Torres toca el saxo en una calle de Lagunillas, a escasos metros del Cervantes, donde presenta su álbum debut. /Félix Palacios
Daniel Torres toca el saxo en una calle de Lagunillas, a escasos metros del Cervantes, donde presenta su álbum debut. / Félix Palacios

El saxofonista debuta este domingo como líder en el Cervantes respaldado por la experiencia de Perico Sambeat y Peter Bernstein. Presenta su primer álbum, 'Statement one'

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

«La sensación de estar en casa no es equiparable a nada, me apetecía recuperar eso», cuenta Daniel Torres sentado en una cafetería del centro de Málaga. Lleva años con el saxofón a cuestas entre Barcelona, Groninga, Ámsterdam, Nueva York,Toronto y Bucarest. Tocaba volver y mostrar lo aprendido por el mundo. Tras algo más de un año con Málaga como «campamento base», el músico da un paso al frente y presenta este domingo en el Cervantes su primer álbum, 'Statement one'. Le acompaña un sexteto internacional formado por amigos que ha ido sumando por el camino, entre ellos el guitarrista neoyorquino Peter Bernstein y el reconocido saxofonista español Perico Sambeat. «Contar con ellos me da más seguridad, por su energía y porque son maestros de esta música», asegura a unos metros del escenario donde en unos días debutará en el papel de líder.

Ahí, en el Cervantes, es donde vio su primer concierto de jazz con 14 años. «Aunque no entendí nada, sé que me gustó». Estudiante de saxofón clásico en el conservatorio profesional, se topó con Ernesto Aurignac a los 19 años y ya no hubo vuelta atrás. «Cuando descubrí el jazz ya no quería clásico, me gustaba improvisar y esa sensación de ser más libre», reconoce. Siguió los pasos de Aurignac en Barcelona y allí coincidió con otro malagueño hoy clave en la regeneración del jazz en la ciudad: Tete Leal, ahora director del CAMM (donde el curso que viene impartirá clases Torres). Se licenció en 'saxofón jazz performance' por el Prins Claus Conservatorium de Groninga (Holanda) y se sacó un máster por el Conservatorium van Amsterdam. «Y entonces mi madre se quedó más tranquila», añade entre risas. La cosa iba en serio.

Con esta escuela a sus espaldas, Daniel Torres factura un jazz que bebe del lenguaje de tradicional para ofrecer un sonido actual. Le cuesta definirse, prefiere que le escuchen y sean los otros los que lo digan, pero se identifica más con el jazz modal que con el swing. Busca un sonido personal, al que ayuda su Selmer de 1940 adquirido en Nueva York, un saxo que muestra las huellas del tiempo en todo su cuerpo. Le gusta lo que transmiten los metales antiguos. «Hay más vibración, tiene más armónicos, más matices. Los modernos son más perfectos, más cómodos, pero su sonido no me cautiva», reconoce.

Con él da forma a su 'Statement one', un disco debut donde incluye un estándar y ocho temas propios. Una colección de canciones que grabará en directo este domingo en el concierto del Cervantes y en estudio la semana que viene en Madrid. Junto a él, una formación que aúna la solidez de la veteranía y la frescura de la juventud. Entre los primeros, el guitarrista norteamericano Peter Bernstein al que conoció en un Seminario de Jazz de Alhaurín de la Torre. Dieron un concierto juntos durante aquellas jornadas y hubo conexión. Ahora su nombre se suma al de una larga lista de grandes que han trabajado con Bernstein, como Sonny Rollins, Lou Donaldson, Brad Mehldau, Diana Krall, Lee Konitz, Joshua Redman y Dr. Lonnie Smith, entre muchos otros.

Al saxo alto estará Perico Sambeat, su «ídolo» desde sus primeros coqueteos con el jazz y con el que ha compartido varias jam. «Por la forma de tocar, tiene algo que resuena con mi forma de entender esta música», añade. El indonesio Sri Hanuraga se sentará al piano, un músico al que conoció mientras estudiaba en Ámsterdam. «Desde que lo escuché, flipé. Me lo imaginaba mucho en este proyecto, es lo que busco», apunta. La sección rítmica la pone un dúo curtido en los escenarios: los portugueses João Lopes a la batería y Romeu Tristão al contrabajo.

Un grupo totalmente nuevo creado para la ocasión que se pondrá a prueba frente al Cervantes. Y un ejemplo más de la fuerza del jazz malagueño. «Algunos de mis músicos favoritos están aquí y el año que viene habrá grado superior de jazz en el conservatorio. Solo faltan clubs de jazz que paguen decentemente», apostilla. Quizás algún día él abra uno.

En detalle

El sexteto
Daniel Torres (saxofón tenor), Perico Sambeat (saxofón alto), Peter Bernstein (guitarra), Sri Hanuraga (piano), João Lopes (batería) y Romeu Tristão (contrabajo).
Lugar
Teatro Cervantes.
Fecha
Domingo, 26 de mayo. 19.00 horas.
Entradas
18 euros.