Anni B Sweet: adiós al folk, hola a la psicodelia

Anni B Sweet, en su casa junto a dos de sus pasiones: su perro y su guitarra/SUR
Anni B Sweet, en su casa junto a dos de sus pasiones: su perro y su guitarra / SUR

La malagueña celebra este viernes en Madrid los diez años de su álbum debut mientras ultima su nuevo disco. Y lo que viene, avisa, «va a ser muy diferente»

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Fue una llamada de Subterfuge, su discográfica, la que le recordó que ya había pasado una década desde que empezó todo con aquel 'Start, Restart, Undo'. «¡Ni me había dado cuenta!». Diez años han pulido la inocencia con la que debutó en la industria musical, pero Anni B Sweet (Fuengirola, 1987) no ha perdido un ápice de su naturalidad. Sigue siendo la misma, aunque ahora suene diferente. Un concierto este viernes en el Teatro Circo Price de Madrid, dentro de la Stereoparty 2019, marcará el punto de inflexión: será una fiesta de cumpleaños para 'Start Restart Undo' y el pistoletazo de salida del nuevo disco que lanzará en abril. Adiós a la chica folk, bienvenida la psicodelia.

La malagueña cierra un círculo con una actuación en acústico en la que revisa, uno a uno, los temas de su álbum debut. Un disco que a los ojos de hoy le inspira «ternura» y le conecta con aquella Anni «tan joven» que dejó de un plumazo la carrera de Arquitectura por subirse a los escenarios. «Cuando estás todo el rato experimentando e intentando hacer cosas diferentes, se nota más la diferencia con el principio. Cuando vuelvo a esas canciones, siento esa inocencia que lo hacía tan bonito», explica.

De cantar en sesiones de micro abierto en Madrid y colgar sus canciones en MySpace, donde se bautizó a sí misma como Anni B Sweet sin ninguna pretensión, paso a fichar por Subterfuge, grabar un disco y girar por España y parte del extranjero. Hasta Japón llegó su música. Su versión de 'Take on me' de A-ha tuvo una enorme repercusión y canciones como 'Motorway' sonaban con fuerza en los canales de música alternativa. Este viernes las interpretará tal y como nacieron, solo con su guitarra. «A veces lo primero es lo más honesto».

No habrá más fiesta de cumpleaños que esta de Madrid, que comparte con Los Fresones Rebeldes y Eguala. «Me gusta que sea así. Empecé en Madrid y acabo en Madrid», explica. Es una forma de quemar una etapa porque lo que viene, avisa, «va a ser muy diferente». Para empezar, será el primer disco en castellano. «Me ha venido como un aire fresco, como un nuevo instrumento y eso estimula», asegura. Hasta ahora su cabeza pensaba las letras en inglés, pero la música que ha escuchado en los últimos años, la «curiosidad» y las ganas de «jugar» con las palabras le han acercado a su lengua materna. Detrás del inglés había también un cierto pudor a mostrar sus emociones a libro abierto en español. Pero tampoco confíen en que ahora lo van a entender todo: «¡Puede que no! ¡Cuidado!», exclama entre risas. Y aclara: «Habrá algunas más abstractas y otras más sencillas y directas».

Y al nuevo idioma, nuevo sonido. Cuatro años después de 'Chasing illusión', en el que experimentó con canciones más eléctricas y luminosas, Anni B Sweet anuncia un disco ecléctico, donde temas más oscuros conviven con el ritmo de otros, pero con una clara tendencia a la psicodelia pop de los años 60 y 70. Ese aire retro que siempre ha mostrado en su 'look' se refleja ahora más que nunca en su música. «Parece que he encontrado el sonido y estoy súper contenta».

La malagueña hizo la preproducción ella misma en casa, en el retiro granadino que comparte con Noni, de Lori Meyers, para grabarlo después en Londres junto a James Bagshaw. No fue casual, ella buscó expresamente al cantante, guitarrista y productor de Temples, una banda británica de psicodelia, para darle a sus canciones el empaque que buscaba. «Me puse en contacto con él por probar, le mandé una maqueta y le encantó. Tuvimos una conexión muy guay, nos hemos entendido muy bien», cuenta.

Son melodías claramente influenciadas por los 60 y 70, «pero cuando las escuchas sabes que está sonando actual». «Y esa mezcla me encanta. Es muy complicado que tenga esos elementos, que se noten y al mismo tiempo estés aportando un sonido nuevo», argumenta.

Lo que saldrá a la venta en abril será una selección de las 34 canciones escritas en estos últimos cuatro años desde «la melancolía», que no desde la tristeza. «Nunca paro», reconoce. Y por eso recogen diferentes etapas de su vida. «Siempre canto cosas que veo y siento, algo que escucho en la tele, alguna noticia... No todo me pasa a mí», aclara. Pero, inevitablemente, hay mucho de ella, de sus miedos, sus obsesiones y sus pasiones. El paso del tiempo, el amor/desamor, la astronomía... «En inglés, español o en chino, sigo siendo yo». Y en eso reside parte de su éxito.