Alfredo Tejada: «Hoy tenemos otras fatigas, no podemos contar lo mismo que medio siglo atrás»

El malagueño Alfredo Tejada ganó en 2017 la Lámpara Minera del Festival de las Minas. /
El malagueño Alfredo Tejada ganó en 2017 la Lámpara Minera del Festival de las Minas.

Canta como los antiguos con letras nuevas y moderniza el arte jondo desde la tradición. El malagueño presenta este sábado en la Bienal de Flamenco su nuevo disco

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Atiende desde su estudio de grabación, donde prepara nuevos proyectos. Lo próximo será un videoclip con una canción que rinde homenaje a los fallecidos en la Guerra Civil, «sean de izquierdas o derechas», apostilla Alfredo Tejada. Canta como los antiguos pero con letras nuevas, apuesta por el audiovisual en un mundo poco amigo de ese recurso, prefiere los teatros a los festivales de verano, hace flamenco pero estudió trombón. Malagueño afincado en Granada, Tejada moderniza el cante jondo desde la tradición. La Lámpara Minera del Festival de las Minas conquistada en 2017 puso el foco sobre él y le dio el impulso definitivo para afianzar su carrera como cantaor solo, sin el baile al que acompañó durante años. En 'Sentidos del alma' cuenta y canta sus vivencias y sentimientos. Este sábado lo presenta en el Auditorio Felipe VI de Estepona, dentro de la Bienal de Arte Flamenco de Málaga que organiza la Diputación.

–¿Qué cambió la Lámpara Minera?

–No ha cambiado nada. Sigo haciendo lo que he hecho toda mi vida. Cantar y mostrar mi propuesta de ver el flamenco y el cante, que no es solo ir a festivales de flamenco de verano, sino llevar mis espectáculos a nivel teatral y poder contar algo.

–El disco 'Sentidos del alma' es en parte el resultado de la Lámpara Minera. Por la ayuda económica y por el aval que supone para el artista.

–Siempre es un regalo y un orgullo cuando uno se presenta a un concurso de esta magnitud y recibe un premio. Hay un premio económico que está muy bien, pero echo en cara que no haya más ayudas a nivel de la propia institución del Festival de las Minas. Te dan el premio y te abandonan, te dejan de lado. Un festival así tiene contactos con los mayores festivales internacionales y esa es una labor que tenemos que seguir haciendo nosotros, ellos no se mojan.

–Se formó en el cante para el baile, ¿es una buena escuela?

–Es la escuela principal de todo cantaor. Te enriquece a nivel intelectual, teatral y compositivo.

–Sin embargo, está infravalorado.

–Muchísimo, cuando es el cantaor más preparado que hay y es una labor mucho más complicada que cantar solo, porque tienes que saber de coreografía, estar muy bien preparado rítmicamente, saber moverte en un escenario a nivel teatral...

–¿Por qué tardó en dar el paso al frente?

–No he tardado. A mí me gustaba cantar para bailar. He trabajado con los mejores bailaores de España. Es una forma de vida que me ha gustado mucho, era feliz así. Pero también tenía necesidad de contar quién era Alfredo Tejada en sí.

–Estudió trombón en el conservatorio. Parece que al principio su camino no era el flamenco.

–Mi padre era bajista, vengo de una familia de músicos que tocan diferentes instrumentos. Y en mi casa se ha escuchado mucha música del mundo. Querer aprender otro lenguaje musical era una necesidad personal.

–Es de otra generación. Usted ya no canta desde las fatiguitas.

–Por suerte, hoy en día no tenemos tantas fatigas. Tenemos otras, pero no se pasa hambre como antes. Lógicamente no podemos contar lo mismo que medio siglo atrás ni sentir igual. Hay que evolucionar. Si no, morimos.

–Le canta a Aylan Kurdi, el niño sirio muerto en la playa tras huir de la guerra. El flamenco ha sido muy contestatario. ¿Se ha perdido?

–La protesta es maravillosa, pero yo nunca lo haré a nivel político. Tengo mis ideologías personales, pero no quiero reivindicar ni izquierdas, ni derechas, ni centros ni pa'dentro; sino otro tipo de cosas que pasan en el mundo.

–Renueva el repertorio, ¿no quiere vivir de lo que otros ya hicieron?

–Es por mera necesidad personal de contar mis propias vivencias con mis propias letras de mi vida. Es maravilloso poder expresarle a la gente lo que uno siente por uno mismo.

–¿Le gusta Rosalía?

–Pues sí, dentro de su género creo que está muy bien lo que hace. No se mete con nadie ni roba nada a nadie. El flamenco es del mundo.

–¿Entiende las críticas a El Niño de Elche en la Bienal de Sevilla?

–Lo que no me gustan son los provocadores y El Niño de Elche es muy provocador. Le gusta estar siempre en ese punto de 'dime que yo te contesto'. Se critican mutuamente. Dos no se pelean si uno no quiere.

–¿Mezclar géneros dispares se entiende como una provocación?

–No, lo que me da coraje es que diga que hace flamenco heterodoxo, que quiere decir que no tiene nada que ver con el flamenco, y después esté en un festival flamenco cantando.Eso no lo concibo. Si tienes una idelología, sigue hasta el final con ella. Si tú eres antiflamenco, que me parece maravilloso, no quieras seguir comiendo de las subvenciones flamencas. Te engañas a ti mismo.

–En el disco, le rinde homenaje a Enrique Morente y Manolo Caracol, ¿son sus referentes?

–Yo no tengo referentes, mi referente soy yo. Intento superarme conmigo mismo, no me peleo con nadie.

En detalle

El concierto
Alfredo Tejada presenta su disco 'Sentidos del alma' en la Bienal de Arte Flamenco de Málaga.
Fecha
Sábado, 27 de abril, 20.30 horas.
Lugar
Auditorio Felipe VI de Estepona.
Entradas
10 euros.