Ainhoa Arteta: «Los españoles tenemos que pedir permiso y perdón por cantar en nuestro país»

Ainhoa Arteta: «Los españoles tenemos que pedir permiso y perdón por cantar en nuestro país»
Francis Silva

La soprano se despide del rol de Violetta en una 'Traviata' «hecha y facturada en España» que abre la temporada del Cervantes. El público podrá asistir al ensayo con invitaciones

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

'La traviata' abre la temporada lírica del Teatro Cervantes con una producción que reivindica su carácter nacional, «hecha y facturada en España», resaltó el director de escena Francisco López. «Los españoles tenemos que pedir permiso y perdón por cantar en nuestro país y no debería ser así», apostilló Ainhoa Arteta, que hará en Málaga su última 'Traviata' como Violetta Valery. «Y es la mejor despedida de este rol que podía imaginar y soñar», declaró. Las entradas para las funciones del viernes 23 y domingo 25 de esta ópera (que, como el resto del ciclo, cuenta con el patrocinio de Fundación Unicaja) se agotaron en dos horas. Para compensar a quienes se han quedado fuera, el ensayo general del miércoles será abierto al público. Las invitaciones pueden recogerse desde mañana martes, a partir de las 11.00 horas, en la taquilla de Teatro Cervantes (máximo, dos por persona).

La producción que dirige López saca partido a la «absoluta teatralidad» de la partitura de Verdi trabajando «la psicología de los conflictos», con momentos de gran intensidad como el dúo que enfrenta a Violetta y Germont. La historia de amor entre la cortesana y Alfredo «en una sociedad falta de empatía» se cuenta en flashback, como el recuerdo o la memoria de lo vivido en el «último amanecer» de Violetta antes de su muerte. La escenografía es «de las que espera ver la gente cuando va a la ópera», resuelta de manera que el espectador no sabe «si es realidad o ficción».

José María Moreno debuta en el Cervantes -en la tierra de su abuelo, recordó- a la batuta de la Orquesta Filarmónica de Málaga. «Y es increíble ver cómo con poquísimos elementos en juego Verdi es capaz de describir todo ese mundo de ilusiones. Con una sencillez extraordinaria transmite emociones y sentimientos», declaró. Hizo también Moreno un encendido elogio del elenco, un reparto por el que «en cualquier teatro de primerísimo nivel matarían por tener».

A la cabeza, Ainhoa Arteta. Para ella, esta 'Traviata' es un «sueño hecho realidad». Hace quince años que no da voz a Violetta Valery tras haber sido uno de los roles de su carrera y de su vida. Dejó de cantarla por un problema vocal, tras más de una década interpretándola en el Metropolitan de Nueva York. «Se había viciado en mi voz y tuve que aparcarla», contó. Al llegar a España, la retomó con esta producción escénica del Teatro Villamarta de Jerez bajo la dirección de Francisco López. Y con él se despide ahora de este papel. «Ya no me ven en ese rol. Estoy satisfecha de hacerla una última vez», aseguró.

Junto a ella, cantantes que son reflejo del «momento de oro» que vive la lírica en España. «Hay un grandísimo patrimonio vocal en este país y debemos apostar por él sin complejos, sin vergüenzas ni pedir permiso», insistió. Antonio Gandía le dará la réplica como su enamorado Alfredo y Juan Jesús Rodríguez será el padre de este, Giorgio Germont. Un elenco internacional unido a jóvenes promesas, con malagueños como Luis Pacetti, Mónica Campaña y Alba Chantar. Se incorpora además el bailaor malagueño David Martín para el baile torero de 'Piquillo'. «He hecho 'traviatas' por todo el mundo y en este baile se hacen unas tonterías... Esto es un baile con tanta verdad, el más bonito que he visto yo», le reconoció la soprano. «La magia y la fidelidad que veo aquí a Verdi no se ve por ahí», concluyó Juan Jesús Rodríguez.

 

Fotos

Vídeos