Los cachorros de la CAMM

De izquierda a derecha, Nacho, Francis, Guille, Edu, Pablo y Adrián. :: fernando gonzález/
De izquierda a derecha, Nacho, Francis, Guille, Edu, Pablo y Adrián. :: fernando gonzález

Gracia Septet debuta con 'La vuelta', un disco de temas inéditos que viarja por varios estilos unidos por el lenguaje del jazz

REGINA SOTORRÍO

El inicio del disco es toda una declaración de intenciones: Una improvisación libre, sin ningún patrón establecido, abierta por un canto armónico a modo de prólogo. De ahí en adelante, con el lenguaje del jazz como denominador común, oirán algo de reggae, samba, blues, swing. Podrían haber debutado con un disco de estándares reconocibles mil veces ensayados, pero ellos han preferido ir a lo difícil y arriesgar con un repertorio propio de armonías modernas. Están en el momento de hacerlo. Gracia Septet, integrado por siete jóvenes músicos unidos por el Centro de Artes y Música Moderna de Málaga Maestro Puyana (CAMM), se estrena con su primer disco, 'La vuelta'. Allí lo presentan hoy, el lugar donde empezó todo, una escuela impulsada por la generación de músicos que reactivó el jazz en Málaga.

LA PRESENTACIÓN

uQué. Presentación del disco 'La vuelta' de Gracia Septet.

uCuándo. Hoy, a las 22.30 horas

uDónde. En el salón de actos del Centro de Artes y Música Moderna Maestro Puyana (CAMM). Calle la Flauta Magica, 30.

uEntradas. General: 12 euros entrada y disco; 5 euros solo entrada. Socios y alumnos: 10 euros entrada y disco; 3 euros solo disco.

Ellos son Edu Guzmán (guitarra), Pablo Guzmán (bajo), Nacho Loring (trompeta), Francis McNulty (saxo tenor), Guille Fernández (saxo alto), Sergio Osorio (piano) y Adrián Jiménez (batería). Algunos tienen una formación clásica previa adquirida en conservatorios, otros han colaborado con grupos de funky y más de uno ha tocado en la calle. Pese a su juventud, el mayor ha cumplido 26 años y el más joven apenas tiene 20, cuentan con un bagaje musical que ahora canalizan a través del jazz. Se conocieron de hecho por la Asociación de Jazz de Málaga, algunos pasaron por la escuela de música de Alhaurín de la Torre (EMMAT) y todos coincidieron después en la CAMM. Precisamente, el álbum se ha grabado en Ritmoteca, el nuevo estudio abierto por Carlos Cortés, profesor de guitarra del centro.

Todas son canciones inéditas, cinco llevan la firma de Edu y una la de Nacho, y se grabaron en directo, sin cortes, al más puro estilo de sesión de jazz. Edu enseñó sus composiciones al resto de los compañeros y les «convenció» para embarcarse en este proyecto. Apostaron por un repertorio original, alejado de los estándares de jazz para el debut. «Porque así es más interesante, estamos dando algo nuevo a la gente», dice Edu; «estamos creando», apostilla Guille.

«Dar las gracias, tener gracia»

No fue fácil dar con el nombre, pero tras varias propuestas en un 'brainstorming' de banda, Edu lanzó la definitiva. «Me recuerda a algo importante: dar las gracias, tener gracia. Gracia es una palabra bonita», defiende. No todos lo vieron así al principio («Sonaba a grupo cristiano», bromea su hermano Pablo), pero era cuestión de tiempo. «Me costó una semana convencerme, pero me ha terminado encantando», reconoce Guille.

Los siete, músicos a tiempo completo, aspiran ahora a llevar Gracia Septet a muchos escenarios. Pero son realistas. «Sabemos que la cosa está complicada, y si ya cuatro son multitud para un bolo, siete es más difícil», apunta Nacho. Lo intentarán, incluso se imaginan dando el salto a China donde los hermanos Guzmán vivieron tres años y mantienen algunos contactos. La aventura, de momento, empieza esta noche.

 

Fotos

Vídeos