Los últimos Gritos del pop español

Camisas, corbatas muy finas y pantalones de tiro alto: el último grito. /
Camisas, corbatas muy finas y pantalones de tiro alto: el último grito.

Fuel Fandango, LaMari y Sean Frutos homenajearán al mítico grupo de los 60 en un concierto en Fuengirola

ISABEL BELLIDOMÁLAGA

Todo comenzó, cómo no, entre bastidores. Fue en el camerino del Teatro Echegaray cuando Óliver Sierra (guitarrista, entre otros grupos, de Chambao e hijo del fallecido Pepín Sierra, guitarra principal y arreglista de Los Gritos) aprovechó que tocaba con Javier Ojeda en la presentación de su último disco Barrio de la Paz para proponerle una idea que ya llevaba años rondándole la cabeza: un concierto en homenaje a Los Gritos. Con más razón aún entonces, pues su padre había fenecido hace poco. Ojeda, que ya había organizado tributos a Marisol y a Los Íberos, no se lo pensó dos veces. Que así sea. Bandas y artistas como LaMari (Chambao), Sean Frutos (Second), Fuel Fandango, Irene Lombard, Adolfo (Los Íberos), Celia Flores, Juanrra (Los Caracoles) y Lito (Tabletom) serán algunos de los invitados de un homenaje en el que participarán los propios José Ramón Moreno Muñoz Timmy y Francisco Doblas, los dos componentes vivos del mítico grupo malagueño de los años 60. Será el 10 de octubre en Fuengirola, el municipio donde nacieron todos los integrantes de la banda, excepto el líder alicantino Manolo Galván.

La formación inicial de Los Gritos no fue la clásica. De hecho, se llamaban Los Haltron. Lo formaban Pepín Sierra («el primero en Fuengirola en tener una guitarra eléctrica», cuenta Francisco Doblas), Richard (batería), Miguel (bajista) y el propio Doblas (que desde los once años tocaba la trompeta en la Banda Municipal de Fuengirola), como guitarra principal y arreglista. No sería hasta el 64 cuando se pondría Timmy a las baquetas y entrase Manolo Galván como voz, bajista y capitán del conjunto. Llevaban tres años tocando por toda España hasta que coincidió el fichaje por el sello Belter («el más potente y comercial de España», según Doblas) con su actuación en el Festival de Benidorm, versionando La vida sigue igual, de Julio Iglesias. Resultado: Premio de la Crítica, del Público y Primer Premio del Festival. «Al día siguiente abrimos el telediario», cuenta Doblas. «De un día para otro, pasamos a estar en el número uno y a codearnos con grupos con Los Pekenikes, Los Brincos o Miguel Ríos», añade.

El concierto

Cuándo. Viernes, 10 de octubre, a las 22.00 horas.
Dónde. Palacio de la Paz, Fuengirola. Venta anticipada: 12 euros. Taquilla: 16 euros. Más información: www.entradas.com .
Quién. Javier Ojeda, Óliver Sierra, Fuel Fandango, Tony Cantero, LaMari (Chambao), Roberto Cantero, Lito (Tabletom), Miguel Paredes, Coki Giménez, Adolfo (Los Íberos), Los Ángeles, Sean Frutos (Second), Irene Lombard, Celia Flores, Juanrra (Los Caracoles), Lin Cortés, Pepe Trueno (Supersónicos), Anita Rowe (Hermanas Sister), Maryan Frutos (Kuve), Briatore, Sr. Gris, Rubén Bonilla, Penélope Sierra, Agustín Carrillo, Paco Vílchez.

Pero el servicio militar obligatorio, las inquietudes personales de cada uno de los miembros de la banda y la propia discográfica fueron los detonantes para que el grupo se separase en 1970, según cuenta el que fuera guitarrista principal del conjunto sixtie. «Siempre había alguno en la mili», rememora Francisco Doblas, que además apunta que Belter era «un territorio muy comercial» que sólo les dejaba grabar «la mitad» de sus canciones. Cuenta Doblas que él abandonó el grupo para componer sus propias piezas clásicas. Dejó la púa y el pop a un lado para deleitarse por Bach o Falla, llegando a tocar incluso en la Orquesta Filarmónica Real de Londres. Por su parte, Pepín dejó Los Gritos para casarse, Timmy sigue tocando la batería y Manolo Galván emprendió una exitosa carrera en solitario hasta que falleció en Argentina el año pasado.

Este grupo, influenciado por Los Beatles, Los Brincos o los Rolling Stones, tuvo una carrera corta, «pero muy intensa», comenta Óliver Sierra. Dejaron temas como Veo visiones, Cuidado con las señoras o Adiós verano, adiós amor, que «aguantan genial el paso del tiempo», opina Ojeda. Llegaron a grabar, en total, 24 temas, algunos de ellos reunidos en un solo LP. Doblas, que estuvo a cargo de la parte musical durante la carrera de Los Gritos, afirma que el sonido, a pesar de tener claras influencias de otros grupos, era «muy auténtico». «No se parecía a otros, sobre todo por el estilo italiano de la voz de Manolo Galván y por la fuerza del batería», comenta.

En cuanto al homenaje del día 10, señala Ojeda que variará respecto a anteriores tributos que ha comandado, comenzando por la propia composición de la banda. Están dentro el propio Oliver Sierra como guitarrista, Tony Kantero (Chambao) o Tony Jiménez (Amaral, M Clan). Por su parte, los invitados recrearán el repertorio «de muchas maneras» y dándole «un toque distinto», cuenta Ojeda. Por ejemplo, los marbellís Briatore sacarán partido a su toque sixtie y a su línea mod, más acorde con Los Gritos, pero, por otro lado, «habrá versiones totalmente distintas», apunta Ojeda. Fuel Fandango «le darán un soul de cinco estrellas». Aunque hay unos temas que funcionan «tal cual», hay otros muy orquestados que retocarán de una forma más popera. Pero siempre, «intentando que la esencia del pop de los sesenta permanezca», advierte Sierra. Además, interpretarán canciones que no son originales de Los Gritos, pero que sí versionaron en su momento.

Dice Óliver Sierra de esta banda de un sólo LP que «seguramente nos hemos perdido mucho», afirma. «Todas estos grupos que fueron los primeros en editar LPs al estilo de Los Beatles son los padres de la música en España», afirma. Por su parte, Ojeda opina que «poco a poco se les ha reconocido», gracias a temas como Veo visiones, «emblema de la psicodelia de la época». Sin embargo, Paco Doblas no está de acuerdo. «Siempre que se habla del Festival de Benidorm se atribuye el protagonismo a Julio Iglesias», se queja . El diez de octubre, Doblas volverá a tocar una guitarra eléctrica tras 42 años. Se siente «jóven, contento e ilusionado». Él también se va a dar un homenaje.