El arranque del nuevo curso suena bien

Eskorzo./
Eskorzo.

La agenda de otoño de las salas de conciertos incluye a Eskorzo, The New Raemon, Izal y Fuel Fandango

ISABEL BELLIDO málaga

Muchos coinciden en que este que ahora se va ha sido el verano con más actividad musical en Málaga, y, en grandísima parte, es gracias a los festivales. El nacimiento de algunas macrocitas musicales como 101 Sun Festival o Weekend Beach Festival se suman a otras más veteranas como Ojeando Festival, Canela Party o Fuengirola Pop Weekend, por no hablar del gratuito Soho Málaga Sound (SMS) que en su segundo año batía records de asistencia, con 4.000 personas cada día, según la organización. Pero es en los tres meses estivales, precisamente, cuando las salas de conciertos tienen su temporada más debil. Pero el otoño apela a recintos cerrados, al retorno al centro de la ciudad, a la rutina, a volver a empezar. Por eso, las principales salas de conciertos de Málaga (Velvet, París 15, La Trinchera, Eventual y La Cochera Cabaret) ya tienen planeada la estación que viene y buena parte del invierno para ponerle banda sonora a esta temporada.

Los conciertos del otoño

Eventual: Rap Metal Darknight. 3 de octubre; Eskorzo. 11 de octubre, con Matakalarata; Mala Juntera. 17 de octubre, y Festival Procultura (El Kanka, Rozalén, Mario Díaz y Guillermo Alvah). 24 de octubre.

Velvet: The New Raemon. 26 de septiembre; The Mockers. 30 de septiembre; Holy Fuck. 9 de octubre, y Crudo Pimento. 30 de octubre.

La Cochera Cabaret: Es-puto Cabaret. 3, 4 y 5 de octubre; Shotta. 10 de octubre, con El Gordo Master, El Niño Snake, Skone y Phaboo (showcase); Miguel Noguera. 18 de octubre, y Albert Pla y Diego Cortés. 25 de octubre.

La Trinchera: Saox Dj Set, Little Pepe y Gordo Master. 27 de septiembre; Malaka Youth. 4 de octubre, presentación del nuevo disco; Poncho K. 18 de octubre, y Jammin Dose. 25 de octubre, concierto fin de gira.

París 15: Fuel Fandango. 14 de noviembre; Molotov Jukebox. 21 de noviembre, primera gira en España; Izal. 22 de noviembre, concierto fin de gira, M Clan. 26 de diciembre.

La Sala Eventual, por ejemplo, la comienza de estreno. Y es que Ismael Béjar ha aprovechado las vacaciones para duplicar su capacidad hasta las 1.200 personas de aforo. La intención inicial era cubrir un déficit que existía en la ciudad: una sala que fuese apta para un aforo intermedio, que estuviera preparada para un grupo con capacidad de convocar en torno al millar de personas. Aunque esto, según cuenta Iñaki Serrano, nuevo programador de la sala, es complicado actualmente. «Hay bandas que meten 300 personas y otras que meten 2.000», explica Serrano. «No hay término medio», concluye. Ante esto, Iñaki Serrano tiene clara su propuesta. La sala lleva sin tener una programación activa un tiempo, pues se financiaba sólo con el alquiler de las salas de ensayo, según cuenta Serrano. Sin embargo, él llega dispuesto a «meter caña». Ya tienen cerradas catorce actuaciones de aquí al 31 de diciembre («más que en todo el año pasado», revela Serrano), entre las que destacan Eskorzo, que estrenan disco y tocará el 11 de octubre, Mala Juntera el 17 y el día 24 se celebrará el primer Festival Procultura con Rozalén, El Kanka, Mario Díaz y Guillermo Alvah. En cuanto a fechas más cercanas, la noche del 3 de octubre será la del Rap Metal Darknight.

Tanto Velvet como La Cochera Cabaret tienen este año un objetivo claro: consolidarse. La primera puede presumir de contar con la programación más activa de todas las salas de la ciudad desde que cambió de ubicación (ahora está en calle Comedias), siendo también de las más interesantes y alternativas. Sin salirse del 'indie' (entendido como música independiente, del 'do it yourself'), la sala piensa seguir tocando todos los estilos. Pese a esto, y aunque esperan una temporada fuerte, los conciertos siguen siendo «deficitarios», según Alberto Jiménez, su programador. «La discoteca es lo que mantiene viva la programación», explica. Pretenden aprovechar el tirón de «los festivales», pues parece que «ahora la música le interesa más a la gente», lo que Jiménez atribuye a «modas». Sea por lo que sea, aquí van los platos fuertes de Velvet: entre los grupos internacionales destacan The Mockers (30 de septiembre), Holy Fuck, que estarán acompañados por Jupiter Lion (9 de octubre) y Laetitia Sader, exvocalista de Stereolab, acompañada por Ultrarouge (11 de noviembre). En cuanto a la oferta nacional, sobresalen The New Raemon (26 de septiembre), Señores (2 de octubre), Neuman (18 de octubre), Crudo Pimento (30 de octubre) y María Rodés (8 de noviembre). Pero Velvet no se olvida de las bandas locales, como Modo Bélica (2 de octubre), The Hairy Nipples (4 de octubre), London Avenue (10 de octubre)o Pepe Lamour y& La Chicolini Orquesta (28 de noviembre).

La cochera más animada

Tras la reciente celebración de su segundo aniversario, La Cochera Cabaret sigue apretando tuercas culturales. La sala de los Guindos tiene el otoño y el invierno más o menos planeado y Salva Reina, 'Chucky', cómico, actor y fundador del espacio asegura que van «en línea ascendente, aprendiendo y con mucha ilusión». Tienen entre 250 y 280 actuaciones por año, y este no va a ser menos. Puesto que es imposible crecer cuantitativamente, «la idea es seguir creciendo en cuanto a calidad». Siguen apostando por una programación en la que caben tanto música, como teatro y monólogos, y señala Chucky que para este nuevo ciclo tienen «acuerdos con compañías malagueñas» que estrenarán sus obras en este espacio multidisciplinar. Además de estar en negociaciones para traer a Dani Rovira, el 27 de septiembre será Miguel Lago quien haga reír, siendo el turno de Es-puto Cabaret los días 3, 4 y 5 de octubre. Shotta rapeará el 10 de octubre, Javier Ruibal actuará el 11 y Marwan el 24. Más adelante, Miguel Noguera e Ignatius Farray mostrarán su peculiar humor que roza el absurdo (el primero el 18 de octubre y el segundo el 15 de noviembre), tocará Albert Pla con Diego Cortes (25 de octubre), Tomasito (31 de octubre), Andrés Suárez (1 de noviembre), Motel Caimán (8 de noviembre), Pekenikes (13 de diciembre) y Tabletom (19 de diciembre).

Apuesta por lo local

La Trinchera, por su parte, pretende seguir en su línea. Conciertos heterogéneos combinados con fiestas y con una gran apuesta por la música local. «Hay grupos muy buenos que están despuntando», comenta Alejandro Granizo, uno de los programadores de la sala del Polígono de La Estrella. A nivel musical, Granizo califica la temporada pasada de «positiva», por el «gran nivel» de los «grupos nacionales e internacionales que vinieron». En cuanto al balance económico: «lo comido por lo servido». «La situación actual es complicada, pero seguiremos al pie del cañón para que todo tipo de público pueda disfrutar de una buena programación». ¿Qué trae, entonces, La Trinchera? Entre las citas más destacadas está el concierto de Saox Dj Set con Little Pepe & Gordo Master el 27 de septiembre, la presentación del nuevo disco de Malaka Youth el 4 de octubre, Directos Gravity el 17 de octubre (con los grupos Jackal Pack, N.I.P.S. y The Pliers), Poncho K al día siguiente, las Jornadas Jamaicanas (24 de octubre) y el concierto de fin de gira de Jammn Dose (25 de octubre).

La sala de conciertos privada más grande de España, según Gerardo Narváez (uno de los programadores de París 15), ofrecerá una programación «bastante compensada» que alternará conciertos con fiestas de electrónica, que «gozan de mejor salud a nivel económico». Hasta 3.720 personas pueden acceder a la sala, que traerá esta temporada a The Cops, tributo a The Police (3 de octubre), la fiesta delveintiún aniversario de Satisfaxion (10 de octubre), Costa del Rock Fest, con Denyse y los Histéricos, Renegades, Perversion e Invaders (24 de octubre) o Molotov Jukebox (21 de noviembre). Otros grupos que han anunciado su actuación en la sala son Izal (22 de noviembre), Fuel Fandango (14 de noviembre) y M Clan (26 de diciembre). Narváez, además, asegura que están pensando en «cosas internacionales muy interesantes».

Ahora que Málaga parece posicionarse como una de las grandes sedes de festivales veraniegos, los gestores culturales albergan esperanzas de que también se consiga esa ansiada y verdadera cultura de conciertos en salas, que no entiende de estaciones. Ni de modas.