El Museo de Málaga salda (a medias) su deuda con Berrocal

El Museo de Málaga salda (a medias) su deuda con Berrocal

La Aduana dedicará una exposición al escultor malagueño, ausente en las colecciones de la institución

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

En ocasiones la carga sentimental de un acontecimiento queda destilada en una o dos palabras. «Por fin hay una presencia de Berrocal en un museo de Málaga». Y ese «por fin» pronunciado esta mañana por la viuda de Miguel Ortiz Berrocal y presidenta de la Fundación Escultor Berrocal, Cristina de Braganza, da cuenta de una iniciativa comenzada y frustrada en diversas ocasiones durante las últimas cuatro décadas, tiempo que han visto pasar, primero, el escultor malagueño y después sus descendientes sin ver la obra del autor incluida en las colecciones de las principales instituciones artísticas de su tierra. Sí está en el MoMA de Nueva York y en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Pero aquí no. Ahora el Museo de Málaga salda esa deuda, aunque sea a medias, dedicando su primera exposición temporal a este artista que, sin embargo, no figura en sus colecciones.

La obra de Miguel Ortiz Berrocal (1933-2006) llegará al palacio de la Aduana entre septiembre y octubre en un montaje que ofrecerá diez esculturas de su serie 'Almogávares' en el patio interior del edificio. La iniciativa es fruto del acuerdo entre la Junta de Andalucía, la Fundación Escultor Berrocal y la Obra Social La Caixa, que esta mañana han firmado y presentado el convenio de un año de duración. El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha presentado a Berrocal como «uno de los mejores escultores contemporáneos de Andalucía». Un «malagueño de referencia», en palabras del consejero, que «lamentablemente no tiene mucha presencia en los museos de la ciudad».

Y preguntado por este periódico justo sobre la posibilidad de que el Museo de Málaga incorpore en sus fondos alguna obra de Berrocal, el consejero ha argumentado: «Este museo, sus colecciones, no van en la dirección de lo que es el arte que ha desarrollado Berrocal, tenemos pintura del XIX malagueño y tenemos la colección arqueológica, pero sí queremos a través del programa artistas invitados o las temporales que posteriormente haga el museo dar cabida al arte contemporáneo».

Sin embargo, tanto la colección del Museo de Málaga, como su actual exposición permanente sí incluyen obras de artistas malagueños contemporáneos. Eugenio Chicano, José Seguiri, Elena Laverón, Francisco Jurado, Juan Béjar y Francisco Peinado son algunos de los autores coetáneos (incluso posteriores) a Berrocal que sí están representados en los fondos y en el discurso del museo provincial, que llega hasta la nueva figuración malagueña de los años 80, incluso al arte combativo del colectivo Agustín Parejo School de los primeros años 90 del siglo pasado.

Mientras llega (o no) la obra de Berrocal de manera permanente al Museo de Málaga, sus esculturas permanecerán en la Aduana durante un año, en virtud del acuerdo firmado esta mañana. El documento establece que la Consejería de Cultura «aportará 11.300 euros para la realización del proyecto expositivo y para cubrir los gastos de desmontaje y transporte de vuelta de las piezas, además de aportar los recursos humanos y materiales necesarios para el buen desarrollo de la exposición y de garantizar las condiciones de seguridad y vigilancia de las obras». Por su parte, la Obra Social La Caixa destinará 25.000 euros «para facilitar en condiciones óptimas la exhibición de las obras escultóricas de Berrocal y cubrir el transporte de ida, el seguro, el montaje y la elaboración de material de comunicación necesario para la exposición».

La viuda de Miguel Ortiz Berrocal se ha detenido esta mañana en la serie que tomará la planta baja de la Aduana a partir del último trimestre del año. «Es una obra de de madurez. Berrocal empieza en 1954 y estas son empezadas en el 81 y expuestas por primera vez en 1984 en el Palacio de Velázquez de Madrid en su primera antológica tras salir del país durante 40 años», ha recordado Cristina de Braganza sobre las imponentes esculturas que pudieron verse en el centro histórico de la capital hace ahora una década.

La presidenta de la Fundación Escultor Berrocal ha recordado que estos torsos de guerreros ilustran el interés del artista malagueño con la escultura desmontable. No en vano, cada obra está compuesta de una quincena de piezas y guarda en su interior un yunque. «Encontramos un yunque en un viaje a las Ardenas belgas y descubriendo estos yunques (Berrocal) volvió a interesarse en incluir en su obra objetos encontrados como había empezado a hacer en los años 50. De ahí surgió esa idea del 'Despera ferro' (Despierta hierro) de los almogávares», rememoraba esta mañana Cristina de Braganza.

«Hace muchos años era el director de la única oficina en la comarca de Antequera y empecé a escuchar sobre este proyecto que me parecía espectacular: traer a su tierra a un artista universal», ha compartido esta mañana el director territorial en Andalucía oriental y Murcia de Caixabank, Juan Ignacio Zafra, en alusión al museo dedicado al artista que abre sus puertas en Villanueva de Algaidas.

Desde allí partirán los diez guerreros de Miguel Ortiz Berrocal que ocuparán el Museo de Málaga. Aunque sea en el vestíbulo. Aunque sea por un año.

 

Fotos

Vídeos