Muñoz Rengel: «Los textos sagrados también son literatura fantástica»

Muñoz Rengel, en el centro, junto a los escritores Pablo Aranda (derecha) y José Antonio Mesa Toré. /F. Palacios
Muñoz Rengel, en el centro, junto a los escritores Pablo Aranda (derecha) y José Antonio Mesa Toré. / F. Palacios

El autor de 'El gran imaginador' departe con sus lectores acerca de su obra y la de los escritores que le han influenciado

FERNANDO MORGADO

Juan Jacinto Muñoz Rengel (Málaga, 1974), pasó tres años encerrado en su casa de Madrid para terminar su novela 'El gran imaginador'. Durante ese tiempo en el que se levantaba a las cinco de la mañana para escribir y volvía a la cama ya de madrugada, Muñoz Rengel confiesa que hubo momentos «en los que no veía al lector». Perdió de vista el objetivo de su trabajo. Por eso ayer, durante su intervención en el ciclo 'Un café cargado de lecturas' –organizado por el Aula de Cultura de SUR y el Centro Cultural Generación del 27– agradeció personalmente a los presentes que se interesasen por su obra y renovasen su ilusión por volver a encarar la difícil tarea de ponerse delante de la hoja en blanco.

El interesante coloquio que se estableció entre el autor y sus lectores malagueños, dirigido por los directores del Aula de Cultura de SUR, Pablo Aranda, y el Centro Cultural Generación del 27, José Antonio Mesa Toré, se centró especialmente en el género preferido de Muñoz Rengel, que él define como «literatura imaginativa». Una etiqueta que engloba «todo aquello que se enfrenta al realismo» y que cuenta con una tradición igualmente antigua.

«Los textos sagrados son literatura fantástica», ejemplificó el escritor malagueño. «Nuestra cultura se ha basado en materia fantástica, desde la pequeña superstición a la mitología. Pero si lo llevamos demasiado lejos podemos acabar dudando de todo. El autoengaño forma parte de nuestro subconsciente, es un filtro necesario. La ficción es la única herramienta del ser humano para enfrentarse al mundo» explicó Muñoz Rengel al público que se desplazó hasta el hotel Molina Lario.

«A todo escritor le gustaría ver su libro adaptado al cine, pero depende del resultado»

Sobre la imaginación que tan importante papel juega en su literatura, el escritor trató de explicar cómo funciona la mente que crea una novela como 'El gran imaginador': «La imaginación sale de muchos sitios diferentes. Casi todos los grandes autores han tenido una obsesión. Una vez existe esa deformación en ti, todo lo que te afecta pasa por ese filtro. El escritor debe estar absorbiendo sensaciones y completando su propio catálogo continuamente».

Conciliación

Juan Jacinto Muñoz Rengel se mostró muy orgulloso por ser uno de los pocos autores malagueños que han pasado por el ciclo. Su vida en Madrid ha cambiado por completo desde el nacimiento de su hija, Valentina. «Es tan complicado conciliar que los dos próximos libros que publicaré los escribí antes del parto. Valentina absorbe toda mi energía, pero he vuelto a imponerme un horario de escritura», añadió. La influencia de Cervantes en su obra ocupó una buena parte de la charla, pues en 'El gran imaginador' hay referencias directas a 'Don Quijote'. «Cervantes hace todo lo que se podía hacer entonces en la literatura en un solo libro, en silencio y en la pobreza. Me interesa especialmente cómo, tras volver de su cautiverio en Argel, construye su marca personal para entrar en los círculos literarios», apuntó Muñoz Rengel.

Aprovechando la celebración del Festival de Málaga, un lector le preguntó por los posibles proyectos cinematográficos derivados de su obra. «A todo escritor le gustaría ver su libro adaptado al cine, pero depende mucho del resultado», zanjó, no sin antes desvelar que ha recibido más de una oferta para adaptar 'El asesino hipocondríaco'.