Un mundo de prensa de pago

Un mundo de prensa de pago

Los medios de todo el hemisferio occidental van diciendo adiós al 'gratis total'

SUR

El futuro de la prensa digital es de pago. De hecho, se podría decir que el presente ya lo es. Los medios de comunicación de todo el mundo están desde hace años diciendo adiós al modelo del 'gratis total'. Y lo están haciendo rindiéndose a una realidad: el mundo digital no está siendo lo que muchos auguraban.

Más...

Sí, la publicidad en internet sigue su escalada, y por ejemplo en Estados Unidos ya genera más dinero que el resto de los soportes. Pero el problema es que esa publicidad está bajo el duopolio de Facebook y Google, dos gigantes que se llevan más del 90% del aumento publicitario.

Esta dura realidad ha llevado a que aquellos medios que lo fiarontodo al tráfico (gigantes comoBuzzFeed, que cifran sus audiencias en decenas de millones) están pasando apuros y despidiendo personal, o acabando revendidos por una fracción del que se suponía que ibaa ser su valor. La publicidad, pues, no paga lo que el periodismo de calidad (ése que es la única defensa contra el imperio de las fake news) cuesta producir.

La cuestión es una cierta novedad en España (aunque hay medios que han levantado sistemas de pago desde hace ya años) pero en absoluto lo es en el resto de los países del primer mundo. Así, el 78% de los diarios estadounidenses tiene ya algún tipo de sistema de este tipo levantado, incluyendo por supuesto a los más grandes, como el New York Times, el Washington Post o el Wall Street Journal. No es en absoluto una singularidad americana. Si lo que pasa en EEUU llega con retraso al otro lado del Atlántico, se puede dar por superado ese retraso. Francia, Alemania o Reino Unido ya tienen sus principales cabeceras en internet protegidas por un muro de pago, aunque la variedad de fórmulas sigue siendo la propia de una industria incipiente.

En Francia, por ejemplo, Le Monde ya supera los 175.000 usuarios de pago, y Le Figaro ronda los 100.000. En Reino Unido, donde The Times fue pionero en este camino, se ha establecido ya una clara dicotomía entre prensa 'seria' de pago y sensacionalistas gratuitos. En Alemania, medios como en Die Zeit o Handelsblatt siguen el mismo camino. Por su parte, en Suecia, el 30% de los internautas paga por leer noticias.