Miguelito y Rafael León, a hombros pero se quedan sin pasar a la final

Miguelito, en el inicio de faena al segundo./Eduardo Nieto
Miguelito, en el inicio de faena al segundo. / Eduardo Nieto

Seis orejas se cortaron en la última semifinal, marcada por el desclasado juego de los novillos de Santiago Domecq

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Por segundo día consecutivo la puerta grande Manolo Segura de La Malagueta se abrió para que cruzaran a hombros por su dintel el valenciano Miguelito y el malagueño Rafael León. Un triunfo que, sin embargo, no fue determinante para estar hoy en la final ya que el jurado no valora exclusivamente los trofeos conseguidos sino otros aspectos como la madurez o los conocimientos.

El festejo

Lugar
La Malagueta.
Ganadería
Erales de Santiago Domecq, bien presentados, mansos, desclasados y sin fuerza; el mejor, el sexto.
Alumnos de Escuelas Taurinas
Álvaro Seseña (Madrid): oreja; Miguelito (Valencia): dos orejas; Jorge Pérez (Valencia): vuelta tras aviso; Joao D´Alva (Vilafranca de Xira): ovación tras aviso; Rafael León (Málaga); y Fran de Vane (Albacete): oreja.
Incidencias
Tercera semifinal del XIII Certamen Internacional de Escuelas Taurinas 'La Malagueta'. Más de media entrada en los tendidos en tarde de temperatura agradable.

Miguelito y León cortaron dos orejas cada uno, mientras que una se llevaron al esportón el madrileño Álvaro Seseña y el albaceteño Fran de Vane en una tarde marcada por el desclasado juego de las reses de Santiago Domecq, que, además adolecieron de falta de fuerzas.

Miguelito consiguió los trofeos en el segundo de la tarde, al que recibió con dos largas de rodillas y verónicas voluntariosas. Tras un vistoso inicio de faena por bajo, con la rodilla en tierra, construyó un trasteo en el que tuvo la virtud de torear siempre a media altura para evitar que el burel doblara las manos. El valenciano demostró oficio y templanza. Mató de una estocada casi entera tendida.

En el quinto y con el público entregado, Rafael León paseó dos apéndices. El malagueño trazó unas estimables verónicas en el recibo con el capote al eral de más cuajo del encierro. Brindó a los responsables de la Escuela Taurina de Málaga, Fernando Cámara y Óscar Plaza, una faena en la que dejó constancia de que tiene un buen concepto del toreo pero no pudo redondear la actuación ya que el burel, que soltaba la cara, no se entregó. Dejó media estocada.

Álvaro Seseña se llevó una generosa oreja del bonancible público malagueño tras una actuación que comenzó con variedad en el capote (una larga cambiada, verónicas de rodillas y chicuelinas) y una faena iniciada de hinojos y que fue muy irregular por las condiciones del animal. Sufrió dos volteretas sin consecuencias. Dejó un pinchazo antes de cobrar un estoconazo.

Un apéndice fue al esportón de Fran de Vane ante el mejor eral del encierro, el sexto, que fue un animal pronto y con una embestida alegre y humillada. El albaceteño lo entendió y construyó una faena de menos a más con buenas tandas ligadas por ambas manos. Con la espada estuvo mal: dos pinchazos antes de dejar una estocada ligeramente desprendida.

Jorge Pérez contó con el apoyo incondicional en el tendido de las monjas con las que se ha criado. El valenciano derrochó pundonor y entrega durante toda la actuación, donde consiguió algunos muletazos sueltos estimables. Terminó con manoletinas de rodillas donde el burel le apretó. Dejó un pinchazo antes de cobrar un bajonazo.

Joao D'Alva tuvo enfrente un novillo exigente y con dos pitones veletos que imponían. El portugués estuvo bullidor con el capote, sobresalió en las banderillas, sobre todo en el segundo par, y con la muleta estuvo firme y demostrando capacidad ante un animal nada fácil. Con los aceros estuvo mal.

Miguel Ángel Aguilar, Jorge Martínez y Passalacqua, en la final

Miguel Ángel Aguilar, del Centro Internacional de Tauromaquia y Alto Rendimiento (Citar), de la primera semifinal; Jorge Martínez, de Almería y Álvaro Passalacqua, de Málaga, que actuaron en la segunda, son los tres finalistas y harán esta tarde el paseíllo para lidiar un encierro de Juan Pedro Domecq. Entrada gratis.

 

Fotos

Vídeos