Mérida y Repullo: la atracción de los contrastes

Chico Repullo y Andrés Mérida reúnen sus creaciones en el Museo de Nerja./Eugenio Cabezas
Chico Repullo y Andrés Mérida reúnen sus creaciones en el Museo de Nerja. / Eugenio Cabezas

Ambos autores vuelven a trabajar juntos en el Museo de Nerja en un proyecto programado hasta el 9 de septiembre

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Se conocen desde hace años, aunque tardaron un poco en juntarse para crear a cuatro manos. Fue hace casi una década, entre copas, cuando se les ocurrió la idea: uno de ellos esculpiría un toro y el otro lo pintaría, todo en directo, a la vista del público, durante la Noche en Blanco de 2009. Desde entonces, el pintor Andrés Mérida y el escultor Chico Repullo han colaborado en diversos proyectos y ahora vuelven a juntarse en la muestra estrenada ayer en el Museo de Nerja.

«Son obras muy distintas, pero creo que se llevan muy bien. Chico ofrece esculturas muy reflexionadas y con unos acabados muy pulidos, frente a mis obras que son más intuidas, sobre todo en esta etapa más reciente en la que estoy trabajando sobre el garabato. Es un contraste fuerte que me gusta mucho», avanza Mérida, que reúne en esta ocasión más de 30 creaciones entre pinturas, dibujos y obras digitales.

La exposición

Artistas
Andrés Mérida y Chico Repullo
Lugar
Museo de Nerja
Fecha
Hasta el 9 de septiembre
Horario
Los meses de julio y agosto, de 9.30 a 19.30 horas. En septiembre, lunes, martes, miércoles y domingos, de 9.30 a 16.30 horas; jueves, viernes y sábados, de 9.30 a 19.30 horas

«Es casi mejor que seamos distintos, porque si no el discurso resultaría más aburrido», glosa Repullo, que en la exposición programada hasta el 9 de septiembre combina su trabajo en varias series diferentes. «Se trata de una colección de 36 piezas. El resultado final es muy ecléctico, pero estoy muy satisfecho con la manera en la que lo hemos resuelto, porque creo que ofrece la evolución de mi obra, dentro de la coherencia que he intentado mantener estos años», acota.

Repullo se mantiene fiel a los «acabados muy puros» de sus piezas, marcadas por las líneas sinuosas de guitarras y estructuras tubulares. Frente a ellas, Mérida despliega sus indagaciones formales a través del garabato. «Se trata de un recurso que cada vez se acentúa más en mi obra, a menudo de manera casi inconsciente. Empiezo una pieza y poco a poco noto cómo se me va la mano», comparte Mérida.

El pintor mantiene el interés por asuntos centrales en su producción como el flamenco, las escenas religiosas y la danza, si bien se abre a nuevos temas como en la pieza 'El rescate', donde aflora la doliente realidad de la violencia sobre las mujeres. «He notado que me voy acercando a asuntos que tienen más relación con la vida cotidiana y hasta eso creo que guarda relación con este trabajo a partir de los garabatos», sigue el artista, que el próximo mes de octubre emprenderá su segundo periodo de larga estancia en Nueva York en busca de «nuevos horizontes» para su obra.

Regreso a Nueva York

«Siempre viene bien un cambio de aires y voy a intentar abrir de nuevo mercado allí. Tuve una experiencia muy buena en mi primera estancia en Nueva York y vamos a intentar repetirla», añade Mérida, cuya vocación internacional también guarda relación con Repullo, ya que ambos realizaron juntos un proyecto artístico en México.

Ahora, Mérida y Repullo vuelven a reunirse en el Museo de Nerja. «Ya casi somos pareja... Aunque sea pareja de arte», bromea Mérida. Y en las parejas, ya se sabe, a veces gusta que el otro no se parezca demasiado a nosotros. Eso siempre le da más vidilla al asunto.

Temas

Nerja

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos