El menor uso del preservativo dispara las tasas de enfermedades de transmisión sexual

Sanidad quiere fomentar el uso del condón entre los jóvenes frente al repunte de la gonorrea, la sífilis o la clamidia

DOMÉNICO CHIAPPEMADRID.

En cuanto al contagio de enfermedades como el VIH, el sífilis o la gonorrea, España sigue la misma tendencia que advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe reciente. La cantidad de población, en especial jóvenes, que se contagia está en alza. Si en 2015 eran 5.500 personas, en 2017 fueron 8.200, según datos del Centro Nacional de Epidemiología. Un aumento del 49% que no incluye las infecciones de VIH, estables en unos 3.000 diagnósticos nuevos anuales. «Se trata de una epidemia global», alerta Pilar Aparicio Azcárraga, directora general de Salud Pública. «Las tendencias y los datos globales nos permiten establecer las medidas prioritarias para una estrategia contra estas enfermedades de transmisión sexual».

Las más frecuentes son gonorrea, sífilis y clamidia. Desde 2010, la infección por gonorrea registra un «incremento continuado, con una subida anual del 26% en 2013 y 2017, y las de la sífilis y la clamidia son muy similares», aseguró María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ayer durante la presentación de la campaña #SiemprePreservativo, dirigida a los jóvenes. «Debido a la baja prevalencia en décadas anteriores, sólo nombrar estas enfermedades parece anacrónico. Pero su incremento es muy considerable». Los datos del Ministerio de Sanidad indican que la transmisión sucede sobre todo en los jóvenes. De ahí que la campaña -que es «como la vida misma», describe Carcedo-, busque acercarse a esta franja de población que se inicia en las relaciones sexuales a los 15 años en promedio.

El descenso del uso del condón tiene un «correlato» con el aumento de las infecciones de enfermedades de transmisión sexual, señala Carcedo. «El preservativo es un mecanismo barrera para evitar la infección», dice la ministra. «Cómo se aproximan los jóvenes a las relaciones sexuales es clave. Cuando se les pregunta por los métodos anticonceptivos aseguran conocer el preservativo. Sin embargo hacen un menor uso de él. En 2018, el 75% de la personas entre 15 y 18 años reconocía usar el preservativo, pero en 2002 era el 84%».

Los adolescentes no usan el preservativo por ideales románticos o por roles de género

En términos globales, la OMS calcula que hay «un millón de nuevos casos al día». Una semana antes de la presentación de la campaña, la OMS había alertado de esta epidemia silenciosa. Gonorrea, sífilis, clamidia y tricomoniasis han atacado a una de cada 25 personas entre 15 y 49 años infectadas en todas las regiones del mundo. La mayoría no sabe que está infectado, ya sea por la ausencia de síntomas o por la levedad de la sintomatología. Los adolescentes no usan preservativo por ideales románticos,porque carecen de habilidades para una negociación efectiva o por roles de género».