El día que Malévich se orinó en Manet

'Sociedad con sombreros de copa' (1908)./
'Sociedad con sombreros de copa' (1908).

El Museo Ruso de Málaga exhibe una singular pieza donde el artista ruso parodia el estilo del impresionista francés

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

En la juventud era aficionado a la ironía y esa querencia la llevó sin demasiado disimulo a su carrera artística que por entonces empezaba a despuntar. Y aunque había cultivado la pincelada suelta de los impresionistas en aquellos años iniciales, se volvió sobre uno de los popes de aquella corriente para brindarle un homenaje cargado de sátira. El guiño malévolo aparece en un pequeño cuadro que ahora exhibe la Colección del Museo Ruso de Málaga, casi a modo de pequeña gamberrada en medio de la extraordinaria exposición dedicada a Kazimir Malévich.

Porque en las primeras salas del montaje instalado en los pabellones de Tabacalera espera 'Sociedad con sombreros de copa' (1908). La escena pretende recrear las estampas campestres cultivadas por los impresionistas; en particular, el célebre 'Almuerzo en la hierba' (1863) de Eduoard Manet. Claro que al fondo de tan bucólico motivo aparece un hombre orinando.

Foto de Malévich.
Foto de Malévich.

«El gusto de Malévich por la parodia y la agudización se refleja, especialmente, en otras obras tempranas. 'Sociedad con sombreros de copa' es claramente una respuesta al famoso cuadro de Édouard Manet. Sin embargo, a pesar de que se sirve de un motivo que recuerda al lienzo del pintor francés, Malévich introduce en su composición a un hombre orinando (de pie a lo lejos), lo que dota a esta pequeña obra de originalidad respecto al modelo clásico. Este cuadro puede considerarse, sin duda, una de tantas bromas del joven genio», explica la vicedirectora del Museo Estatal de Arte Ruso de San Petersburgo, Eugenia Petrova, en el catálogo que acompaña a la exposición que podrá visitarse en Málaga hasta el 3 de febrero.

Autorrerato de Malévich.
Autorrerato de Malévich.

Y no es el único cuadro irreverente de Malévich colgado ahora en Málaga. La exposición que le dedica la Colección del Museo Ruso incluye otra pequeña malicia: 'Vaca y violín' (1913). Se trata de una composición de fondo cubista en la que el artista ruso inserta en primer plano los dos elementos que dan título a la pieza y que aquí aparecen con una factura realista. Con esta pirueta, el artista ruso quería incidir en una idea que cruza toda su obra: la pretensión de cualquier artista de captar la realidad -tanto la personal como la de su tiempo- es una pura pantomima, porque la realidad es inasible, una ilusión.

El propio autor realizó una inscripción en el reverso de este cuadro para presentar su obra: «Comparación alógica de dos formas, 'violín y vaca', como elemento en la lucha contra la lógica, el orden natural, la interpretación pequeñoburguesa y el prejuicio». Y tirando de ese hilo, Petrova cierra: «Solo a través de la imagen, considera Malévich, el artista trasladará sus ideas hasta el espectador. Por eso, opinaba, lo más importante no es lo que se representa, sino cómo».

A veces, incluso, tirando de un espíritu un poco gamberro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos