Una malagueña en el West End de Londres

Julia Ruiz estudió canto, baile e interpretación en ESAEM./Dilesh Solanki
Julia Ruiz estudió canto, baile e interpretación en ESAEM. / Dilesh Solanki

Julia Ruiz da el salto al potente circuito de los musicales anglosajones con un montaje sobre la vida de Gloria Estefan

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Malagueña residente en Londres, atiende al teléfono recién llegada de París donde ha impartido un 'workshop' de baile latino. Le apasionan la danza y los viajes, los dos ejes de su vida actual. Pero tras cuatro años trabajando cada poco en un lugar diferente del mundo y haciendo un 'casting' tras otro, Julia Ruiz agradece la «tranquilidad» que da un contrato de, como mínimo, un año y medio. La joven malagueña se incorpora al elenco de 'On your feet!', el musical sobre Emilio y Gloria Estefan que el 14 de junio se estrena en el London Coliseum. Con 2.359 butacas, es el mayor teatro de la capital inglesa y una referencia en el West End, la cuna europea de las artes escénicas.

Julia Ruiz da el salto al potente circuito anglosajón de los musicales con una producción importada directamente desde Broadway, donde ha permanecido cinco años en cartel. «Es una oportunidad muy grande. Una vez que entras en el círculo de los musicales es más fácil moverse de uno a otro, e incluso ir a Broadway. Es la ocasión de que me conozcan y poder demostrar todas mis ganas», asegura la joven fuengiroleña, de 23 años.

Lleva cuatro viviendo en Londres, en un piso compartido para afrontar los costes de la City, y sin parar de trabajar. Nada más instalarse en Inglaterra entró a formar parte del cuerpo de baile de 'La Traviata' de Verdi en el Royal Opera House, una producción lírica que se repone durante dos meses cada año y que ha compaginado con la labor docente y con empleos esporádicos como bailarina.

Con Gloria Estefan

Ahora lo ha dejado todo por 'On your feet!', que se instalará dos meses y medio en el London Coliseum para girar después por Inglaterra e Irlanda. Ambientado en Cuba, el musical cuenta la historia de amor de Emilio y Gloria Estefan y el ascenso a la fama de la cantante con sus populares canciones como banda sonora. Lo lleva al Reino Unido la misma productora norteamerincana que lo puso en marcha en EE UU, incluso con la misma protagonista. Julia Ruiz será una de las bailarinas principales del montaje ('ensemble' le llaman), en el que está muy implicado el matrimonio Estefan. La reina del pop latino, de hecho, participó en el proceso de selección de artistas y estuvo en la prueba final en la que Julia cantó acompañada por un piano. «La miré a los ojos y le dije que era un orgullo poder demostrar lo que tenía dentro para ella», apunta. Buscaban un perfil mediterráneo y versátil: aquí hay que cantar, bailar y actuar. Formada en todas esas disciplinas en la Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga (ESAEM), la malagueña lo baila prácticamente todo: desde el ballet al contemporáneo, pasando por el jazz, el latino y el hip hop. «Cuanto más camaleónico seas, más puertas se abren. Nunca quise centrarme en un solo estilo, me apasiona la danza en sí y cada baile me transmite una energía diferente», detalla.

En su currículum figuran hasta catorce títulos en campeonatos nacionales y europeos de danza: se hizo con el primer puesto en el europeo de baile de salón (tres veces), en el español de vals, tango y pasodoble y en el de danza española; quedó segunda en el europeo de salsa y en el de rock and roll y chachachá; y se subió al podio del campeonato británico de bachata. Y eso que entró en contacto con la danza a una edad tardía, a los 14 años.

Siguió desde la distancia los 'casting' en ESAEMpara el musical que inaugurará el Teatro del Soho de Antonio Banderas en octubre, 'A chorus line'. No se presentó, ya tenía sobre la mesa el contrato con la producción de Londres, pero se «alegra» de las oportunidades que se están abriendo en Málaga para los artistas. Ella, de momento, no vuelve. «En España no se valora bien el arte, ni hay mucho trabajo», lamenta la joven.

«A la aventura»

Se ha buscando un hueco en la competitiva escena londinense, con otra cultura, otro clima y otro idioma que apenas controlaba cuando llegó (y ahora habla a la perfección). «Ha sido duro, pero llevo cuatro años muy centrada en intentar mejorar y aprender todos los días», asegura. De hecho, llegó con 19 años «a la aventura», sin empleo y tras decidir quedarse en la ciudad el último día de una estancia de verano en la capital inglesa. «Y es la mejor elección que he tomado nunca. Echo de menos el buen tiempo, la comida y la familia, pero trabajo duro por demostrarle a mis padres que merece la pena estar lejos de ellos y para que estén orgullosos de mí», declara.

Y, además, le encanta lo que hace. Aunque esté a dos mil kilómetros de casa y haya escuchado más de un 'no' en las muchas audiciones que ha hecho, el resultado es muy «satisfactorio». «Puedo cumplir mi sueño y hacer todos los días lo que me emociona. No siento que estoy trabajando. Cuando me levanto me voy a bailar, a un 'casting', a un ensayo o a entrenar. No hay un día que me sienta cansada. ¡Me gusta tanto!», exclama.