Samanta Schweblin reflexiona sobre la tecnología y la intimidad en su novela 'Kentukis'

Samanta Schweblin, en una imagen de archivo./EFE
Samanta Schweblin, en una imagen de archivo. / EFE

«No somos conscientes de hasta dónde podemos llegar con dos clics», asegura la autora argentina

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

¿Cuáles son los límites morales a la hora de entrar en la intimidad de otras personas a través de la tecnología? La respuesta a esta pregunta pueden tenerla unos robots con forma de animales, los 'kentukis', protagonistas de la nueva novela de la escritora argentina Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978). 'Kentukis' (Literatura Random House) reflexiona sobre un mundo hipertecnologizado en el que sus habitantes entregan sus vivencias más personales a desconocidos que además están en la otra parte de la Tierra a cambio de unos 'me gusta', un mundo que, sin embargo, no es utópico, como ocurre en las novelas de ciencia-ficción, sino que es muy real: es el mundo de hoy, que, a juicio de la autora, «está descontrolado».

En la novela, los usuarios de estos muñecos pueden elegir entre ser ser amos de 'kentuki' o 'kentukis' , es decir, entre mirar o ser mirados. «No es una historia sobre grandes corporaciones que tienen todo el poder, sino sobre una señora que está en su cocina», asevera. «La tecnología está avanzando muy rápido y no nos da tiempo a pensar sobre ella. Pero yo no creo que la tecnología sea un problema, no me parece que sea mala en sí; el problema está en los seres humanos, que no sabemos cuánto exponemos ni la repercusión que genera. Tenemos la tramposa sensación de que controlamos nuestra intimidad, pero no somos conscientes de hasta dónde podemos llegar con dos clics», aclara Schweblin, que asegura que se inspiró en los drones, unos aparatos que hace unos años no estaban legislados y que permitían obtener imágenes, por ejemplo, de las ciudades, nunca vista hasta entonces.

Pero sobre todas las historias de 'Kentuki' sobrevuela la soledad de la sociedad contemporánea. «Aunque pasemos cinco horas al día en las redes, estamos más solos que nunca», afirma la escritora argentina, que fue nominada en 2017 al Man Booker Prize por su primera novela, 'Distancia de rescate'.

Temas

Libro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos