Pepo Pérez: «Spiderman en mi época era como el manga ahora»

Pepo Pérez, a la izquierda/SUR
Pepo Pérez, a la izquierda / SUR

Ni los cómics tienen edad ni ser adulto implica que no se pueda desarrollar una vocación. El malagueño, autor de la saga 'El vecino', es profesor de Derecho en la Universidad

MARINA RIVASMálaga

Nacer en el seno de una familia de la postguerra le dificultó, en sus inicios, desarrollar su sueño de cursar Bellas Artes, por lo que Juan Carlos 'Pepo' Pérez acabó por matricularse, primero, en Derecho. Nunca se fue de aquella facultad y es que, a día de hoy, es docente en la especialidad de Administrativo, mientras saca tiempo para seguir creciendo como dibujante y escritor de cómics. Su obra más conocida hasta la fecha es la saga costumbrista de un superhéroe moderno, 'El Vecino', de la que prepara un cuarto volumen. Aunque Spiderman, como símbolo de su juventud, le sigue acompañando, no duda en adaptarse a las nuevas generaciones, introduciendo, por ejemplo, algún cambio de rol en las nuevas superheroínas.

¿Cómo hace para compaginar el cómic con Derecho?

–La universidad se ha puesto bastante exigente, así que trabajando mucho, en general. Mi trabajo está ahí, el cómic me lo tomo con la mayor seriedad que puedo, pero es muy complicado vivir sólo de eso. Los que se dedican al tema literario, ya no sólo a los cómics, suelen llevar varias cosas para adelante.

¿Se ha planteado alguna vez hacer viñetas para revistas o periódicos?

–Alguna hice de joven en 'El Estafador', una revista satírica online, de las primeras de este formato, y yo fui de los que empezamos a hacerla. Tuvo éxito popular en su momento.

Y en cuanto a sus críticas, ¿dónde se publican?

–Tanto las críticas como entrevistas o artículos del cómic están en la sección de cómic que llevo coordinando desde 1997 en la revista 'Rockdelux' y he publicado en algún medio.

He visto que también hizo una estancia en Nueva York, ¿cómo surgió aquello?

–En 2013 me hacía ilusión para ver la School of Visual Art, muy conocida en el cómic. Fue con una beca que me dieron tras defender mi tesis doctoral en Bellas Artes, que la hice sobre Frank Miller (guionista de cómics y cineasta estadounidense). Fue, en parte, para completar información cara al libro que publicaré.

Su tesis hecha libro…

–Sí, ese es mi objetivo. Estoy trabajando en ello, pero son unas 1.000 páginas…

¿Y por qué Frank Miller?

–Fue uno de los que me motivó a entrar en el mundo del cómic, además me parece complejo y diferente a mí ideológicamente.

¿No pudo hablar con él?

–Es muy difícil, cuando fui a Nueva York me dijeron que estaba mal y más tarde salió a la luz que estaba pasando por una enfermedad y no podía conceder entrevistas ni nada.

¿Hacia dónde tiende él y en qué es diferente de usted?

–Bueno, esa es una de las cosas que intento explicar en la tesis (ríe).

Y eso que en un principio rechazó la idea de cursar Bellas Artes…

–Fue más bien por un conflicto familiar, mis padres no querían que hiciera Bellas Artes, ellos son niños de la postguerra, humildes. Así que acabé matriculándome en Derecho.

¿Y pensó en abandonar?

–Sí, porque mi vocación eran las Bellas Artes, pero me acabó gustando Derecho y al final me dieron una beca de formación en profesorado y, poco a poco, me fui metiendo.

Y ahora da clases de…

–Derecho Administrativo.

Además, mientras trabaja en el cuarto volumen de 'El Vecino'…

–Sí, está bastante avanzado, pero todavía queda un tiempo.

¿Cuánto se puede tardar en hacer un cómic?

–Este que tiene unas 250 páginas, mínimo dos años o así, y eso dedicando la mayor parte del tiempo, en mi caso se tendrá que prolongar un poco más.

¿Con qué superhéroe se siente más identificado?

–Spiderman, porque fue el superhéroe de mi generación, estábamos obsesionados con él. Spiderman en mi época era como el manga ahora.

En un mundo ficticio, ¿con qué superhéroe se iría a tomar café?

–Pues mira, con los personajes de 'El Vecino', con Javier, José Ramón, Lola… Son a los que conozco mejor (ríe).

¿Y cuál sería el encargado de salvar el mundo?

–Por nivel de poderes, o Superman o Wonder woman.

¿Para cuándo una superheroína que vaya a socorrer a su pareja?

–Nosotros lo hacemos en 'El Vecino', por ejemplo, en el segundo libro, la superheroína es Lola. Se hace en muchos sitios ya para cambiar ese rol de la damisela en apuros que tiene que ser rescatada por el caballero.

Llevado un poco al costumbrismo, en lugar de una batalla tal cual, ¿quién ganaría en una discusión entre los dos últimos personajes?

–Hombre, pues Wonder Woman es más poderosa (ríe).

Y si pudiera elegir un superpoder, ¿cuál sería?

–Elegiría el superpoder secreto de 'El Vecino'.

Que es…

–No se desvelará hasta el último libro (ríe).

Ahora que sigue escribiendo el cuarto volumen, ¿cómo lo hace para quedar con Santiago García, guionista de 'El Vecino'?

–Todo por ordenador. Él es de Madrid, pero lleva desde 2011 viviendo en Estados Unidos.

¿Alguna vez se ha puesto a dibujar en los ratos libres en las clases?

–Como alumno sí, como profesor no (ríe).

¿Sus alumnos saben que dibuja cómics?

–La mayoría no, son vidas diferentes y yo estoy con el Derecho Administrativo, pero alguno curioso sí que lo descubre.

¿Cómo se define como profesor?, ¿es cercano a los alumnos o prefiere mantenerse un poco al margen?

–Yo soy exigente, pero intento ayudarles en todo lo que pueda, al menos procuro aprenderme los nombres de todos, es una de esas cosas que me enseñaron algunos de mis profesores favoritos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos