«Si no existieran las religiones, no existiría el mundo»

Neil MacGregor./
Neil MacGregor.

«Política y religión son dos respuestas a la misma pregunta», afirma el exdirector del Museo Británico, que publica 'Vivir con los dioses'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

«Aunque la ciencia nos diera la certeza de que Dios no existe, las personas seguiríamos teniendo religiones», asegura el historiador británico Neil MacGregor (Glasgow, 1946), que explora la historia de las creencias en su nuevo libro, 'Vivir con los dioses' (Debate). Director de la National Gallery de Londres de 1987 a 2002 y del Museo Británico hasta el año 2015, MacGregor indaga en la relación de las religiones, el nacionalismo y la política en la forja de las identidades colectivas.

-¿Por qué los seres humanos necesitan los dioses y las religiones para vivir?

-Necesitamos historias para explicar quiénes somos, cuál es nuestro lugar en el tiempo y qué ocurrirá cuando no estemos. Y esas historias, además, deben ser más grandes que nosotros mismos. Todas las comunidades, desde el Homo Sapiens hasta hoy, han creado a sus dioses para sobrevivir. Una vez establecidas, estas creencias hacen que las comunidades perduren.

-Pero las creencias cambian...

-Sí, pero no cambia lo verdaderamente importante, que son los rituales. Los rituales son los que crean comunidad.

-¿Cuál es la relación entre política y religión?

-Son dos respuestas diferentes a la misma pregunta. Ambas tienen que ver con el tipo de sociedad que queremos ser y con cómo lo expresamos en público. Pero sin duda, la combinación más poderosa es la unión de las dos. Lo vemos en casos muy concretos, como el de Putin, que utiliza la religión ortodoxa para fortalecer la identidad rusa y de paso, a él también. Y lo mismo ocurrió con Franco durante su dictadura.

-¿No ha perdido la religión la influencia que tenía en el pasado?

-No creo que los valores de la religión se hayan perdido. Lo que ha pasado es que la sociedad europea en particular ha rechazado la teología y a la iglesia. Pero los valores que transmite la religión siguen estando muy presentes, por ejemplo, en el nacionalismo. La historia nacional crea un concepto, que es el de 'nuestra población', y a la vez, el de 'los otros'. Gracias a eso, la gente encuentra confort y significado para su existencia.

-El Estado Islámico, las apelaciones a Dios de Bolsonaro, Putin...

-Tenemos que pensar que, a lo largo de la historia, las teocracias han existido siempre, salvo un breve periodo, desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta la revolución islámica de Irán, en 1979. En ese periodo se pensó que la religión iba a quedar fuera de la esfera pública. La Ilustración y Marx anticiparon esa idea, pero no valoraron la potencia de la religión desde el punto de vista político.

-¿Y el 'brexit'?

-Debido a dos momentos de su historia, la victoria frente a la Armada Invencible, en 1588, y la Segunda Guerra Mundial, Reino Unido piensa que es capaz de quedarse solo en el mundo y sobrevivir. Pero se trata de un entendimiento falso.

-Si las religiones no existieran, ¿el mundo sería más pacífico?

-Si las religiones no existieran, el mundo no existiría. Las sociedades se han creado gracias a las religiones, que son una manera breve de explicar la historia de una comunidad.

-Desde su atalaya de exdirector de dos de los museos más importantes del mundo, ¿cómo ve el futuro de estas instituciones?

-La finalidad de un museo es la de ejercer de recordatorio permanente de que existen muchas verdades diferentes, que la historia de una comunidad es siempre compleja y que siempre implica a otras comunidades. Al poner diferentes objetos juntos, uno puede demostrar que existe una historia de la humanidad común.

-¿Cree que los museos deben devolver las piezas de otros países?

-Creo que deben abrirse más museos en Asia y África, museos que deben tener objetos de otros lugares y que deberían tener objetos de otros museos.

Temas

Libro