El libro ideal para estar en la tumbona

Una niña en la zona infantil en uno de las 'stands' de la feria del libro de Estepona./Josele-Lanza -
Una niña en la zona infantil en uno de las 'stands' de la feria del libro de Estepona. / Josele-Lanza -

Numerosos veraneantes buscan en las ferias del libro a pie de costa lectura para llevarse a la playa

ADRIÁN MEDINA

Tres de la tarde en la playa, en la franja de máximo calor. Después de unas cuantas horas de remojo, lo único que le apetece es estar un rato sentado bajo la sombrilla tranquilamente. ¿Cómo llenar el tiempo entonces hasta el próximo chapuzón? Una de las opciones más recurridas es leer un libro. Probablemente a esa conclusión llegaron las primeras personas que decidieron montar una feria del libro en pleno agosto.

Entre Marbella y Estepona se celebran tres casi simultáneas a lo largo del verano. La más temprana, la de San Pedro Alcántara, que estuvo en la calle Marqués del Duero desde el 30 de junio hasta la mitad del pasado mes. Le tomó el relevo la del Paseo de la Alameda en el centro de Marbella, y pocos días después la que está en el Paseo Marítimo de Estepona, ambas abiertas hasta finales de agosto. La fecha en la que se desarrollan marcan su localización (a pocos pasos de la playa por lo general) y sus horarios (cierran en las horas fuertes de calor y permanecen abiertas desde las siete de la tarde hasta las doce o más).

Su cercanía con la costa es lo que propicia que sus principales clientes sean veraneantes que se disponen a pasar un día en la playa y que, o bien se han olvidado el libro en casa, o bien dejan la lectura de la tarde a la improvisación. Así lo confirma Andrés García, uno de los representantes de la editorial marbellí Algorfa en la feria del libro de la localidad. «Las frase que más se escucha aquí es: 'eso es un mamotreto para llevarse a la playa'», afirma. ¿Qué es lo que se busca entonces? Ante todo, libros de bolsillo. Algo cómodo que sostener con comodidad sentado en la tumbona y que luego se pueda meter fácilmente en la bolsa.

Turistas acuden a estas ferias en verano.
Turistas acuden a estas ferias en verano. / Josele-Lanza -

Tampoco faltan los que, en lugar de novelas, optan por el formato cómic. De origen americano o japonés (denominado 'manga'), género este último que distribuye José Antonio García en su 'stand'. Aunque el suyo es un público más específico, asegura que los hay también que optan por el cómic para pasar el rato en la arena. «Al fin y al cabo sigue siendo lectura», apunta. Una parte de sus clientes, explica, son los provenientes de grandes ciudades, donde hay «más tiendas frikis».

En plena temporada estival, lo que no faltan son extranjeros. Para hacer frente a la demanda de este sector, que en su mayor parte no tiene el nivel suficiente para afrontar la lectura de un libro en español, las librerías necesitan incluir en su oferta opciones de lectura en varios idiomas. Así lo explica Francisco Javier Neiro, responsable del puesto que la empresa 'Urbano Libros', la única en la feria del libro de Estepona. «Ahora en verano se nota mucho la presencia de ingleses, franceses, alemanes, italianos...», enumera. En su estand cuentan con obras y algunas ediciones bilingües.

Dos personas ojean ejemplares en la feria de Marbella.
Dos personas ojean ejemplares en la feria de Marbella. / Josele-Lanza -

A veces el libro escogido no es para entretenerse uno mismo, sino para evitar que los más pequeños se aburran y empiecen a correr entre las toallas esparciendo arena. El libro infantil compite en ventas con la novela de bolsillo en estas fechas. «El cliente de verano es el que le compra al niño cualquier libro finito que no cuesta mucho», explica Paqui Agua, de Papelería La Principal. Cuentos, historietas y libros didácticos son los más vendidos. En línea con esta tendencia, ferias como las de Marbella incorporan también talleres de actividades diarios para los más pequeños.

La mayoría de los libreros coincide en que, en verano, lo que buscan los clientes son los últimos lanzamientos y los 'bestsellers'. Las obras más sesuda se dejan para el invierno. Como se suele decir, si usted aún no se ha enganchado a la lectura es porque no ha encontrado el libro adecuado... para llevarse a la playa.

Además

 

Fotos

Vídeos