«Cada libro leído nos hace más grandes»

La cola esperaba al escritor malagueño Javier Castillo antes incluso de que llegara a la firma de ejemplares de su nueva novela. / ÑITO SALAS
La cola esperaba al escritor malagueño Javier Castillo antes incluso de que llegara a la firma de ejemplares de su nueva novela. / ÑITO SALAS

Una treintena de casetas abren hasta el próximo 5 de mayo en la plaza de la Merced con las últimas novedades editoriales y un amplio programa de actividades y firmas

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Hay ganas de leer. Solo hace falta pasarse por la plaza de la Merced para comprobarlo. Una treintena de librerías y editoriales han abierto sucursal en la 49 Feria de la Libro de Málaga, que este viernes se inauguró y no tardó en llenarse de público. De lectores en busca de la última novedad con un pico de descuento, de aficionados que vienen a ver o a dejarse aconsejar, de buscadores de tesoros, de rezagados que iban a comprar ese título que todavía no habían tenido tiempo de leer, de adolescentes –y no tanto– tras un cómic, o de simples curiosos que pasaban por allí y se llevaron un volumen bajo el brazo. Cada uno con su motivo, pero todos aficionados a buscar entre líneas. Porque como dijo este viernes el escritor Vicente Luis Mora en el pregón inaugural de la feria: «Cada libro leído nos hace más grandes».

El poeta, ensayista, aforista y crítico literario cordobés convirtió su discurso en un recorrido literario, libresco y vital por las páginas, esa ventana que, a su juicio, nos ayudan a leer la «letra menuda de la realidad». Así, Vicente Luis Mora comparó los libros con gafas, lentes, telescopios, microscopios, visores e instrumentos de óptica varios que «afinan la mirada». «Intento corregir mi mala vista pragmática con la sabiduría de quienes pensaron y escribieron antes sobre los hechos, tiempos e ideas», dijo el pregonero, que equiparó los libreros a los oftalmólogos. «Son doctores sin bata blanca, cirujanos del alma (...) capaces de recomendar la lectura que el lector ni siquiera sabe que anda buscando», dijo el autor del poemario 'Autobiografía' y del ensayo 'El lectoespectador'.

No obstante, esa capacidad terapeútica de los libros no es una condición natural. «Leer no nos hace ni buenos, ni malos, pero nos hace más grandes, en tanto que más complejos y llenos de ideas», sostuvo Vicente Luis Mora, que añadió que después será «la ética de cada persona la que determine si ese mayor tamaño se dirige al mal, si busca la mejora de uno o si se enfoca al bien común».

El poeta Vicente Luis Mora, durante el pregón inaugural de la Feria del Libro.
El poeta Vicente Luis Mora, durante el pregón inaugural de la Feria del Libro. / :: ÑITO SALAS

Esa invitación a crecer por dentro y a «parecer gigantes» se la tomaron ya al pie de la letra numerosos lectores. Sobre todo las decenas que hicieron cola ante el autor malagueño Javier Castillo, que ha vuelto a acertar con 'Todo lo que sucedió a Miranda Huff', un 'thriller' que lleva cinco semanas como número uno en ventas.

Para la jornada de hoy, la feria tiene una completa agenda de actividades que arrancará con la presentación de 'Esvásticas en el sur', de Wayne Jamison (11 horas), a la que seguirán 'El mundo cambia ¿y tú?', de Eva Collado (11,45 h); 'Viaja la palabra', de Fran Perea (12 h); ' La lengua rota', de Raúl Quinto (13,15 h); 'Mujeres de Ghibli. La huella femenina de Miyazaki en el anime', de Anna Junyent (17 h); 'Rojo', de Carlos Sisí (18 h); 'Formas de estar lejos', de Edurne Portela (19 h); 'Un solar abandonado', de Mohamed El Morabet (20 h), y 'La lista de Smerdou. Los refugiados de Villa Maya. Málaga, 1936-1937', de Félix Álvarez Martín (21 h). Además, los escritores Fernando Arcas ('Málaga contemporánea. Lugares de la memoria'), Laura Chica ('365 citas contigo'), Pablo Díaz Morilla ('Mitad del mundo'), María Viedma ('Taxil'), Ben Clark ('Armisticio') y Carlos Moncada ('Malagueños singulares') firmarán libros durante esta jornada sabatina de invitación a la lectura. Esa que nos hace gigantes.

La poesía «necesaria» de María Victoria Atencia

La jornada inaugural tuvo este viernes muchos libros. Y también protagonistas. Y entre ellos, destacó la poeta María Victoria Atencia que volvió a llenar con sus versos la Feria del Libro. De ello se encargaron los escritores Ben Clark y María Eloy-García, que dirigieron el reconocimiento a esta «necesaria» autora malagueña. La propia Atencia asistió al acto, aunque prefirió el segundo plano y quedarse entre el público de este homenaje que abrió además el ciclo 'Málaga Literaria'.

Los poetas hicieron un recorrido por algunas de las influencias clave en la obra de María Victoria Atencia, como Pessoa, Hopkins, Ungaretti, Rilke, Holan y Wilde, que acompañaron con una lectura de más de una decena de poemas de la autora. Un repaso a la obra de una buscadora incansable de la palabra exacta, a la que retrataron en las estrofas de 'Qué hacer si de repente', 'Exilio', 'Debida proporción', 'El mundo de MV', 'La marcha', 'Rosa' y 'Ensayo general', entre otros.

En declaraciones a SUR, el poeta Ben Clark destacó la actualidad de la poesía de Atencia, a la que Jorge Guillén bautizó como «María Victoria serenísima». El escritor destacó que la autora es una de los grandes referentes de las nuevas generaciones de poetas y puso como ejemplo el caso de Eloy-García y él mismo. Así, explicó que llegó a su obra cuando estudiaba en la Universidad de Salamanca. «El profesor Juan Antonio González-Iglesias me la recomendó y desde entonces soy un lector devoto», aseguró Clark.

El acto de la Feria del Libro también sirvió este viernes para «reforzar» la candidatura de María Victoria Atencia al Premio Princesa de Asturias de las Letras, una iniciativa puesta en marcha hace nos meses, pero que ya tendrá que esperar hasta la próxima edición. «El año que viene va a haber más insistencia con su propuesta y por eso es importante que su figura sea reivindicada desde la Feria del Libro», aseguró Ben Clark.