Eugenio Fuentes: «A la novela negra le ha sobrado violencia»

El escritor Eugenio Fuentes./Efe
El escritor Eugenio Fuentes. / Efe

El escritor traslada a su humanista detective Cupido hasta la burbuja inmobiliaria en su nuevo libro, 'Piedras negras'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Existen detectives que pisan fuerte, escupen las palabras y tiran de pistola a las primeras de cambio. Tipos duros. Y luego está Ricardo Cupido, un detective diferente, un humanista que entiende las debilidades de los hombres e intenta comprenderlas. De alguna manera, Cupido es el 'alter ego' de su creador, el escritor extremeño Eugenio Fuentes (Montehermoso, Cáceres, 1958), que ha creado una saga de novela negra que ahora alcanza la séptima entrega con 'Piedras negras' (Tusquets).

En su nuevo libro, Cupido viaja desde la Guerra Civil hasta la burbuja inmobiliaria de principios del siglo XXI para retratar la historia de una mujer que busca las huellas de un niño perdido (o robado) durante el conflicto nacional. La historia de una «reconstrucción familiar» que, siguiendo el estilo de Fuentes, va mucho más allá de la propia investigación para adentrarse el territorio de los sentimientos.

«A la novela negra tradicional le ha sobrado mucha violencia. Debería ser como los moluscos, con dos capas: la violencia y el dolor es lo que hay por fuera, pero si la abres, encuentras calidez y ternura», dice Fuentes, un artesano que busca la «sutileza» en sus páginas, de gran calidad literaria, donde trata de ofrecer siempre una voz personal «porque la literatura, más allá de los géneros, es la expresión del yo».

Alto, elegante, atractivo, Ricardo Cupido «no es fiscal, ni sermonea ni adoctrina», cuenta el escritor. «Le gusta dar voz a todas las ideas y escuchar a todo el mundo sin mirar a nadie por encima del hombro», explica Fuentes, que evita la fórmula de la novela negra tradicional («cadáver en el primer capítulo, aparece un detective en el segundo, interrogatorio en el tercero, etc...») para explorar otras fórmulas que vinculen a su Cupido con los grandes personajes del género, como Sherlock Holmes, de los que se declara admirador.

No es casualidad que la trama de 'Piedras negras' se sitúe en 2004. Ése es el año del nacimiento de Facebook y de los GPS, pero también de los atentados del 11-M en España, que son un 'shock' en medio de la fiesta de la burbuja inmobiliaria. «Para poner sobre el papel determinados asuntos es mejor darse un tiempo y creo que 15 años es una perspectiva suficiente», cuenta el escritor, que mete su bisturí sobre los comportamientos que condujeron a la gran crisis.

Aeropuertos e hipotecas

«Nos pensábamos que vivíamos en el paraíso y se produjo un despilfarro de las administraciones, pero también de cada ciudadano. La culpa es de los aeropuertos, pero también de las hipotecas. Somos un país que, cuando nos va bien, nos volvemos unos tramposos y unos defraudadores, y cuando nos va mal, nos ponemos frenéticos. Sólo nos queda la solución individual», se lamenta Fuentes, que comparte la afición a la bicicleta con su Cupido.

Traducido a varios idiomas y autor de títulos como 'Cuerpo a cuerpo', 'Contrarreloj' y 'Mistralia', Eugenio Fuentes es uno de esos autores que son más apreciados en el extranjero que en su propio país. Quizá porque sus novelas negras son diferentes en un momento de «globalización también en la forma de matar». «Ahora se asesina igual en todos los sitios, ha habido una globalización del crimen», bromea Fuentes.