«Que dos empresas compitan entre ellas mejora la innovación»

«Que dos empresas compitan entre ellas mejora la innovación»

El divulgador Tim Hardford reflexiona sobre el desarrollo humano en 'Cincuenta innovaciones que han cambiado el mundo'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Ni la rueda ni el fuego ni la penicilina ni internet. El mayor invento de la historia de la humanidad, en opinión del periodista y divulgador británico Tim Hardford, es el arado. Y más en concreto, el arado mecanizado. «Lo cambia todo. Las sociedades, primero en el sur de Europa y luego en norte, donde se introdujo posteriormente, se desarrollan alrededor de él», explica Hardford, que publica 'Cincuenta innovaciones que han cambiado el mundo' (editorial Conecta), una selección, con cierto ánimo de sorprender al lector, de algunos de los grandes avances del ser humano.

Porque en esa selección aparecen objetos obvios, como el papel, la bombilla o la escritura cuneiforme, y otros que hacen sonreír o pensar, como la maquinilla de afeitar, los alimentos precocinados o... la librería Billy, de Ikea. «Billy es barata y exitosa, y es el símbolo de una empresa rentable», dice Hardford. A su juicio, no siempre la percepción de los inventos es la adecuada. «Pensamos que la tecnología debe ser algo inteligente o mágico, pero mucha de la innovación es muy simple, apenas unas mejoras de la cadena de suministro o de la logística». Así es como la empresa Zara se ha convertido, en opinión del autor, en una de las empresas más innovadoras del mundo.

La de Hardford, autor de un libro de gran éxito, 'El economista camuflado', fue una de las primeras voces en denunciar que las grandes empresas de internet (Google, Apple, Facebook y Amazon, las conocidas como GAFA) podrían convertirse en monopolios con más poder que los gobiernos. Suya es una frase que ha hecho fortuna: «Si Amazon es tan buena, ¿por qué no tenemos dos?». «Regular gigantes es un problema muy difícil. No se puede atenazar la innovación de empresas exitosas con mucha regulación porque castigaríamos el éxito, pero tampoco podemos dejarlas crecer porque ese será otro problema. Yo creo que si hay dos empresas que compiten entre ellas habrá mayor innovación y sí, creo que la habría si una parte de Amazon compitiera con otra», apunta.

El autor recuerda que todos los desarrollos tecnológicos han dejado atrás a quienes no han sabido, o podido, adaptarse, algo que también ocurre en la época de internet. «Los grandes cambios son variaciones de las reglas del juego», asevera Hardford, que llama la atención sobre la necesidad de perder el miedo a seguir innovando sin prejuicios. «Hacemos preguntas erróneas, como por ejemplo, '¿debemos permitir la manipulación genética de los alimentos?', cuando lo que deberíamos cuestionarnos es si la manipulación crea adicción, o cosas así», culmina.

 

Fotos

Vídeos