Cervantes tiene la respuesta

Javier Perea muestra la página de inicio de la aplicación ‘Habla con Cervantes’. :: paula hérvele/
Javier Perea muestra la página de inicio de la aplicación ‘Habla con Cervantes’. :: paula hérvele

La aplicación, seleccionada en el programa oficial del IV centenario de la muerte del autor, permite acceder a fragmentos de su vida y obra de forma interactiva

REGINA SOTORRÍO MÁLAGA.

Como caballero que era, la conversación empieza siempre con una pregunta suya de cortesía: «¿Cómo se encuentra vuestra merced?», «Saludos, ¿qué tal está?». Si como manda la educación, usted le devuelve el interrogante sabrá que él está «muy bien»: «Con el ánimo por las nubes, la resurrección me ha sentado muy bien y tengo muchas ganas de dialogar con usted». Empieza la charla. A partir de entonces podrá preguntarle directamente a Miguel de Cervantes, en su versión robot, sobre cualquier aspecto de su vida y de su obra. El estudio malagueño Antakira Software ha desarrollado Habla con Cervantes, una aplicación móvil que permite dialogar con el escritor más universal de las letras españolas. De descarga gratuita para Android, la app ha sido seleccionada en el programa oficial del IV Centenario de la muerte de Cervantes por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Detrás de Habla con Cervantes hay dos hermanos antequeranos, Javier y José Ignacio, ingenieros de caminos además de economista uno y doctor en traducción el otro, que desde críos han hecho de la informática su afición. Tanto que se han convertido en especialistas en la creación de robots conversacionales (chatbots) y han diseñado un lenguaje de programación propio al que han llamado Momo. Habla con Cervantes es la prueba de que funciona. «Somos de la generación del Spectrum. Nuestro padre nos compró un ordenador muy pequeñito y aprendimos a hacer programación en casa. Lo hemos mantenido con los años, es un nexo que nos une», cuenta Javier Perea, de 47 años.

Habla con Cervantes nació con una finalidad didáctica, para permitir conocer de forma amena e interactiva a un ilustre de la literatura. Cervantes responde a cuestiones sobre su obra, su vida, su época, sobre los personajes que creó y también sobre aspectos más personales. «¿Le duele el brazo? No, ya no. Finalizada la batalla sí sentía dolor, pero ya desapareció», responde. Pero su función es dar información exacta a preguntas concretas: ¿cómo se llama tu madre?, ¿cuál fue tu primera obra?, ¿quién es Dulcinea? Y tras cada interrogante que plantea el usuario, como si de un chat real se tratara, se lee «Miguel está escribiendo».

Lo lanzaron en mayo del año pasado, en septiembre recibieron el marchamo de calidad del Gobierno y en los meses sucesivos han actualizado la app. En este tiempo, los usuarios han escrito 44.426 líneas, lo que corresponde a 156.174 palabras. Cervantes se explayó más y en el mismo número de líneas escribió 473.294 palabras. Es decir, más que las que reunió en su célebre Quijote, con 381.104.

10.000 reglas

La aplicación tiene más de 10.000 reglas para dar en lo posible la sensación de que no es un robot y es capaz de extraer información de lo que le proporciona el propio usuario. «Recuerda conversaciones días después de haberlas mantenido y puede hacer referencia a frases de entonces», explica Perea. Está entrenado para identificar los insultos y no responderlos y también para salir del paso ante reflexiones o cuestiones complejas que no entiende. Por ejemplo, si le piden su opinión sobre el amor busca frases que Cervantes escribiera sobre ese asunto.

Pero es un robot y «hay muchas maneras de pillarlo» si se tiene esa intención. Aun así, la app se actualiza según se enfrenta a nuevas curiosidades y reacciones de los usuarios y, poco a poco, se le intenta introducir cierta capacidad lógica. «Como por ejemplo, que sea capaz de decir de qué color es el caballo blanco de Santiago», detalla Perea. Pero incluso sabiendo de sus limitaciones y habiendo diseñado cada punto del programa, Habla con Cervantes llega a «sorprender» a sus creadores. «A veces, por la forma de responder, hasta parece inteligente», puntualiza.

La app puede resultar útil para estudiantes de español que quieran practicar el idioma, para quien quiera entretenerse conociendo más sobre el personaje o simplemente para el que quiera obtener información. «Cuando lees una biografía tú aceptas el ritmo que te marca el biógrafo, esta es una biografía interactiva donde el ritmo lo marcas tú», precisa Perea.

 

Fotos

Vídeos