Aurora Luque: «El cultivo de la lentitud está en extinción»

Aurora Luque presentó ayer la antología 'Los limones absortos' en el Ayuntamiento. /
Aurora Luque presentó ayer la antología 'Los limones absortos' en el Ayuntamiento.

La Fundación Málaga publica una antología con una selección de «poemas mediterráneos» de la autora en español e italiano

REGINA SOTORRÍO

Dice Aurora Luque que la poesía trata de «saborear las palabras, de la misma manera que saboreamos la bahía cuando nos sentamos en el Balneario». No es una asociación casual: el gusto por los distintos matices del lenguaje y las tardes en ese lugar «mágico» de Málaga que provoca una «sensación de nostalgia anticipada» comparten páginas en su libro 'Los limones absortos. Poemas mediterráneos'. La Fundación Málaga publica una antología bilingüe (español-italiano) con los versos de la autora marcados por la historia de los pueblos a ambos lados del mar y por una manera especial de «entender el uso del tiempo». «En el Mediterráneo hay un gusto por la lentitud que es también la que pide la poesía. Y ese cultivo de la lentitud está en peligro de extinción», reflexiona la escritora, malagueña de adopción.

EL LIBRO

uTítulo. 'Los limones absortos. Poemas mediterráneos'.

uEdición. Fundación Málaga.

uAutora. Aurora Luque.

uTraductora. Paola Laskaris.

uPrólogo. Chantal Maillard.

uIdioma. Español-italiano.

uPrecio. 20 euros.

En el Mediterráneo, enumera Aurora Luque, está esa vida sabia de Atenas, la 'dolce vita' italiana, ese disfrute de las ciudades costeras de Egipto o Túnez por la charla, por el té... «Podemos recuperarnos a nosotros mismos si nos asomamos con los ojos bien abiertos al Mediterráneo», argumenta.

En 'Limones absortos', la profesora de la Universidad de Bari Paola Laskaris -también encargada de la traducción al italiano- reúne una selección de poemas que trasladan a los paisajes secos de Cabo de Gata y de Abdera, al enigma de una diosa prehistórica siria, a una siesta romana, a las noches frías de Atenas y Eleusis, a una terraza, al sofocante terral, a una Málaga a vista de Ícaro o al lenguaje perdido de las sirenas.

El Balneario

Acompañan a los versos 25 fotografías de los Baños del Carmen firmadas por la propia Aurora Luque, instantáneas tomadas durante tres meses de 2011 cada día y a la misma hora a la salida de su trabajo en el Centro Cultural del 27, «como actividad de desintoxicación». Le movía, explica, la «melancolía» que provoca la «fragilidad» del Balneario, siempre en el filo entre la «tempestad» climatológica y la urbanística. Aprovechó la ocasión para reivindicar en presencia del alcalde de Málaga la conservación de ese rincón de la bahía, y Francisco de la Torre recogió el guante: «Desde mi responsabilidad, nada más lejos de afectar para nada al encanto y a la belleza de los Baños del Carmen».

El título 'Los limones absortos' hace un guiño a un poema del italiano Eugenio Montale, versos en los que describe «la impresión que en medio de un largo y oscuro invierno causa en el viandante entrever por un portón un patio donde asoman ramas con limones maduros». Representa para Luque «las promesas de sueños por cumplir, los veranos por vivir y la riqueza y la belleza que hay en cosas sencillas, como en unos soberbios limones maduros».

Se trataba de la presentación del libro de Aurora Luque, pero el acto sirvió también de introducción a la nueva etapa de la Fundación Málaga con Juan Cobalea en la presidencia de la institución. Cobalea animó al sector privado a sumarse a la cultura y elogió el 'Plan Decenio Málaga Cultura Innovadora 2025' del Ayuntamiento de Málaga que ofrece ventajas fiscales a los mecenas. Manifestó además la intención de la Fundación Málaga de «extender la cultura a un público lo más amplio posible y de la forma más participativa de la que seamos capaces». «Vamos a seguir muy vivos», resaltó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos