La larga espera de Vicente Aleixandre en su 'Ciudad del paraíso'

Recreación de cómo quedará el poema en la Travesía del Pintor Nogales sobre una fachada de madera. /SUR
Recreación de cómo quedará el poema en la Travesía del Pintor Nogales sobre una fachada de madera. / SUR

El proyecto para grabar el poema en la Travesía del Pintor Nogales lleva siete meses a la espera del permiso de la Junta

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

La iniciativa ciudadana generó un consenso absoluto desde el primer momento: se trataba de saldar una deuda con la Generación del 27, de darle un lugar privilegiado a quien bautizó a Málaga como 'Ciudad del paraíso' integrando el poema en el paisaje urbano de su tierra de adopción. Más de dos años después, los geniales versos de Vicente Aleixandre siguen a la espera de volver a las calles de donde salieron por la lentitud administrativa.

El proyecto elaborado por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento para grabar el poema en la Travesía del Pintor Nogales –entre el Museo de Málaga y la Alcazaba– lleva siete meses a la espera de la autorización de la Junta de Andalucía, un trámite indispensable al tratarse de un entorno protegido como Bien de Interés Cultural. Un 'impasse' que, según la Delegación de Cultura en funciones, se resolverá pronto, en la próxima Comisión Provincial de Patrimonio Histórico. En principio, la reunión estaba prevista para la próxima semana pero, en pleno proceso de cambio de Gobierno andaluz, aún no se ha cerrado la fecha.

El Ayuntamiento de Málaga recogió a finales de 2016 el guante de la movilización ciudadana, liderada por Mariano Vergara, responsable de Esirtu Gestión Cultural, que pedía exhibir el poema que el Premio Nobel dedicó a Málaga en un lugar visible del centro histórico. En poco más de una semana, escritores como Antonio Soler, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Garrido Moraga, Alfredo Taján y Antonio Gómez Yebra; gestores como Salomón Castiel, director de La Térmica, y Juan Carlos Ramírez, gerente de la OFM; y Academias como la de Bellas Artes de San Telmo y la de Ciencias, respaldaron la propuesta.

El diseño

El proyecto definitivo se demoró un año y medio. En junio de 2017, este periódico avanzó el diseño elegido por el Ayuntamiento: los 40 versos y 300 palabras con las que Aleixandre describe la ciudad de su infancia se serigrafiarán al final del muro de la travesía del Pintor Nogales, en la parte más amplia de la pared que salva el desnivel entre el Paseo Don Juan Temboury y Pintor Nogales. El enfoscado actual, «muy deteriorado», como señala el informe de Urbanismo, se cubrirá previamente con una fachada ventilada de madera laminada que ocupará toda la travesía, desde Alcazabilla hasta la curva con la calle Guillén Sotelo.

El reto de los técnicos municipales era diseñar un marco adecuado para un poema extenso que tiene que exhibirse tal cual se concibió, sin divisiones. El objetivo de la iniciativa es que las palabras de un Nobel contribuyan a realzar la imagen de la ciudad y, por tanto, lo prioritario es que sea fácilmente legible. Por eso, se opta por una tipografía sencilla y por un encuadre discreto en un lugar de paso diario de cientos de turistas y malagueños. La intervención está presupuestada en 73.189 euros.

La Junta, a través de la comisión del patrimonio, puede ahora dar el visto bueno, denegarlo o solicitar alguna modificación. Una vez sorteado este trámite, el Ayuntamiento licitará el proyecto, con un plazo de ejecución de tres meses. Y puede que 2019 sea el año en que Vicente Aleixandre vuelva a casa. «Por aquella mano materna fui llevado ligero / por tus calles ingrávidas. Pie desnudo en el día. / Pie desnudo en la noche. Luna grande. Sol puro. / Allí el cielo eras tú, ciudad que en él morabas. / Ciudad que en él volabas con tus alas abiertas».

 

Fotos

Vídeos