La Junta vuelve a dejar en el aire el destino cultural del Convento de la Trinidad

Carlos Conde, Patricia Navarro, Patricia del Pozo, Elías Bendodo y Carmen Casero, este martes en Málaga. /Salvador Salas
Carlos Conde, Patricia Navarro, Patricia del Pozo, Elías Bendodo y Carmen Casero, este martes en Málaga. / Salvador Salas

La consejera 'enfría' el proyecto de un centro de diseño planteado por su departamento hace dos meses y reitera la necesidad de consensuar con el Ayuntamiento el uso del edificio renacentista

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

El futuro del Convento de la Trinidad vuelve a ser una incógnita. Uno de los principales exponentes de la arquitectura renacentista en la provincia de Málaga, cuyos orígenes se remontan al siglo XV, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1980 y pese a ello amenazado por la ruina y el expolio desde hace décadas, tiene ante sí de nuevo un horizonte pendiente de definirse. Apenas dos meses después de que la Junta de Andalucía planteara en el edificio la creación un centro dedicado a la arquitectura y el diseño, la consejera del ramo, Patricia del Pozo, ha 'enfriado' ese proyecto este martes durante una visita a la capital.

Acompañada por el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, Del Pozo ha reiterado que a la hora de definir el uso cultural en la Trinidad contará con la opinión del alcalde Francisco de la Torre y el regidor no parece muy proclive a la creación de ese centro dedicado al diseño. Esa propuesta llegaba apenas dos semanas después de que la consejería descartara a principios de junio el centro de artes en vivo planteado por el anterior gobierno regional después de meses de consultas con distintos colectivos sociales y culturales de la provincia.

«El anterior proyecto sé que había contado con el apoyo de ciertos colectivos sociales en la sociedad malagueña, pero también sé que no había contado lo suficiente, al menos con el criterio y la opinión del Ayuntamiento», ha sostenido Del Pozo. «Es cierto que el señor Francés como secretario general del área hizo una visita reciente a Málaga y propuso la posibilidad de ese centro de diseño. Estoy abierta a todas las posibilidades», ha añadido la consejera, en alusión a Fernando Francés, que el pasado día 5 presentó su renuncia como secretario general de Innovación Cultural y Museos de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico.

Ahora, la máxima responsable del departamento pisa el freno en esa carrera: «Estaba esperando a que se conformara la Corporación (municipal) para poder sentarme con el alcalde, en ese intervalo vino el señor Francés y propuso esa posibilidad de ese centro de diseño». En ese sentido, Del Pozo defendió que la consejería hará en la Trinidad «lo que quieran los malagueños», si bien no ha aclarado si Cultura convocará de nuevo a los colectivos sociales y culturales para conocer su opinión sobre el destino que debe tener el convento trinitario.

«¿Que quieren seguir adelante con un centro de diseño? Preparamos la licitación y lo sacamos. Pero tengo que sentarme con el Ayuntamiento, con la Diputación y conocer las distintas sensibilidades. No me cierro a ninguna posibilidad. (...) Estoy convencida de que la opinión que me traslade el señor alcalde estará más que contrastada con los colectivos sociales de la ciudad», ha planteado Del Pozo.

El alcalde apuesta por la arqueología

Justo al lado de la consejera durante su comparecencia en el Museo de Málaga estaba este martes el alcalde de la ciudad, que ha aprovechado la invitación para reiterar su vieja reivindicación para que la Trinidad acoja una colección provincial de arqueología expuesta, justo, en el palacio de la Aduana. «Mi opinión personal era dedicar la Aduana a Bellas Artes y Arqueología allí (la Trinidad)», ha recordado el regidor, que ha mostrado sus reservas sobre la posibilidad de instalar en la Trinidad el mencionado centro dedicado al diseño: «Puede ser, no lo descartamos, pero lo veo más en un edificio moderno, que en un edificio que tiene cinco siglos de historia».

«Hay que consensuar con la consejería, con el ministerio y también con el barrio. Trataremos de que esa algo que dinamice, que descentralice y seguro que buscaremos algo que sea potente. Puede ser la línea que he recordado con cierta sensación de oportunidad perdida, puede ser, pero pueden ser otra», ha ofrecido el alcalde antes de volver a plantear su propuesta de tener en la Aduana «un museo con capacidad de conectar con el Prado y allí (en la Trinidad), otro museo con capacidad para conectar» con instituciones como el Arqueológico Nacional o el British Museum, por citar los centros mencionados este martes por el alcalde.

La consejera de Cultura se ha referido al futuro del Convento de la Trinidad durante la visita que ha realizado al Museo de Málaga, que enfila su tercer aniversario en el palacio de la Aduana con serias asignaturas pendientes, entre las que destacan la puesta en servicio de las salas para exposiciones temporales y la inauguración de la muestra sobre Miguel Ortiz Berrocal, anunciada hace dos años. Sobre ninguna de las dos actuaciones ha dado plazos concretos la consejera que, eso sí, ha repetido que su departamento va a «potenciar» el museo provincial.

Del Pozo se ha limitado a esbozar que las salas para exposiciones temporales estarán listas «más pronto que tarde» y ha añadido los planes de su departamento para «ir renovando las exposiciones para que (el museo) tenga una vida permanente». «Por eso es tan importante que tengamos cuanto antes las salas de exposiciones temporales», ha repetido la consejera, que ha apostillado: «Estamos corriendo muchísimo con esa sala de exposiciones temporales, porque tenemos una oferta importante. Estamos trabajando en varias colecciones, la directora del museo está trabajando en una programación que tenemos que compartir y cuando la tengamos un poquito más detallada, saber cuál va a ser al menos la primera exposición que va a inaugurar esas salas».

La consejera también se ha referido al «plan de choque» anunciado por su departamento para los museos provinciales que gestiona el gobierno andaluz. En este sentido, ha recordado que al Museo de Málaga le corresponde una partida cercana a los 90.000 euros que se van a destinar a «adecentarlo» y «ponerlo aún más bonito», con actuaciones en «estanterías, almacenes, iluminación y sonido», según el desglose ofrecido por Del Pozo.

El otro asunto relacionado con el Museo de Málaga que sigue sin resolverse en la exposición con esculturas del malagueño Miguel Ortiz Berrocal, anunciada hace dos años y pendiente de estreno. En este frente, la consejera tampoco ha ofrecido plazos concretos. Del Pozo ha defendido: «Esa exposición está para cuando podamos ponerla, para cuando podamos instalarla; es decir, ya están seleccionadas las piezas y lo que nos falta es trabajar un poquito el discurso y ponerlo en marcha». Preguntada por los motivos por los que esas labores no están resueltas después de dos años, la consejera ha respondido: «Llevamos en la consejería seis meses. Hemos estado haciendo un diagnóstico, ya lo tenemos, hemos empezado por las actuaciones que requerían una mayor urgencia». La consejera ha defendido asimismo que las obras de la exposición «»no estaban seleccionadas», tarea que según su testimonio ya se ha realizado. «Hemos ido lo rápido que hemos podido. ¿Podría haber sido en tres meses? Pues a lo mejor, pero nos hemos encontrado en la consejería con necesidades muy prioritarias en todas las provincias que hemos tenido que atender de inmediato», ha argumentado Del Pozo antes de citar entre esas actuaciones los proyectos acometidos en las Atarazanas de Sevilla, la Alcazaba de Almería, el yacimiento rondeño de Acinipo y el desembarco de la próxima gala de los Premios Goya en Málaga.

Ahora, parece que ya le llega el turno al Museo de Málaga.