La Junta proyecta en el Convento de la Trinidad un centro dedicado al diseño y la arquitectura

Interior del Convento de la Trinidad. /SUR
Interior del Convento de la Trinidad. / SUR

Representantes de la Consejería de Cultura y del Ayuntamiento visitan el recinto y se emplazan a una nueva reunión este mes para definir los contenidos

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

El mapa de los equipamientos culturales de la capital tiene en el Convento de la Trinidad uno de sus borrones más preocupantes y dolorosos. Levantado sobre el cuartel general donde las tropas de Isabel la Católica organizaron la conquista de Málaga, la declaración en 1980 como Bien de Interés Cultural (BIC) no ha servido para que esta joya arquitectónica renacentista sea pasto del abandono y el expolio. La Junta de Andalucía asumía su gestión allá por 2005 y en estos catorces años ha señalado como destino del inmueble usos tan variopintos como un Parque de los Cuentos, una subsede del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, un centro vinculado a la Unesco dedicado al arte rupestre y la sede de la Biblioteca Pública del Estado. La última iniciativa pasaba por convertirlo en un espacio dedicado a las «artes en vivo», proyecto que el nuevo Ejecutivo andaluz descartó hace unas semanas al haberse planteado «de espaldas» al Ayuntamiento de la capital.

Justo representantes de las administraciones regional y local visitaron este lunes el convento trinitario y, según ha podido confirmar este periódico, sobre la mesa hay ya un nuevo destino para el convento trinitario: un centro dedicado al diseño y la arquitectura. Junto al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el viceconsejero de Cultura, Alejandro Romero, y el secretario general de Innovación Cultural y Museos de la Junta, Fernando Francés, han participado en la visita diferentes técnicos de ambas administraciones. Aunque Francés no ha querido confirmar el nuevo destino del convento, sí ha anunciado que ambas administraciones se han emplazado a una nueva reunión este mismo mes para empezar a definir los futuros usos del inmueble.

La visita se producía después de que el viceconsejero participara en la presentación de la nueva exposición temporal del Museo Picasso Málaga, dedicada al artista norteamericano Bruce Nauman, y de que De la Torre y Francés dieran cuenta de los detalles de la próxima programación de la Orquesta Filarmónica de Málaga. Y tras el recorrido por el convento trinitario, las fuentes consultadas por SUR han avanzado: «La idea es hacer el gran museo del diseño y la arquitectura que aún no existe en España». El planteamiento sobre el que ya se está trabajando contempla exposiciones en torno a grandes firmas de la arquitectura internacional, sobre marcas de referencia mundial, así como iniciativas relacionadas con el diseño tanto industrial, como de moda o de bienes de consumo. «Puede haber una sala dedicada a los grandes arquitectos internacionales, pero también, por ejemplo, otras a los arquitectos malagueños y andaluces», plantean las fuentes consultadas por este periódico.

Las mismas fuentes recuerdan que el proyecto de recuperación de otro convento de la capital, el de San Andrés, contempló en un primer momento un centro dedicado a la arquitectura y el diseño, si bien ese destino quedó descartado para destinar el inmueble, en vías de recuperación, a la creación de una biblioteca y de espacios destinados a distintos colectivos ciudadanos. En este sentido, las fuentes consultadas por SUR añadieron que los museos y centros expositivos dedicados al diseño y la arquitectura suelen plantear un coste de ejecución alto, dadas las exigencias museográficas que plantean este tipo de contenidos.

Apoyo privado

Para salvar ese escollo presupuestario, las fuentes conocedoras del proyecto a las que SUR ha tenido acceso muestran su confianza en la obtención de colaboraciones desde el sector privado que aligeren no sólo las obras de rehabilitación del inmueble, sino también la organización de exposiciones y otras actividades en el futuro museo dedicado al diseño y la arquitectura. Asimismo, las fuentes consultadas por SUR reivindicaron que el proyecto del museo de la arquitectura y el diseño plantea un importante componente didáctico y pedagógico, por lo que adelantaron su intención de establecer vías de colaboración con instituciones como la Escuela de San Telmo o la propia Escuela de Arquitectura.