Jorge Rando lleva a China la luz del Mediterráneo

El artista malagueño Jorge Rando protagonizará a partir del 14 de mayo una gran exposición en el Museo Qi Baish. /Francis Silva
El artista malagueño Jorge Rando protagonizará a partir del 14 de mayo una gran exposición en el Museo Qi Baish. / Francis Silva

El artista malagueño se convierte en el primer occidental en exponer en el Museo Qi Baishi

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

«Soy un pintor de grandes ciclos temáticos. Yo no pinto al azar. Una vez que estoy metido en un tema procuro terminarlo, hasta que el tema me echa o hasta que tengo que cerrar los ojos ante él». Y así, desde hace más de medio siglo, Jorge Rando pinta sobre asuntos como África, la naturaleza, las maternidades, la barbarie de la guerra o las prostitutas. Cuestiones que surgen y se esconden durante años para resucitar después en sus pinturas, esculturas y dibujos. Una obra que a partir del próximo 14 de mayo convertirá al artista malagueño en el primer occidental en exponer su trabajo en el Museo Qi Baishi. 

El proyecto es una declaración de intenciones desde el propio título: 'La luz del Mediterráneo llega a China'. Así, la muestra ofrecerá durante tres meses «más de 180 obras entre dibujos acuarelas y óleos y algunos de los ciclos temáticos más emblemáticos: naturalezas, maternidades, animales, flores, prostitución», tal y como ha detallado este martes la directora del Museum Jorge Rando, Vanesa Díez.

«Introducirse en el ámbito artístico de China entraña una gran complejidad, por lo que exponer en un museo gubernamental y en un museo de una figura histórica como es Qi Baishi representa una excepcionalidad», ha defendido la directora del museo malagueño antes de añadir que a la exposición en el Museo Qi Baishi añadirá Rando otro «hito», ser «el primer occidental en ofrecer una conferencia en el Palacio Imperial».

En este sentido, Díez ha recordado que Qi Baishi figura como «el pintor moderno más reconocido de China». No en vano, la directora del museo malagueño recordó que Qi Baishi es el autor de una serie vendida por 144 millones de dólares, «lo que la sitúan entre las diez obras más caras de la historia del arte», en palabras de Díez.

«No vamos a una galería, vamos a uno de los más importantes museos de China», reivindicó el artista malagueño, que también recordó el quinto aniversario del museo instalado en El Molinillo que muestra su obra y otros trabajos del entorno expresionista. «En Málaga tenemos un foco real. Tenemos buenos espejos que reflejan. Aquí hay un foco en El Molinillo que no es espejo, que no refleja nada, que es lo que ilumina. Es la farola del nuevo expresionismo. No deberíamos caer en el error de que es un movimiento más, como el cubismo. El expresionismo llegó para quedarse, porque fue una corriente que aunó la pintura, la escultura, la literatura, la poesía, el cine, el teatro, la filosofía. Hoy día lo tenemos todo», ha sostenido Rando sobre el proyecto cultural que capitanea en el barrio malagueño.

Un alegado del humanismo

Para Díez, la obra de Rando representa «un alegato irreductible del humanismo y de la espiritualidad en el arte». Acto seguido, la directora del museo malagueño ha añadido: «Eso ha facilitado la resonancia emocional con la cultura china. Convergen en conceptos como esa apelación a la armonía del hombre con el universo y a esa necesidad de la integración del hombre con la naturaleza».

La responsable del museo malagueño también ha destacado que durante su estancia en el gigante asiático, Jorge Rando mantendrá encuentros con pintores chinos como Dean Yang Feiyun o Xu Rengldon. Siguiendo el relato de Díez, Dean Yang Feiyun es conocido por su obra bautizada como «La mona lisa china», vendida en subasta en Inglaterra por dos millones de libras, y Xu Rengldon ha creado, entre otras obras, la pintura de la muralla china que preside el despacho de encuentros internacionales del presidente de ese país, Xi Jinping. Un gigante donde ahora pone una pica el malagueño Jorge Rando.