Javier Calleja convierte la pintura en instalación

Javier Calleja reúne siete lienzos y media decena de dibujos en la Galería Zink Waldkirchen. /SUR
Javier Calleja reúne siete lienzos y media decena de dibujos en la Galería Zink Waldkirchen. / SUR

El artista malagueño estrena en Hamburgo su exposición 'Fake is the future', donde juega con los soportes entre el lienzo y la pared

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

«Los cuadros ya no se cuelgan, se instalan». Parece de Perogrullo, pero la frase tiene su miga. La dice y la defiende Javier Calleja como resumen cabal de su nuevo proyecto, la exposición 'Fake is the future', que presentará el próximo día 16 en Hamburgo de la mano de la Galería Zink Waldkirchen. Allí, el artista malagueño mantiene su juego con los formatos y las perspectivas hasta diluir las fronteras entre el lienzo y la propia pared, hasta «hacer una instalación con el lienzo», por emplear para el caso sus propias palabras.

«La obra está rodeada por pintura realizada sobre la pared, de modo que el lienzo y el muro se integran en una sola pieza», avanza Calleja (Málaga, 1971) sobre el proyecto que permanecerá apenas tres días en la galería alemana. La muestra, además, mantiene la investigación formal desplegada por Calleja en la exposición inaugurada hace justo dos meses en la Galería Yusto/Giner de Marbella.

Porque Calleja va a protagonizar este año nada menos que cuatro exposiciones individuales en galerías privadas de España, Alemania, Japón (Tokio) y Tailandia (Bangkok). Una muestra más del extraordinario interés que su obra despierta en el mercado del arte, con lista de espera que supera el medio centenar de coleccionistas para adquirir una de sus piezas, sólo en el caso de la galería marbellí.

Aunque el autor malagueño se afana en mantenerse al margen de esas cuestiones para centrarse en su producción plástica. «Sigo fiel a mis personajes, aunque trabajo de manera constante sobre ellos hasta que se van produciendo pequeñas modificaciones. Por eso creo que mi obra está siempre cambiando, en una evolución constante y sin estridencias, ya que también sigue siendo reconocible para quien haya conocido mis obras en este tiempo», sostiene el autor, que abre «nuevas posibilidades» para los pequeños personajes de sus escenas.

Así, la obra de Calleja sigue protagonizada por esos personajes infantiles de ojos enormes y mirada acuosa, entre cándidos y traviesos, que lanzan ideas, guiños conceptuales y juegos de palabras al espectador a través de mensajes de texto incluidos en sus camisetas o en la escena del cuadro.

«Esta es mi primera exposición en Hamburgo y que querido reunir una muestra representantiva de mi trabajo más reciente», ofrece Calleja, que muestra en la Galería Zink Waldkirchen siete lienzos y media decena de obras sobre papel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos