La industria editorial en Málaga aumenta más de un 50% su volumen de producción en un año

Una mujer ojea un libro en la Librería Proteo-Prometeo de la capital malagueña. /Fracis Silva
Una mujer ojea un libro en la Librería Proteo-Prometeo de la capital malagueña. / Fracis Silva

La publicación de libros en papel se incrementa un 60,64% en la primera mitad de 2019 respecto al mismo periodo de 2018

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Libreros, editores y escritores suelen compartir un lamento: el poco tiempo que dura un libro en la mesa de novedades. La industria editorial marca unos tiempos a menudo frenéticos y, en el caso de Málaga, el acelerador se pisa con especial intensidad. No en vano, la producción editorial registrada en la provincia durante la primera mitad de 2019 ha crecido un 52,45% respecto al mismo periodo del año anterior. Echando la vista un poco más atrás, las 744 referencias registradas en Málaga en el primer semestre de 2019 representan una subida del 64,60% en comparación con los datos del mismo periodo de 2017.

En este repunte tiene especial protagonismo la producción de libros editados en papel en Málaga. En la primera mitad del año se han contabilizado en la provincia hasta 596 títulos, lo que representa un incremento anual del 60,64% (en la primera mitad de 2018 se registraron 371 referencias) y del 31,85% si se comparan con los datos de la primera mitad de 2017. Son algunas de las principales conclusiones extraídas de las estadística que acaba de actualizar la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, relativas a la producción editorial en la comunidad.

Estas cuentas recogen la producción relacionada con diverso material impreso (desde libros hasta revistas, partituras, láminas o planos), los discos en vinilo y compactos, además de otros soportes sonoros y audiovisuales. De este modo, los datos relativos a la provincia de Málaga durante la primera mitad del año dejan, entre otras curiosidades, un llamativo aumento del 61,11% en la publicación de discos compactos (se pasa de 18 a 29 referencias), el mantenimiento en la publicación de discos de vinilo (cinco cada mitad de año) y la curiosa duplicación en la producción de CD-Rom, que pasa de seis a catorce títulos.

De vuelta a la categoría más abultada de estas estadísticas, la relacionada con la publicación de libros en papel, el aumento en la producción malagueña se produce justo antes del tercer y el cuarto trimestre, periodo en el que suele concentrarse el mayor volumen de publicaciones, tal y como se desprende de la serie histórica publicada por la consejería. Esa concentración se debe al lanzamiento de novedades editoriales a la vuelta del verano y a la campaña navideña, periodos que suman buena parte del volumen de negocio de la industria libresca.

Este importante aumento en la producción de la industria editorial malagueña llega en medio de un escenario más que titubeante. No en vano, las estadísticas de la Consejería de Cultura de los últimos 25 años muestran un volumen muy oscilante. Tanto es así, que el sector tocaba techo en cuanto a su volumen en Málaga justo en el epicentro de la crisis económica (año 2009) con 3.235 referencias registradas. Luego la gráfica sube y baja pasando de los 2.131 registros en 2010 a los 1.936 al año siguiente. Oscilaciones que se han mantenido hasta el pasado curso, con 1.283 referencias, un 13,13% menos que en el ciclo anterior.

Cambio de tendencia

En ese contexto, los datos relativos a la primera mitad de 2019 apuntan a un cambio de tendencia, ya que los 744 registros del primer semestre del año ya suponen más de la mitad de la producción registrada en todo 2018 en Málaga. También parece previsible ese repunte en el ámbito de los libros editados en papel: a falta de los datos de la segunda mitad del año, los 596 títulos censados en el primer semestre de 2019 vaticinan un incremento notable en el cómputo final del año, después de la severa caída en los datos de producción que ofrece la provincia en la última década. En concreto, Málaga pasó de registrar 1.730 títulos en 2009 a 935 en 2018; es decir, la producción de libros en Málaga durante el primer semestre del año ya supera a la mitad del registro total de 2018 (1.283).

En el contexto andaluz, los datos al cierre de 2018 dejan a la industria editorial malagueña en el cuatro lugar en volumen de producción. Así, Almería encabeza la relación con 2.473 registros, le sigue Córdoba con 1.935, Sevilla con 1.714 y después Málaga con 1.283. Granada (1.267), Jaén (565), Cádiz (507) y Huelva (197) cierran el listado.