EL HONOR NO ES PATRIMONIO DEL SEXO...

ÓSCAR ROMERO

Laprimera programación 'senior', en el Echegaray, dentro del 36 Festival de Teatro de Málaga ha subido el interés teatral, como excelente propuesta y por su indiscutible calidad artística. 'A secreto agravio, secreta venganza', de Don Pedro Calderón de la Barca, versionado en adaptación libre por Pablo Bujalance y dirigido por Pedro Hofhuis (graduado en dirección escénica por la ESAD de Málaga), viene avalado por varios premios al mejor teatro clásico en español en los certámenes de Almagro y en Uruguay. Cuenta con un excelente reparto con cinco intérpretes (procedentes de la especialidad de interpretación de la ESAD) y, en verdad que demuestran con creces la justicia de los galardones recibidos unido al indudable interés filosófico de la tesis desarrollada por Bujalance sobre el tradicional concepto antropológico de los españoles sobre la «honra» y el «honor», tema que tanto se trata en las obras de Calderón (honor calderoniano se sigue denominando al que se refiere a las conductas femeninas) y, poco sobre acciones reprobables e incluso delictivas de ambos sexos: «Si se roba mucho y bien no hay que temer», enlazando con la plaga de violencia machista que aún padecen las mujeres y que todavía se atreven a cuestionar y utilizar algunas formaciones políticas. Además del texto versionado por Bujalance que, como Shakespeare, juega con el verso de Calderón y la prosa contemporánea con indudable brillantez, Pedro Hofhuis ha contado con un elenco que sabe decir el verso con naturalidad, así como la prosa y crear sus diversos personajes con garra dramática y gran brillantez. José Carlos Plaza fue recientemente premiado por el Ateneo por su Don Lope, pero todo el elenco se hace merecedor del galardón. Hermosa partitura la de José Manuel Padilla y una excelente composición del movimiento escénico, incluso en los cambios de espacio y tiempo, así como el lucimiento de la espléndida voz de Mai Martín en unos deliciosos fados.