Los hermanos Quirós, de 57 y 49 años, protagonizan uno de los números más arriesgados del Circo del Sol