Edu Galán, cofundador de 'Mongolia': «Nosotros hemos hecho los mismos méritos que Valtonyc para ir a la cárcel»

Edu Galán (en la foto) y Darío Adanti estarán este sábado en la Cochera Cabaret. /Ramón L. Pérez
Edu Galán (en la foto) y Darío Adanti estarán este sábado en la Cochera Cabaret. / Ramón L. Pérez

«Nos gusta ser adolescentes tocapelotas», afirma el editor de 'Mongolia', que el sábado salta del papel a las tablas de la Cochera Cabaret

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Calculan que entre cinco y diez personas se levantan de sus espectáculos cada noche de función molestos con lo que escuchan. «Pero no te dedicas a esto si no es para eso», afirma Edu Galán. La indiferencia es para ellos el mayor insulto. A Galán y Darío Adanti, fundadores de la revista satírica 'Mongolia', les gusta ser «tocapelotas» con los poderosos y los extremistas, ya sean en la política o en la religión. Su único límite es el legal, e incluso ese lo traspasan a veces. Por eso en 'Mongolia, el Musical 2.0.' se prohíbe grabar, para que nadie pueda usar sus palabras en un juicio. Quien quiera saber lo que dicen, tendrán que verles en directo: este sábado en la Cochera Cabaret (20.00 y 22.30 h.). Antes, Galán se pone al teléfono.

Dicen de ustedes que son como una bofetada, que resultan incómodos, que son molestos. ¿Es la mejor crítica que les pueden hacer?

–Sin ninguna duda. En el fondo tenemos mucho más que ver con los columnistas de prensa que con los cómicos. Utilizamos las noticias para satirizarlas. Siempre es un halago ser incómodo y molestar.

Si resultaran indiferente, algo estarían haciendo mal.

–Sí. A pesar de que han presentado denuncias asociaciones ultracatólicas, a pesar de que desde la izquierda han protestado y a pesar de que hemos hecho portadas muy duras que han estado a punto de denunciar Casa Real, es frustrante que la única denuncia que hayamos perdido de momento sea contra Ortega Cano (risas).

El rapero Valtonyc irá a la cárcel por sus comentarios. ¿Están haciendo méritos para acompañarle?

–Nosotros hemos hecho méritos desde el principio, pero es que yo creo que esta ley es ejemplarizante. Nosotros y 'El Jueves' hemos llegado a un nivel de popularidad en el que sería peor el remedio que la enfermedad. La 'ley mordaza' va a por personas que no tienen una red de medios que le apoyen, abogados, premios en toda Europa... Van siempre a por el eslabón más débil: un rapero mallorquín que era frutero.

Es decir, que si les aplicaran los argumentos que inculpan a Valtonyc, deberían estar también en prisión.

–Sin ninguna duda. Con los argumentos de injurias a la Corona y demás, a poco que leas 'Mongolia', nosotros deberíamos haber pasado por un juzgado. Nosotros, 'El Jueves' y 'Orgullo y satisfacción'. Pero cogen chivos expiatorios que no armen tanto ruido y tengan menos poder.

¿Duermen tranquilos con tantos enemigos?

–Sí. Es que nos dedicamos a esto. Y no tiene nada de heroico. En el fondo a nosotros lo que nos gusta es ser adolescente tocapelotas contra cualquier forma de poder. Es cierto que cuando de pronto te ves en Sevilla con devotos de la Macarena en la puerta que te entran al teatro a pegar o en Cartagena con una manifestación de neonazis delante, dices eso de 'la he liado parda'. Pero no molestamos a la gente en sus casas, a quien no les gustemos tienen la opción de cambiar de canal o de no mirar la revista.

¿Se trata de provocar por provocar?

–A mí provocar por provocar siempre me ha gustado, pero es una cuestión de gustos. Pero todo lo que hacemos trata de tener un objetivo posterior. Por ejemplo, demostrar el poder latente que tiene la religión católica en nuestro país o lo absurdo que son los nacionalismos, tanto el catalán como el español. En el espectáculo tratamos también de desmontar el miedo que le tenemos al yihadismo islámico. Yo salgo disfrazado de uno.

¿Se ponen algún límite?

–Los legales. Y a veces ni esos (risas). En algunos casos los consideramos razonables. Como que las víctimas del terrorismo no sirvan de escarnio, pero el problema es que esa ley no se aplica a todos. A Pilar Manjón, víctima del 11-M, parece que no se la protege tanto. Y en nuestra línea editorial tratamos siempre de ir contra el poder, tanto en la izquierda como en la derecha.

Pero ustedes se sitúan claramente a la izquierda.

–Pero una izquierda que está cada vez más maltratada, una izquierda racionalista e internacionalista. Y es una izquierda que se está perdiendo ante determinadas luchas identitarias y ante lo políticamente correcto. Se preocupan más en si se utiliza la palabra negro que en el hecho de que haya negros desfavorecidos.

¿Fue un adolescente tocapelotas?

–No, fui cargándome de razones para ser un adulto tocapelotas. Lo que hice fue leer y aprender mucho. Cuanto más mayor te hagas, más tocapelotas debes ser, porque a medida que te haces mayor más te respetan y da igual la barbaridad que digas. Aspiro a eso.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos