Flamenco con denominación de origen Málaga

David Martín actúa en el Auditorio Edgar Neville de la Diputación. /Paco Lobato
David Martín actúa en el Auditorio Edgar Neville de la Diputación. / Paco Lobato

El bailaor y coreógrafo malagueño David Martín vuelve a la esencia en el espectáculo que estrena este sábado en la Bienal

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Ha estado quince años fuera de Málaga, zapateando sobre escenarios de medio mundo en solitario y junto a Sara Baras. Ahora hace un año que David Martín volvió a casa para enseñar lo aprendido en su propia escuela en la Avenida Ortega y Gasset. Un regreso a los principios que traslada también a la escena con su nuevo espectáculo. El bailaor y coreógrafo malagueño estrena este sábado 'Denominación de origen' en la VI Bienal de Arte Flamenco de Málaga, que organiza la Diputación. «Es volver a lo que soy yo después de haberme estado alimentando por el mundo», explica Martín.

Por eso, recurre al acompañamiento tradicional del cante y la guitarra, como empezó todo. Sin apenas coreografía, sin cuerpo de baile. «El flamenco puro, sin más», añade. Así pondrá movimiento a palos por derecho aprendidos aquí y gestados aquí, como la malagueña y los verdiales. También habrá alegrías, bulerías y tarantos.

Pone el toque su guitarrista «de toda la vida» Carlos Haro y Camarón de Pitita, a quien «siempre» ha admirado.Le canta Antonio Luque 'Canito', al que conoce «desde niño» y Luis De los Rubios. Juan Manuel Lucas se encarga de la percusión. Para David Martín es como estar en familia. «Su denominación de origen le otorga un sabor amoscatelado, intenso y afrutado dejándonos en su cata un retrogusto de sensaciones», se lee en el programa del espectáculo.

Se trata del tercer montaje de su compañía, un proyecto que compagina con la escuela que inauguró hace menos de un año. «Todos mis propósitos se están cumpliendo. Es un espacio bonito, un punto de encuentro y una sala alternativa donde todo tipo de personas y de artistas nos comunicamos», explica. Porque el flamenco es la punta de lanza de un centro en el que también se imparten otras danzas, músicas y artes escénicas.En el ámbito de lo jondo, que es lo suyo, ya han pasado por las aulas maestros invitados como Antonio Canales o Rubén Olmo.

Por lo pronto, seguirá dando clases y girando con 'Denominación de origen' y 'Mi sentir en Pablo'. «Estoy en un momento artístico súper feliz y contento», confirma el malagueño. Pero no oculta que, acostumbrado a vivir con una maleta, ya piensa en volver a salir de Málaga. El próximo objetivo, anticipa, es abrir una sucursal de la escuela en el extranjero. «El cuerpo me pedía volver, y ahora me pide otra vez irme». Hacia dónde es un misterio.