La felicidad fragmentada de Edouard Taufenbach

Edouard Taufenbach reúne sus composiciones en la Alianza Francesa hasta el 12 de enero. /Ñito Salas
Edouard Taufenbach reúne sus composiciones en la Alianza Francesa hasta el 12 de enero. / Ñito Salas

La Alianza Francesa presenta en Málaga la obra del joven artista galo

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

«Cuando recuerdas algo, no lo haces como si vieras un mapa, con toda la escena delante de ti. En realidad, se trata de detalles, fragmentos. La posición de una mano, la luz de sol sobre un objeto, el calor o el frío... La memoria trata de sensaciones y son esas sensaciones las que trato de usar y trasladar en estas imágenes«.

Habla Edouard Taufenbach en la recoleta sala de exposiciones de la sede de la Alianza Francesa en Málaga, donde el joven artista galo ha presentado este jueves su proyecto titulado 'L'été dernier' de la mano del colectivo artístico malagueño Los Interventores.

La muestra reúne un conjunto de 17 piezas marcadas por el hedonismo y la sensualidad, composiciones realizadas a partir de la fragmentación de una misma imagen en encuadres diferentes hasta componer un serie de 'collages' enigmáticos y evocadores. «Todo está conectado con el cuerpo y con la intimidad», desliza Taufenbach (1988), rodeado de las escenas a menudo protagonizadas por cuerpos al sol, en la playa o sobre la hierba, despreocupados y libres, como salidos de una película sobre un intenso amor de verano.

Porque hay algo –más bien, mucho– de cinematográfico en las composiciones de 'L'été dernier'. Para empezar la muestra parte de una selección de obras del proyecto titulado 'Spéculaire' (2018) que el joven artista francés ha realizado a partir de la colección de instantáneas reunidas por el cineasta Sébastien Lifshitz, director del documental 'Les invisibles' (2012), galardonado con un Premio Cesar, el máximo galardón de la industria cinematográfica francesa. Con esa materia prima, Taufenbach fracciona las imágenes hasta componer, en unos casos, secuencias casi cinematográficas y, en otros, estampas fijas a modo de un juego de espejos.

«En todo el proyecto sobrevuela también la idea del ocio ligada a la modernidad, que es un concepto también muy unido al propio auge de la fotografía», ofrece Javier Hirschfeld, de Los Interventores. «En ese sentido, creo que la obra de Taufenbach es un homenaje a la modernidad en este momento histórico tan turbulento en el que se suceden los ataques contra esa idea para ponerla en entredicho», esboza el comisario de la muestra que podrá visitarse en la sede malagueña de la Alianza Francesa hasta el próximo 12 de enero.

Imágenes yuxtapuestas

«Todo el proceso de composición tiene un componente casi mágico», sigue Taufenbach sobre la elaboración de sus creaciones. «Gracias a la acumulación, el encuadre, la yuxtaposición y la repetición, busco desplegar el potencial formal y ficcional de las imágenes. La obsesión se queda vinculada a la activación del recuerdo, a la reminiscencia y a la sensación del movimiento«, explica el autor que ha presentado su trabajo en ferias como París Photo o London Photo.

«Busco, sobre todo, que la imagen transmita una emoción, que la imagen, de alguna manera, te toque», esboza el artista. Y así, Taufenbach se presenta como un mirón gozoso que observa esos cuerpos a través de una persiana laminada o de un cristal translúcido. Ese es el efecto que ofrecen instantáneas capaces de regalar la promesa de la libertad y el placer, a menudo, en la playa. Justo ahora que el verano empieza a ser ya parte del recuerdo. Una imagen feliz y fragmentada en el ojo de Edouard Taufenbach.