La exposición de Matisse en el Centre Pompidou Málaga se prorroga hasta el 16 de junio

La exposición de Matisse en el Centre Pompidou Málaga se prorroga hasta el 16 de junio
MIGUEL FERNÁNDEZ

La muestra, por la que ya han pasado 60.000 personas, se ha convertido hasta la fecha en una de las más visitadas

SUR

La exposición Matisse 'Un mundo nuevo' permanecerá una semana más en la sala de exposiciones temporales del Centre Pompidou Málaga. La afluencia de público y la expectación de los visitantes por conocer la selección de obras de uno de los artistas más influyentes del siglo XX, ha sido el motivo para prorrogar hasta el domingo, 16 de junio, esta exposición.

Desde que fue inaugurada en marzo hasta junio, la exposición Matisse. Un mundo nuevo, ha sido una de las más visitadas, con alrededor de 60.000 visitas. Además de las entradas regulares, el público también ha disfrutado durante este tiempo de una serie de actividades organizadas en torno a la figura del artista, como son las conferencias Matisse, padre e hijo o Matisse y Picasso. Tirar la escalera, y talleres como Impromptu en familia dedicado a su obra y en el que el público asistente podía experimentar con las técnicas empleadas por Matisse.

Matisse, una obra que revolucionó la mirada moderna

Durante más de sesenta años, Henri Matisse produjo una obra que revolucionó la mirada moderna y que lo situó entre los artistas más destacados del siglo XX. Matisse expresa su arte a través de una gran variedad de técnicas en las que profundiza incansablemente: pintura, dibujo, escultura, libros ilustrados… hasta su singular invento de papeles recortados que realizó al final de su vida con gran repercusión artística.

Esta exposición destaca la dimensión experimental de la obra y traza el recorrido de este artista fundamental de la modernidad en seis secuencias cronológicas. Desde sus inicios hacia 1900, a la sombra de los maestros, pasando por su recorrido solitario y radical de los años 1904-1917, la «caja de luz» de sus años en Niza, el lenguaje moderno de la década de 1930, hasta los interiores de Vence y la capilla del Rosario, la carrera artística de Henri Matisse está salpicada de obras maestras −unos nuevos signos a los que el artista aspiraba y que ahora se han vuelto universales.