'23 disparos' muestra la «verdad policial» de la muerte de García Caparrós

O'Donnell y las hermanas de García Caparrós, ayer. /MIGUE FERNÁNDEZ
O'Donnell y las hermanas de García Caparrós, ayer. / MIGUE FERNÁNDEZ

El inspector José Antonio O'Donnell y las hermanas del fallecido asisten al pase del documental en el Albéniz en el 41 aniversario de la muerte del joven

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Hace 41 años, el joven Manuel José García Caparrós murió de un disparo en Málaga tras la manifestación por la autonomía andaluza el 4 de diciembre de 1977. Las circunstancias de la muerte nunca fueron aclaradas, pese a la insistencia de su familia. En el escenario del crimen se encontraron 22 impactos de bala en la pared. Pero hubo uno más, el que impactó y acabó con la vida de García Caparrós. '23 disparos' es precisamente el título del documental que aborda la «verdad policial y judicial» de aquel asesinato, explica José Antonio O'Donnell, inspector jefe jubilado del Cuerpo Nacional de Policía, que participó en la investigación y que sirve de conductor del filme que ayer se exhibió en el cine Albéniz, con la presencia del propio narrador y de dos de las hermanas del fallecido, Francisca y Dolores.

La película ofrece los testimonios de primera mano de agentes de la Policía Armada -los disparos partieron de este cuerpo- y de uno de los forenses que participó en la autopsia, Antonio García de Gálvez, que ayudan a reconstruir este suceso silenciado desde entonces y que nunca señaló culpables. «No es un documental sobre lo que diga el investigador, sino sobre lo que dicen los propios testigos», explica O'Donnell, que destaca la gran repercusión del filme en festivales nacionales e internacionales y que se ha visto reconocido hace unas semanas con el premio Iris, el 'Goya' de la Academia de la Televisión.

El sumario del caso García Caparrós quedó en «agua de borrajas», explica el expolicía, que junto al director Jorge Laplace bucea en los hechos para arrojar luz sobre las circunstancias de la muerte del joven manifestante. '23 disparos' reconstruye así la trayectoria de las balas que no solo fueron al aire, sino también en «horizontal» hacia los manifestantes, indica O'Donnell. La investigación del documental encuentra un posible autor del disparo en las filas policiales, aunque «ya está fallecido y, además, sin juicio no se puede acusar a nadie».

«La gran aportación del documental es emotiva ya que se le da a la familia una explicación desde el punto de vista del sumario de qué fue lo que pasó, lo que supone la mitad de la verdad porque la familia también quiere conocer la verdad política», concluye O'Donnell.

 

Fotos

Vídeos