David Segura, danza en estado puro

David Segura, danza en estado puro
Félix Palacios

El bailarín desnuda en la Cochera Cabaret 'Homo faber', su próximo estreno en el Cervantes

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Nada más entrar en la sala, allí estaban ya ellos. Sin el vestuario oficial ni artificios. Solo su cuerpo estirándose, golpeando el suelo, sudando… El elenco de la Compañía de David Segura calentaba ante la mirada del público antes de que las luces y la música pusieran la maquinaria de 'Homo faber' en funcionamiento. El bailarín 'desmontó' el espectáculo en la Cochera Cabaret, antes de su estreno el 23 de septiembre en el Cervantes (12.00 horas, 10 euros). Es una de las apuestas del artista malagueño, Premio Lorca del Teatro Andaluz, para su residencia en la sala de los Guindos: enseñar la danza de otra manera, explicarla de forma sencilla y mostrarla tal cual es, en esencia. «Porque vivida de cerca es como realmente se vive», apostilló.

Con la escenografía básica para los ensayos (construida por el grupo de adultos del instituto Emilio Prados), David Segura y su equipo ofreció varias coreografías de 'Homo faber', intercaladas con intervenciones sobre curiosidades del proceso y detalles del argumento. Diseñada para la caja escénica del Cervantes, en la Cochera los artistas se bajaron a la pista -a un palmo de los espectadores- para moverse con comodidad. Solo fueron unas cuantas pinceladas del espectáculo, pero ya se revelaron sus grandes bazas: una efectista puesta en escena donde movimiento del cuerpo, luces y sonido encajan a la perfección. Y una historia para hacer reflexionar.

«Ves a un padre abogado y el hijo, también es abogado. Un padre electricista, y el hijo también lo es. Parece que está manipulado y yo no quiero ser así, quiero dejar a mi hijo ser quien sea. No me gusta el fútbol, pero si a él le gusta… le llevará el abuelo», comentó entre risas. Esa es la idea base de este proyecto en el que lleva cuatro años trabajando. Y justo, en plena creación, él y Pepa Martín, la bailarina principal, fueron padres del pequeño David.

En 'Homo faber', el hombre que todo lo hace, un artesano roza la locura convencido de que todo lo que le rodea lo ha construido él, incluso a sus propias hijas. Ellas crecen creyendo ser marionetas. Uno de los muñecos del artesano cobra vida y se enamora de una de las hijas, haciéndoles ver que ellas sí son de carne y hueso. Detrás, hay algo del mito de Pigmalión, como apuntó Juan Ángel Guzmán, profesor de literatura ya jubilado que se ha embarcado en la producción de esta obra y en la escritura de la trama.

Es, como insistió David Segura, una obra «infantil, pero no infantiloide», donde los adultos pueden acompañar a los niños. Con una música envolvente con tintes oníricos, David Segura y Pepa Martín dibujan coreografías que funde la danza acrobática y la contemporánea, con momentos 'cuerpo a cuerpo' de gran belleza. Las luces juegan un papel esencial, sobre todo en algunas escenas donde las propias bailarinas se iluminan. Lo tenía en su cabeza, «era como un sueño», pero asegura que ha conseguido llevar a escena aquello que le rondaba la mente.

Este 'Desmontando Homo faber' es el «primero de muchos» otros proyectos que David Segura llevará a cabo en la Cochera Cabaret, donde este año ha fijado su sede para ensayar y donde (además de presentar obras propias) programará un ciclo de danza a principios de 2019. De momento, emplaza al público a ver el resultado completo de 'Homo faber' en el Cervantes y les envía un mensaje: «Apostad por las artes vivas. Por mucho Youtube y mucha televisión, nunca se crea el mismo estímulo que en el directo». Y en la Cochera dio buena cuenta de ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos