La cultura de Málaga le echa cara

Foto: Salvador Salas | Vídeo: Pedro J. Quero

Un proyecto colaborativo del Octubre Picassiano instala en la plaza de la Merced un millar de retratos de agentes del sector cultural de la ciudad

ANTONIO JAVIER LÓPEZ

A primera hora de la mañana refresca, pero a estas alturas de mediodía ya sobra la manga larga bajo el sol de la plaza de la Merced y el calor del puesto de castañas a pleno rendimiento. Siete turistas rubios y pálidos observan curiosos desde sus respectivas bicicletas de alquiler el movimiento alrededor del obelisco en homenaje a Torrijos, cuando Isabel Muñoz pasa por delante de ellos, hace un gesto a uno de los voluntarios que se afanan al otro lado del perímetro de seguridad y pregunta: «Disculpe, ¿esto para qué es?». Entonces, Fernando Gómez explica a Isabel, vecina de la calle Victoria, que están colocando un millar de retratos de representantes de la cultura malagueña dentro de las actividades del Octubre Picassiano de la Casa Natal del artista. «Anda, pues me parece muy bien, que además hoy es su cumpleaños», remata Isabel, satisfecha de poder demostrar que sabe que este jueves se cumplen 137 años del nacimiento de Pablo Ruiz Picasso.

Desde las ocho de la mañana, una veintena de voluntarios da forma al proyecto Inside Out, que durante la jornada colocará un millar de retratos en blanco y negro sobre el suelo de la plaza de la Merced en una acción artística que pretende visibilizar el tejido cultural de la ciudad. Cada semblanza tiene un formato de poco más de dos metros cuadrados y la idea es ir completando círculos concéntricos alrededor del obelisco hasta cubrir la mayor parte del piso de la plaza.

«El proyecto busca no sólo la visualización, sino también la participación de la gente», avanza la gestora cultural Raissa Modesto, coordinadora junto a Fernando Gómez de esta acción inscrita en la plataforma internacional Inside Out, promovida desde el año 2011 por el artista francés JR. «La idea general parte del propio nombre de la iniciativa: sacar algo de dentro a fuera, en este caso, no sólo los rostros de las personas que ayudan a crear la cultura en Málaga, sino la propia toma de conciencia individual de cada uno de nosotros como parte de algo más grande y poderoso», añade la gestora cultural mientras acarrea cubos con la cola biodegradable que están empleando para fijar los retratos al suelo.

Modesto explica que el adhesivo se elimina con agua y hace un llamamiento para que la gente cuide la instalación durante la semana que va a permanecer en la plaza de la Merced. «Esto es algo para la ciudad, la gente va a poder pasear y transitar por encima de la instalación y esperamos que todos sean cuidadosos», confía la gestora cultural sobre el proyecto producido por la Casa Natal de Picasso para el XXXI Octubre Picassiano que ahora comienza.

Así, a medida que avanza la elaboración del puzzle van apareciendo artistas como Evaristo Guerra y Antonio Pino (que ha colocado su propio retrato a primera hora de la mañana) junto a personajes anónimos. «Justo esa es una de las ideas del proyecto: juntar y mezclar a personas más conocidas con otras que quizá lo son menos, pero que son igual de importantes para que la cultura en Málaga siga en marcha», ofrece el Jefe de Promoción Cultural de la agencia municipal que gestiona la Casa Natal de Picasso y las filiales del Centre Pompidou y del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo, Mario Virgilio Montañez.

Salvador Salas.

«Los museos son cada vez más conocidos -sigue Montañez-, pero muchas veces no se sabe quiénes están detrás de las obras de arte, de los proyectos culturales, por eso hemos querido sacar a la calle a muchos de los que están involucrados en hacer cultura en Málaga».

A la hora de colocar los retratos, los voluntarios no están siguiendo un orden concreto, sino que se están dejando llevar por el azar que marca el contenido de cada uno de los tubos donde se han almacenado las imágenes. Lo resume otro de los voluntarios, Javier Muñoz, miembro del equipo de fotógrafos que durante los últimos meses han tomado los retratos en distintas convocatorias organizadas en la ciudad: «Al principio pensamos en seguir un orden concreto, pero después nos ha parecido que justo ese carácter aleatorio casa mejor con el espíritu del proyecto». Porque muchas veces así están quienes hacen cultura en la ciudad: juntos y revueltos.