CULTURA A LA FRANCESA

FRANCISCO GRIÑÁN

Cumplir 18 años en Francia tiene premio. El presidente Emmanuel Macron ha anunciado la creación de un 'cheque cultural' de 500 euros para que los jóvenes estrenen madurez con la compra de libros y DVD, adquiriendo entradas para cine, teatro y conciertos, participando en talleres y cursos o suscribiéndose a las plataformas de 'streaming'. No está mal visto por lo que tiene de educativo para una generación que ha crecido en el mundo digital y se ha acostumbrado a que todo, desde ver una película a bajarse la música o un libro, puede ser gratis. Pero, además, la decisión no es solo un regalo para los jóvenes, sino una manera de proteger y potenciar la industria cultural que en el país vecino no solo es más potente, sino que se consume como seña de identidad. De ahí que las subvenciones al cine o cualquier manifestación artística no se vean como un pecado, sino como una necesidad social.

Los franceses tampoco son tan originales porque en Andalucía ya tuvimos una medida muy similar, aunque más modesta. En tiempos de la antequerana Rosa Torres en la Consejería de Cultura se lanzó en 2009 un bono de 60 euros para los jóvenes que alcanzaban la mayoría de edad. Podían gastarlo en libros, museos, música o artes plásticas. Y fue un éxito. Una media anual de 90.000 chicas y chicos hicieron uso de ese crédito. Y, claro, murió de éxito en 2012. Se eliminó sin avisar, a la francesa, aunque ahora los galos no solo lo copian, sino que lo multiplican. No estaría mal que el nuevo ejecutivo andaluz recuperara esta inversión en nuestros jóvenes. Y comenzara a marcar camino en cultura que, por ahora, sigue siendo un departamento desaparecido en combate. Por lo único que ha sonado a nivel nacional es por la Comisión de Cultura y Patrimonio del Parlamento andaluz, que ha servido de moneda de cambio para darle a Vox la presidencia de uno de estos organismos. Con polémica incluida ya que en esta comisión se incluye la Memoria Histórica que este partido quiere retirar. Una alarma que ha tapado otro escándalo. Lo poco que pinta hasta ahora Cultura en el nuevo ejecutivo. Ayer se nombró a Fernando Francés con mando en plaza en la consejería. Veremos si algo se empieza a mover.