Un nuevo retraso en el concurso del CAC Málaga apura aún más los plazos de la licitación

El contrato actual para la gestión del CAC Málaga expira el próximo 30 de abril. /Ñito Salas
El contrato actual para la gestión del CAC Málaga expira el próximo 30 de abril. / Ñito Salas

Un «fallo material» en el dictamen del comité de expertos tensa el calendario de un proceso que debe estar resuelto antes del 30 de abril

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

El concurso para la gestión del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga) sumaba ayer un nuevo retraso que apura aún más los plazos de un proceso de selección que debe resolverse antes del próximo 30 de abril. La cita estaba fijada las 8.30 horas en el Ayuntamiento de la capital y el motivo de la misma era conocer las propuestas económicas de las seis aspirantes presentadas al concurso; sin embargo, la decisión de la mesa de contratación se hacía esperar durante dos horas. Después de un retraso de una hora y de un receso de otros sesenta minutos, una empleada municipal anunciaba que el nuevo paso en el procedimiento queda pospuesto hasta que el comité de expertos que evalúa los proyectos expositivos de los candidatos subsane un «fallo material» en su dictamen apreciado por la mesa de contratación.

Ante las preguntas de los representantes de las empresas candidatas que acudieron a la citación, la empleada municipal no especificó en qué consistía ese «fallo material» en el informe de los especialistas ni el plazo para su subsanación ni la posible nueva fecha de la reunión de la mesa de contratación. La funcionaria sólo avanzó que los especialistas deberán reunirse de nuevo para subsanar ese fallo en su dictamen y que una vez realizado ese paso se procedería a una nueva citación a las empresas presentadas al proceso de selección para gestionar el centro de arte municipal durante los próximos cinco años.

Para poner en contexto este nuevo retraso conviene recordar cómo se organiza el concurso para la gestión del CAC Málaga. Cada aspirante debe presentar su oferta dividida en tres sobres: el primero incluye la información administrativa de la candidata; el segundo ofrece el proyecto expositivo que evalúa un grupo de especialistas y el tercero detalla la propuesta económica. La convocatoria de ayer recogía la apertura de ese tercer sobre y el conocimiento de la puntuación recibida por cada empresa en el sobre número 2, punto crucial del proceso ya que este apartado suma más de la mitad de los 100 puntos que pueden recibir como máximo los candidatos. Pero nada de eso llegó a producirse.

Para sumar un nuevo elemento de incertidumbre a este escenario, sobre las seis aspirantes sobrevuela la posibilidad de quedar excluidas del proceso. Las candidatas esperaban resolver ayer esa incógnita, se quedaron en ascuas. Tal y como adelantó este periódico (SUR, 9-3-2019), la mesa de contratación debe resolver una duda planteada por el comité de expertos y la cuestión, lejos de ser anecdótica, puede traducirse en la exclusión de varias aspirantes.

Posible exclusión

Los especialistas plantean que en el sobre número 2 que debía recoger los proyectos culturales las empresas habían incluido información que sólo debía figurar en el tercer sobre, relativo a cuestiones evaluables mediante fórmulas matemáticas; en este caso, a los planes de formación que recibiría el personal de la empresa ganadora.

El comité de especialistas planteaba la posibilidad de que esa información a la que no debían tener acceso condicionara el proceso, a lo que la mesa de contratación respondió con un escrito en el que hacía depender la posible exclusión de las candidatas del grado de detalle con el que hubieran presentado en el sobre número 2 esos planes de formación para sus empleados.

Se da la circunstancia de que el comité de expertos se reunió hace más de un mes (el 12 de febrero), que la mesa de contratación dio respuesta a las dudas de los especialistas diez días después (22 de febrero) y que su decisión de analizar la posible exclusión de las candidatas se publicó de manera oficial el pasado 8 de marzo. Casi 20 días después de aquella comunicación, el asunto sigue sin resolverse.

Mientras tanto, el reloj sigue apurando los plazos en el concurso para la gestión del CAC Málaga. La prórroga del contrato actual expira el próximo 30 de abril y no puede volver a ampliarse.

De la Torre: «Nunca hemos contemplado que haya que asumir la gestión del CAC»

Tras la noticia adelantada ayer por SUR en su edición digital sobre el nuevo retraso en el concurso para la gestión del CAC Málaga, el alcalde de la capital Francisco de la Torre mantenía su confianza en que el proceso se resuelva antes del próximo 30 de abril. Es más, a preguntas de este periódico, el regidor sostenía: «Nunca hemos contemplado que haya que asumir la gestión (del CAC Málaga). No veo por qué. Estamos en un concurso que debe dar sus frutos».

«No debe haber obstáculo para que se resuelva antes del 30 de abril. No tenía noticia de que hubiera ningún incidente hoy ni tampoco estoy muy al tanto del calendario, pero supongo que debe estar muy avanzado el trabajo del grupo de expertos que ha analizado las propuestas y que las pase a la mesa de contratación. Estamos ahora mismo en el mes de marzo y, por tanto, debe haber tiempo de hacer el trabajo que tengan que hacer el comité de expertos y la mesa de contratación», mantuvo De la Torre tras la presentación de la imagen de la nueva edición de la Noche en Blanco que se celebrará el próximo 18 de mayo.

En cuanto a la posibilidad de que el centro de arte cierre sus puertas a primeros de mayo si la licitación actual no ha concluido, el alcalde añadió: «Nadie me ha hablado jamás de que haya que contemplar ese escenario». Y en relación a los plazos, De la Torre cerró: «Se ha puesto en marcha un concurso que a lo mejor tendría que haber arrancado antes a efectos de tener más plazo por delante antes de que sea adjudicado, pero creo que queda tiempo para ello. No tengo ninguna noticia de que haya ninguna dificultad que no sea superable y lo que estoy es a la espera de que todo se produzca en los términos de normalidad que debe ser. Sea cual sea el resultado final».